Una Salud

“Una salud” es un enfoque unificador integrado que procura equilibrar y optimizar de manera sostenible la salud de las personas, los animales y los ecosistemas. El enfoque reconoce que la salud de las personas, los animales domésticos y salvajes, las plantas y el medio ambiente en general (incluidos los ecosistemas) están estrechamente relacionados y son interdependientes. (Definición de “Una salud” elaborada por el OHHLEP, 2021)

La repercusión mundial de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), una crisis sanitaria causada por un virus transmitido de animales a personas, y la respuesta a esta crisis ponen de relieve la necesidad de una acción coordinada entre los diferentes sectores con miras a proteger la salud y prevenir perturbaciones en los sistemas alimentarios.

La FAO promueve la aplicación del enfoque “Una salud” como parte de la transformación del sistema agroalimentario a favor de la salud de las personas, animales, plantas y el medio ambiente. Esto se traduce en una variedad de agentes y labores relacionadas con la agricultura sostenible, la sanidad animal, vegetal, forestal y acuícola, la inocuidad alimentaria, la resistencia a los antimicrobianos (RAM), la seguridad alimentaria, la nutrición y los medios de vida. Garantizar el enfoque “Una salud” es esencial para lograr progresos con vistas a anticipar, prevenir, detectar y controlar las enfermedades que se propagan entre los animales y los seres humanos, hacer frente a la RAM, asegurar la inocuidad de los alimentos, prevenir las amenazas para la salud humana y animal relacionadas con el medio ambiente y combatir muchos otros desafíos. La adopción del enfoque “Una salud” resulta también fundamental para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La FAO colabora con asociados para promover la salud sistemáticamente, especialmente con la Asociación cuatripartita que abarca a la FAO, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). La FAO centra su atención en la erradicación del hambre; la promoción de la seguridad alimentaria, la inocuidad alimentaria y la nutrición saludable; y la prevención y el control de enfermedades transfronterizas, la zoonosis y la RAM. En última instancia, su objetivo es proteger los medios de vida de los agricultores ante los efectos de las enfermedades de las plantas y los animales, así como aumentar la sostenibilidad y resiliencia de los sistemas agroalimentarios a fin de lograr beneficios en el marco del enfoque “Una salud”. Somos un mundo que trabaja unido por “Una Salud”.

El papel de la FAO

La FAO ayuda a los Miembros a elaborar y aplicar estrategias y capacidades de “Una Salud” eficaces y colaborativas, que abordan la salud de las personas, los animales, las plantas y el medio ambiente de manera simultánea. Se utiliza el enfoque “Una salud” para diseñar y aplicar programas, iniciativas de bioseguridad, políticas de apoyo y, cuando procede, marcos reguladores para garantizar la seguridad en materia de salud, desde las comunidades hasta el nivel nacional e internacional. La aplicación de “Una Salud” a la transformación de los sistemas agroalimentarios es fundamental dentro de las esferas programáticas prioritarias, y forma parte del Marco estratégico de la FAO para 2022-2031.

La FAO, en cuanto centro de conocimientos técnicos, adopta este enfoque con los siguientes objetivos: a) proteger la salud de las personas, animales, plantas y el medio ambiente; b) apoyar la gestión y conservación de los recursos naturales; c) garantizar la seguridad alimentaria; d) facilitar el acceso a alimentos inocuos y nutritivos; e) combatir la RAM; f) fomentar los esfuerzos de adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos; y g) y promover la pesca y la producción agrícola sostenibles. A fin de anticipar, prevenir y detectar los brotes de enfermedades de las plantas, los animales y enfermedades zoonóticas, así como la RAM, y de responder a ellos, la FAO alienta el intercambio de datos epidemiológicos e información de laboratorio entre los diversos sectores y países, lo que puede dar lugar a un mecanismo de alerta temprana y una planificación y respuesta más eficaces.

El Centro de Zoonosis y Resistencia a los Antimicrobianos conjunto de la FAO coordina “Una Salud” a lo largo de distintas divisiones de la Organización para integrar este enfoque en sus actividades.

De forma externa, la FAO colabora con el PNUMA, la OMS y la OIE como Asociación cuatripartita para hacer frente a las amenazas sanitarias en la interfaz entre seres humanos, animales, plantas y ecosistemas, así como para promover la salud y el desarrollo sostenible. La Asociación cuatripartita tiene como base el Grupo Tripartito (conformado por la FAO, la OIE y la OMS) que se amplió en marzo de 2022, cuando el PNUMA firmó el memorando de entendimiento.

Se llevan a cabo actividades de planificación, comunicación, colaboración y respuesta adecuadas en cuanto al enfoque “Una salud” cuando funcionarios gubernamentales, investigadores y trabajadores de distintos sectores a escala local, nacional, regional y mundial unen sus fuerzas.

Datos clave
Key fact 1

El 60% de todas las enfermedades infecciosas humanas tiene un origen zoonótico, y alrededor del 75% se transmite entre especies.

Key fact 2

El enfoque “Una salud” puede reducir las posibles amenazas en la interfaz entre animales, humanos y ecosistemas, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente.

Key fact 3

Los miembros de las Naciones Unidas respaldan el enfoque “Una salud”; muchos han establecido grupos de trabajo multisectoriales sobre la RAM.

Key fact 4

Apoyar las prácticas agrícolas es esencial para prevenir, mitigar y gestionar las enfermedades de las plantas, asegurando que las cosechas puedan alimentar a todas las personas

Key fact 5

Las buenas prácticas de la explotación al plato constituyen el enfoque “Una salud” en el ámbito de la inocuidad alimentaria.

Key fact 7

En un supuesto de alto impacto, la RAM rebajará un 3,8% del PIB mundial anual para 2050.

Key fact 6

El costo estimado de la pandemia de COVID-19 es de entre 8 y 16 billones de dólares estadounidenses.

Key fact 1 bis

Las enfermedades de alto impacto afectan a alimentos fundamentales derivados de la ganadería, que constituyen el 33% de la proteína y el 17% de las calorías ingeridas en la alimentación; las enfermedades de alto impacto afectan a la disponibilidad y calidad de los alimentos de origen animal terrestre.

Entre las prioridades de Una Salud de la FAO cabe citar las siguientes:

 

Mejorar los sistemas de alerta temprana frente a plagas y enfermedades animales y vegetales, entre ellas, las enfermedades zoonóticas en la interfaz entre seres humanos, animales, plantas y ecosistemas.

Fortalecer la bioseguridad en la gestión de plagas y enfermedades en animales y plantas, que abarca la gestión de enfermedades zoonóticas, plagas y especies exóticas invasoras.

Facilitar la preparación y respuesta de emergencia efectivas para la adopción de medidas preventivas y la respuesta frente a emergencias relacionadas con la cadena alimentaria, problemas con la inocuidad alimentaria, y otros eventos relativos a la salud en la interfaz entre seres humanos, animales, plantas y ecosistemas.

Aumentar la capacidad de gestión de los riesgos de la RAM en el plano regional, nacional y mundial mediante el apoyo a las medidas de “Una Salud” sobre este ámbito en el sector agroalimentario.

Mejorar los sistemas de “Una Salud” a través del fortalecimiento de las contribuciones a dicho enfoque y a la biodiversidad, así como a sus servicios en materia de ecosistemas, salud medioambiental, suelo o tierra, agua, inocuidad alimentaria y la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios.

Labor conjunta con la Asociación cuatripartita
En primer plano
Publicaciones