La resiliencia

Red mundial contra las crisis alimentarias

Acciones integradas para soluciones duraderas

El hambre en todas sus manifestaciones se encuentra hoy en niveles inaceptables. El Informe mundial sobre las crisis alimentarias ha dejado en evidencia una y otra vez los altos niveles de hambre aguda existentes -más de 100 millones de personas cada año durante los últimos tres años.

Si bien la asistencia humanitaria es fundamental, no es suficiente para sacar a las personas de la inseguridad alimentaria aguda. Es imprescindible abordar las vulnerabilidades subyacentes y las causas principales de las crisis alimentarias al mismo tiempo que se satisfacen las necesidades inmediatas. Para ello, es necesario que exista una mejor articulación y coordinación de intervenciones humanitarias y acciones de desarrollo preventivas y orientadas a la resiliencia.

La Unión Europea, la FAO y el PMA lanzaron la Red mundial contra las crisis alimentarias durante la Cumbre Humanitaria Mundial (CHM) de 2016 con el objeto de responder al llamado de la CHM respecto de nuevos enfoques para hacer frente a crisis prolongadas y a catástrofes recurrentes, reducir la vulnerabilidad y manejar riesgos al reducir la brecha entre los asociados para el desarrollo y los asociados humanitarios.

La puesta en marcha de la Red mundial tiene por objeto fortalecer las alianzas y al mismo tiempo dar prioridad a las intervenciones de acuerdo con un análisis basado en datos empíricos y, en última instancia, llevar a escala los programas de resiliencia en los países.

En este marco, la Red es una herramienta clave para formular y entregar resultados en materia de seguridad alimentaria y nutrición en los países que enfrentan crisis alimentarias, apoyando así los esfuerzos por alcanzar el objetivo del Hambre Cero de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Cómo funciona la Red mundial

Los asociados de la Red operan a nivel nacional, regional y mundial en tres dimensiones interrelacionadas:

Comprender las crisis alimentarias – Generar información y análisis basados en datos empíricos

La labor en esta dimensión consiste en promover una información neutral y consensuada sobre las crisis alimentarias, como bienes públicos mundiales para apoyar oportunamente los procesos de adopción de decisiones a todos los niveles, así como para poner de relieve y subsanar las posibles lagunas en materia de datos e información. Se sustenta en los mecanismos nacionales existentes para el análisis de la seguridad alimentaria y la nutrición, así como en el acuerdo existente para el análisis mundial y regional y la información sobre crisis alimentarias, facilitado por la Red de Información sobre Seguridad Alimentaria (FSIN). Por otra parte, la Red promueve y se beneficia cada vez más de los vínculos estratégicos entre otras iniciativas que tienen por objeto fortalecer el análisis predictivo de las crisis alimentarias para fundamentar la prevención y las respuestas tempranas.

Inversión estratégica en seguridad alimentaria y nutricional – Aprovechar las inversiones estratégicas para prepararse, prevenir y responder a las crisis alimentarias

Al utilizar la información y el análisis generados en la primera dimensión, la Red promueve inversiones estratégicas, basadas en datos empíricos y coherentes en seguridad alimentaria y nutricional en los países que se enfrentan o corren el riesgo de sufrir una crisis alimentaria. El trabajo integra la preparación, la acción anticipada y temprana para reducir el impacto de las crisis agudas y las acciones humanitarias simultáneas a corto plazo con el desarrollo a medio y largo plazo para la recuperación y reconstrucción de los países.

Más allá de los alimentos – Fomentar el compromiso político y la coordinación funcional entre los grupos temáticos y los sectores para abordar otras dimensiones que impulsan los escenarios de crisis de seguridad alimentaria

La labor en esta dimensión consiste en aumentar la colaboración y la coordinación entre los organismos, las instituciones y las redes para hacer frente a las crisis alimentarias de manera integral. Abordar las múltiples facetas de las crisis alimentarias requiere intervenciones multisectoriales, una combinación de esfuerzos humanitarios, de desarrollo y de paz, y una mayor coherencia entre sectores. En esta dimensión, la Red fomenta la promoción de alto nivel y el compromiso político para atender las necesidades humanitarias, de desarrollo y de consolidación de la paz.

Desde su lanzamiento, los esfuerzos permanentes para poner en marcha la Red demuestran el gran compromiso de la comunidad internacional por establecer un mecanismo coordinado que permita mejorar los actuales instrumentos de respuesta.

En consecuencia, la Red está ampliando y reforzando alianzas más sólidas con todas las partes a fin de acelerar e intensificar los esfuerzos de la Red para ir más allá de las pruebas y avanzar hacia inversiones estratégicas coordinadas más coherentes a lo largo del nexo entre la asistencia humanitaria, el desarrollo y la paz.

Definición

Aporte de la FAO

La FAO es uno de los principales fundadores de la Red, por lo que trabaja intensamente para ponerla en funcionamiento en toda su capacidad y de acuerdo con su enfoque. 

En particular, a través de una importante contribución de la UE, el "Programa de Asociación de la Red mundial contra las crisis alimentarias", la FAO trabaja en las tres dimensiones de la Red a nivel mundial, regional y nacional. Esta labor gira en torno a la producción de información sobre seguridad alimentaria para fortalecer la prevención, los mecanismos de respuesta y las intervenciones de resiliencia sobre la base de necesidades reales. Se centra en un conjunto de países en los que se realizan inversiones específicas para poner en marcha un proceso de aprendizaje de las tipologías de intervención más eficaces para contextos específicos de crisis alimentarias y garantizar su reproducción y escalabilidad de manera coordinada.

La Red es el principal marco existente y de rápida expansión para apoyar la ejecución de la labor decisiva de la FAO en contextos de crisis alimentarias. La FAO mantendrá su liderazgo como impulsor de la labor concreta de la Red y en la consolidación de asociaciones para colaborar eficazmente hacia una mayor coherencia en todo el nexo entre la asistencia humanitaria, el desarrollo y la paz.