FAO.org

Inicio > Situación Alimentaria Mundial > Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales
Situación Alimentaria Mundial

Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales

La nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales ofrece una perspectiva actualizada del mercado mundial de cereales. La nota de este mes se complementa con una evaluación detallada de la producción de cereales y de las condiciones de la oferta y la demanda por países y regiones incluida en la publicación trimestral Perspectivas de cosechas y situación alimentaria. En Perspectivas alimentarias se publican bianualmente análisis más detallados de los mercados mundiales de cereales así como de otros productos alimentarios importantes.

Fechas de publicación en 2017: 2 de febrero, 2 de marzo, 6 de abril, 4 de mayo, 8 de junio, 6 de julio, 7 de septiembre, 5 de octubre, 2 de noviembre, 7 de diciembre.

La producción récord de cereales impulsará la oferta mundial en 2016/17

Fecha de publicación: 02/02/2017

La estimación de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2016, que confirma las perspectivas de una cosecha récord, ha sido revisada al alza nuevamente, hasta 2 592 millones de toneladas, es decir, 15 millones de toneladas (o un 0,6 %) más que en diciembre. La revisión de este mes refleja principalmente las cosechas de trigo superiores a lo previsto en Australia y la Federación de Rusia, unidas a los ajustes al alza de la producción mundial de maíz, debido casi exclusivamente a un aumento en la estimación de China. Estos aumentos compensan con creces una reducción en el pronóstico relativo a la producción mundial de arroz, a causa de los informes sobre resultados inferiores a lo previsto en China, los Estados Unidos de América, el Pakistán y Viet Nam.

Las perspectivas de producción iniciales para las cosechas de cereales de 2017 son dispares. Prácticamente ya ha finalizado la plantación de la cosecha de trigo de invierno en el hemisferio norte. En los Estados Unidos de América, las abundantes existencias y los precios relativamente bajos indujeron a los agricultores a reducir la siembra de trigo de invierno al segundo nivel más bajo jamás registrado, mientras que las condiciones atmosféricas, que no son ideales, podrían restringir en cierta medida los rendimientos. La zona de producción de trigo de invierno del Canadá también ha sufrido una merma similar, debido principalmente a las perspectivas de reducciones en los precios. En Europa, las condiciones atmosféricas favorables promovieron el establecimiento de la cosecha de trigo de invierno en la Unión Europea (UE), aunque las bajas temperaturas del mes de enero pueden haber causado algunos daños. Se prevé que la zona de producción total en la UE no variará respecto del año pasado. Las perspectivas de producción continúan siendo favorables en la Federación de Rusia, debido al aumento de la extensión de la zona de producción de trigo de invierno y a las condiciones favorables para el cultivo. Si bien una limitada cubierta de nieve en las zonas del sur de Ucrania suscitó cierta preocupación, las condiciones generales son satisfactorias y se estima que la superficie sembrada ha superado el nivel de 2016. En Asia, se pronostica que el aumento de las plantaciones de trigo en la India, junto con un suministro suficiente de agua para el riego, sostendrán un pequeño aumento de la producción en 2017. En cambio, las escasas lluvias registradas durante la siembra y un menor suministro de agua para el riego han afectado a las perspectivas iniciales respecto del Pakistán. En China, el mantenimiento de los fuertes incentivos a la producción ofrecidos por el programa público de precios mínimos de compra alentó un moderado incremento de las plantaciones de trigo, por lo que han mejorado las perspectivas de producción para el país.

En el hemisferio sur, tras las condiciones sumamente secas del año anterior, se pronostica que condiciones atmosféricas más favorables darán lugar a un repunte en la producción de cereales en los países del África austral en 2017. En particular, se calcula que la producción de maíz de Sudáfrica volverá a situarse en niveles cercanos a la media, pues se prevé una recuperación de más de un tercio en las plantaciones, así como una mejora de los rendimientos. En América del Sur, las estimaciones iniciales apuntan a un aumento de las plantaciones de grano en la Argentina y el Brasil, impulsado por los altos precios locales y las condiciones atmosféricas favorables. Australia e Indonesia llevan camino de lograr expansiones de la producción de arroz como resultado del aumento de las superficies cultivadas, mientras que las condiciones de crecimiento más favorables explican las expectativas positivas acerca de los rendimientos en importantes países productores de arroz de América del Sur, especialmente en el Brasil. En Viet Nam, los progresos en la siembra han sido lentos debido al exceso de lluvias en las regiones del sur del país. En Sri Lanka, se han enfrentado dificultades de mayor importancia, ya que las lluvias insuficientes y la escasez de suministro de agua para el riego han limitado considerablemente las plantaciones de arroz.

La previsión de la FAO sobre la utilización mundial de cereales en 2016/17 ha aumentado en casi 3 millones de toneladas respecto de diciembre, hasta alcanzar los 2 567 millones de toneladas, es decir, un 2 % (50,4 millones de toneladas) más que en 2015/16. El ajuste al alza de este mes se debe principalmente a un aumento de 2,2 millones de toneladas en el uso de trigo para fines alimentarios e industriales en varios países. Esta revisión, unida a previsiones ligeramente más altas sobre los cereales secundarios, compensa con creces el recorte de 1 millón de toneladas en los usos no alimentarios del arroz. Actualmente, se prevé que la utilización total de trigo ascenderá a 736,5 millones de toneladas, esto es, 22 millones de toneladas (o un 3,1 %) más que en 2015/16. Se espera que un marcado aumento en el uso para piensos, debido a la abundancia de existencias de trigo de baja calidad, represente gran parte de este aumento. Se prevé que en 2016/17 la utilización mundial de cereales secundarios crecerá 23,6 millones de toneladas (o un 1,8 %), hasta alcanzar casi 1 330 millones de toneladas; el aumento previsto será resultado en gran parte de un incremento del uso para piensos en los Estados Unidos de América, tras la cosecha récord del año pasado. A pesar del ajuste a la baja de este mes, se prevé que el uso mundial de arroz aumentará un 1 % con respecto a los valores de 2015/16, hasta 500 millones de toneladas, debido principalmente al creciente uso alimentario.

El pronóstico de la FAO relativo a las existencias mundiales de cereales al final de las campañas de 2017 ha aumentado otros 11 millones de toneladas, hasta un nivel récord de 681 millones de toneladas, es decir, un 3 % (20 millones de toneladas) más que en la campaña anterior. Las mejores perspectivas acerca de la producción dieron lugar a considerables ajustes al alza en las reservas de trigo en la Argentina, Australia y el Brasil desde diciembre. En conjunto, estos ajustes hacen que el pronóstico sobre las reservas mundiales de trigo en 2016/17 aumente en 6,5 millones de toneladas, alcanzando un nuevo récord de 245 millones de toneladas. A este nivel, las existencias de trigo superarían en un 8,3 % (casi 19 millones de toneladas) la estimación para 2015/16, previéndose que la mayor parte del incremento interanual estará concentrada en China, los Estados Unidos de América y la Federación de Rusia. Con respecto a los cereales secundarios, el pronóstico de la FAO sobre las existencias mundiales apunta ahora a un repunte anual de 0,7 % (2 millones de toneladas), con lo que se alcanzaría el segundo nivel más alto jamás registrado, como resultado principalmente del aumento previsto de las existencias de maíz en China. En comparación con la campaña anterior, se pronostica que el mayor incremento se producirá en los Estados Unidos de América, donde se prevé que las existencias de cereales secundarios alcanzarán un nivel sin precedentes de 64 millones de toneladas, es decir, un 32 % más que su nivel de apertura. No obstante, se prevé que este incremento será contrarrestado en parte por descensos significativos en el Brasil y China a causa de una baja de la producción. En el caso de China, las reducciones se verían impulsadas además por los planes anunciados recientemente con objeto de reducir las reservas nacionales de maíz promoviendo el uso industrial, aunque es probable que la medida surta mayor efecto en los niveles de las existencias de la campaña próxima. Actualmente, se prevé que las existencias mundiales de arroz se situarán en 170 millones de toneladas, lo que representa una disminución interanual de un 0,6 % y un valor ligeramente inferior a la previsión de diciembre. China y los Estados Unidos de América fueron los causantes de la revisión a la baja más reciente, aunque en ambos casos aún se considera que las existencias de arroz alcanzarán niveles récord o casi sin precedentes.

A pesar de las revisiones al alza de los flujos de trigo previstos, se sigue estimando que el comercio internacional de cereales en 2016/17 disminuirá un 1,2 % (o 4,7 millones de toneladas) con respecto a 2015/16 y se situará en 391 millones de toneladas. Se prevé que esta contracción será consecuencia de una reducción de un 5 % (9 millones de toneladas) del comercio mundial de cereales secundarios, que caerá hasta 177 millones de toneladas, principalmente debido a la reducción de las compras de maíz, cebada y sorgo por parte de China. En cambio, las expectativas de mayores importaciones del Brasil, la India y Viet Nam han provocado un aumento de las previsiones de diciembre relativas al comercio total de trigo en 2,4 millones de toneladas, hasta 171 millones de toneladas. A este nivel, el comercio mundial de trigo sería un 1,7 % (o 2,8 millones de toneladas) más alto que la estimación sobre 2015/16 y registraría un nuevo récord. Gran parte de la expansión estaría impulsada por la India, donde ahora se prevé que las importaciones totales alcanzarán un nivel de 3,5 millones de toneladas, el nivel más alto en 10 años. No obstante, esta previsión podría sufrir otro ajuste al alza, dado que los precios internos persistentemente elevados y la reciente eliminación de los derechos de importación para el trigo permiten esperar que las importaciones de la India sean aún más elevadas de lo que se estima actualmente. Del mismo modo, se prevé que las mayores disponibilidades exportables y una demanda más sólida de Asia impulsarán una recuperación parcial en el año natural 2017 del comercio mundial de arroz, que ahora se calcula que alcanzará 43 millones de toneladas, con un aumento respecto de la estimación revisada para 2016, de 42 millones de toneladas.


Cuadros resumidos

Descargar el fichero completo

1/   Los datos sobre producción se refieren al primer año (civil) indicado. Por producción de arroz se entiende producción de arroz elaborado.
2/   Producción más existencias al inicio del ejercicio.
3/   Los datos sobre comercio se refieren a las exportaciones durante la campaña comercial, que va de julio a  junio en el caso del trigo y los cereales secundarios y de enero a diciembre en el caso del arroz (segundo año indicado).
4/   Puede no ser igual a la diferencia entre suministros y utilización debido a las diferencias en las campañas comerciales de los distintos países.
5/   Los cinco mayores exportadores de granos son la Argentina, Australia, el Canadá, la Unión Europea y los Estados Unidos; los mayores exportadores de arroz son la India, el Pakistán, Tailandia, los Estados Unidos y Viet Nam. Por  “desaparición” se entiende la utilización interna más las exportaciones para una campaña dada.