La Oficina de Ética

©FAO/Carl de Souza

La Oficina de Ética de la FAO se creó en diciembre de 2009 para ayudar al Director General a promover una cultura de ética, transparencia y responsabilidad que permita a los funcionarios y al personal asociado de la FAO desempeñar sus funciones de conformidad con las más altas normas de conducta.

La Oficina de Ética también tiene el objetivo de garantizar que las personas puedan expresarse sin reservas ni temor a represalias.

Todos los miembros del personal de la FAO deben observar un comportamiento ético y profesional. El Oficial de ética proporciona asesoramiento y orientación.

Esferas de trabajo

©FAO/Giulio Napolitano

Comportamiento ético

El Oficial de ética proporciona asesoramiento y orientación de forma confidencial sobre cuestiones éticas, incluidos los conflictos de interés y un entorno de trabajo respetuoso. El Oficial de ética también contribuye a la elaboración de normas relativas a las políticas y de materiales educativos sobre comportamiento ético.

El personal de la FAO tiene deberes y obligaciones en virtud del artículo VIII de la Constitución de la FAO, del artículo I del Estatuto del Personal y del Capítulo 1 del Reglamento del Personal. Debe actuar en todo momento de conformidad con dichos deberes y obligaciones, en especial con integridad, imparcialidad e independencia.

El juramento del cargo o declaración de los funcionarios de la FAO al asumir sus funciones reza así:

“Juro (prometo o declaro) solemnemente ejercer con toda lealtad, discreción y celo las funciones que se me confían como funcionario internacional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura; desempeñar esas funciones y regir mi conducta teniendo solo presente los intereses de la Organización y no solicitar ni aceptar instrucciones de ningún gobierno u otra autoridad ajena a la Organización, en cuanto se refiere al cumplimiento de mis deberes”.

Se espera que todo el personal de la FAO actúe de conformidad con las Normas de conducta de la administración pública internacional publicadas por la Comisión de Administración Pública Internacional. Estas normas se han incorporado al Manual administrativo de la FAO.


©FAO/Riccardo Gangale / FAO

Programa relativo a la declaración de la situación financiera

De acuerdo con el artículo I del Estatuto del Personal, el Oficial de ética es el encargado de administrar el Programa de la FAO relativo a la declaración de la situación financiera.

Habida cuenta de que el mandato principal de la FAO es liberar del hambre a la humanidad, la Organización debe velar por la transparencia y tanto ella como sus funcionarios deben rendir cuentas por los fondos que recibe. Por esta razón, la FAO respalda las más elevadas normas de integridad y trata de evitar o prevenir situaciones de conflicto de intereses.

El propósito principal del Programa relativo a la declaración de la situación financiera es gestionar, reducir o eliminar el riesgo de conflictos de intereses derivados de las participaciones (por ejemplo, activos, inversiones) o actividades de los funcionarios. Ello puede incluir aconsejar a funcionarios que se desprendan de participaciones o que se inhiban de alguna actividad o aspecto concretos de sus funciones oficiales.

El Oficial de ética notifica cada año a los funcionarios que estén obligados a presentar una declaración de su situación financiera.


©FAO/Florita Botts

Política de protección de los denunciantes de irregularidades

Todo el personal de la FAO tiene la obligación de denunciar cualquier incumplimiento de las normas de la Organización y cooperar con las funciones de supervisión de la Organización. Las personas que presenten denuncias de buena fe tendrán derecho a ser protegidas contra las represalias.

En virtud de la política de protección de los denunciantes de irregularidades de la Organización, el Oficial de ética es el encargado de recibir las denuncias de represalias y de realizar el examen preliminar de dichas denuncias, antes de que la Oficina del Inspector General lleve a cabo una investigación.

Las represalias contra personas que hayan denunciado posibles irregularidades o cooperado con una actividad de supervisión autorizada violan la obligación fundamental de todo el personal de la FAO de actuar con la máxima eficacia, competencia e integridad, así como de desempeñar sus funciones y comportarse guiándose por los intereses superiores de la Organización. Los actos de represalia tendrán consecuencias disciplinarias o administrativas.


Mandato

Promover un comportamiento ético, la integridad, la transparencia y la responsabilidad en la FAO.

El Comité de Auditoría de la FAO desempeña una función consultiva ante la Oficina de Ética y ayuda a velar por la calidad continua en el desempeño de sus funciones.

Protección contra la explotación y el abuso sexuales

La Oficina de Ética apoya las actividades de la FAO encaminadas a poner en práctica medidas de protección contra la explotación y el abuso sexual. Todo el personal debe conocer los seis principios básicos.

Con arreglo a la definición proporcionada en el Boletín del Secretario General de las Naciones Unidas de 2003 sobre medidas especiales de protección contra la explotación y el abuso sexuales, la expresión “explotación sexual” se refiere a todo abuso cometido o amenaza de abuso en una situación de vulnerabilidad, de relación de fuerza desigual o de confianza, con propósitos sexuales, a los efectos, aunque sin estar exclusivamente limitado a ellos, de aprovecharse material, social o políticamente de la explotación sexual de otra persona. De modo análogo, la expresión “abuso sexual” se refiere a toda intrusión física cometida o amenaza de intrusión física de carácter sexual, ya sea por la fuerza, en condiciones de desigualdad o con coacción.

La FAO considera que la explotación y el abuso sexuales constituyen faltas graves de conducta, que se castigan con la medida disciplinaria de destitución sumaria.

Para denunciar cualquier posible caso de explotación o abuso sexuales, póngase en contacto con la Oficina del Inspector General:

Correo electrónico: [email protected]

Asistencia telefónica confidencial: (+39) 06570 52333