FAO.org

Inicio > Themes_collector > Servicios ecosistémicos y biodiversidad > Antecedentes
Servicios ecosistémicos y biodiversidad
this is a test

Proteger los servicios ecosistémicos y la biodiversidad: la misión y las soluciones de la FAO

Uno de los objetivos estratégicos de la FAO es hacer que la agricultura, la ganadería, la actividad forestal y la pesca sean más productivas y sostenibles. Para esto, la FAO ha desarrollado una visión para l’alimentación y l’agricultura sostenibles (SFA).

Los servicios ecosistémicos son el motor del medio ambiente. Son esenciales para la vida. La tierra, el agua, el aire, el clima y los recursos genéticos han de utilizarse de forma responsable para que beneficien también a las generaciones futuras.

La mayor parte de la producción alimentaria depende de que los servicios ecosistémicos y la biodiversidad se gestionen de forma racional, puesto que estos mantienen el buen estado de salud de los suelos, permiten la polinización y regulan las plagas y las enfermedades, entre otros servicios. Mantener los ecosistemas sanos es la mejor forma de garantizar que la agricultura sea productiva y los alimentos, nutritivos.

Estos servicios permiten que se produzcan las funciones biológicas que sostienen la agricultura y no deberían quedar al margen de la planificación agrícola. Es preciso respaldar los ecosistemas a fin de seguir apoyando la agricultura, la ganadería, la actividad forestal y la pesca. Para obtener más información, haga clic en uno de los cuatro tipos de servicios ecosistémicos a la izquierda: de abastecimiento, de regulación, de apoyo y culturales.

La labor que la FAO realiza en todo el mundo ayuda a mantener y restablecer los servicios ecosistémicos y la biodiversidad: la FAO promueve el diálogo, fomenta las capacidades, mejora los conocimientos y la comprensión y presta orientación con objeto de incluir los ecosistemas en las políticas agrícolas nacionales e internacionales.

¿Qué hace la FAO?

1.       Evaluación y valoración de los servicios ecosistémicos y la biodiversidad

El primer paso para proteger la biodiversidad y los ecosistemas vinculados a los recursos naturales de los que depende un país o una comunidad, es conocer y comprender la función que aquellos desempeñan. La FAO colabora con sus asociados para evaluar los servicios de los ecosistemas relacionados con la producción de alimentos y la agricultura. Por ejemplo, los recursos pesqueros de la Cuenca Amazónica, de los que dependen millones de personas, dependen a su vez en gran medida de la salud de los bosques adyacentes. Conocer la importancia de que los bosques estén sanos es el primer paso para proteger el sector pesquero como fuente de alimentos para las comunidades vecinas.

2.       Mejora de las competencias: gestión de los servicios ecosistémicos y la biodiversidad

El siguiente paso es saber cómo gestionar los servicios ecosistémicos. Ello implica establecer compensaciones recíprocas y sinergias entre los sectores, y requiere unas competencias que no forman parte explícitamente de la formación actual en materia de agricultura, actividad forestal o pesca. Entre dichas competencias se cuentan la determinación y la aplicación de medidas encaminadas a mejorar las funciones biológicas que sostienen la producción. Con el fin de mejorar el conocimiento sobre la forma de gestionar los servicios ecosistémicos y la biodiversidad, la FAO pone a disposición del público la base de conocimientos y prácticas (materiales e instrumentos de formación) existente.

3.       Políticas y diálogo para mejorar la gestión de los servicios ecosistémicos y la biodiversidad

La importancia de los servicios ecosistémicos en la agricultura sostenible hace que sea necesario integrarlos en las políticas mundiales y nacionales relativas a la agricultura y a los recursos naturales. La FAO elabora notas de orientación, ayuda a impulsar el diálogo con las partes interesadas y facilita el diálogo con vistas a promover los servicios ecosistémicos y la biodiversidad y a explicar que la sostenibilidad de nuestros recursos naturales depende en gran medida de estos sistemas.

4.       Incentivos para los servicios ecosistémicos: la creación de valor para el apoyo de los servicios ecosistémicos y la biodiversidad

La sociedad (beneficiarios directos e indirectos) ha de compensar los daños ambientales (por ejemplo, la polución) y remunerar a los agricultores por mejorar los servicios ecosistémicos y la biodiversidad, lo que crearía valor para estos servicios. La elaboración de paquetes de incentivos requiere las aportaciones de numerosos sectores; dichos incentivos pueden ser reglamentarios (como la concesión de permisos y cuotas) o voluntarios (como la mejora del acceso a los mercados, el etiquetado o la certificación de los productos). La FAO ayuda a las partes interesadas públicas y privadas a definir los mejores planes de incentivos, y posteriormente presta asistencia para que los implementen en el contexto o el país concreto.

Un enfoque multidisciplinario

Tradicionalmente, la gestión de los recursos naturales ha tratado de controlar la naturaleza para lograr objetivos específicos, por ejemplo, para cosechar productos destinados al consumo o a la venta comercial. En cambio, la FAO promueve sistemas de gobernanza que reconozcan que los ecosistemas son complejos y que generan múltiples beneficios. Para gestionar los servicios ecosistémicos y la biodiversidad de forma eficaz, es fundamental adoptar un planteamiento multidisciplinario. Los aspectos sociales, económicos, medioambientales, políticos y nutricionales deben considerarse en su conjunto.

Metas de la FAO:

  • Dotar a la sociedad y los gobiernos de instrumentos para evaluar y valorar los beneficios de los servicios ecosistémicos.
  • Dotar a la sociedad y los gobiernos de los instrumentos necesarios para potenciar y mantener los servicios ecosistémicos.
  • Poner a los encargados de los ecosistemas o a sus usuarios en condiciones de mejorar el mantenimiento y restablecimiento de los servicios ecosistémicos.
  • Fortalecer la gobernanza mediante el diálogo y medidas políticas en favor de los planteamientos ecosistémicos, incluido el reconocimiento de los derechos de las colectividades locales y de sus sistemas de conocimientos.