FAO.org

Inicio > Situación Alimentaria Mundial > Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales
Situación Alimentaria Mundial

Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales

La nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales ofrece una perspectiva actualizada del mercado mundial de cereales. La nota de este mes se complementa con una evaluación detallada de la producción de cereales y de las condiciones de la oferta y la demanda por países y regiones incluida en la publicación trimestral Perspectivas de cosechas y situación alimentaria. En Perspectivas alimentarias se publican bianualmente análisis más detallados de los mercados mundiales de cereales así como de otros productos alimentarios importantes.

Fechas de publicación en 2017: 2 de febrero, 2 de marzo, 6 de abril, 4 de mayo, 8 de junio, 6 de julio, 7 de septiembre, 5 de octubre, 2 de noviembre, 7 de diciembre.

La producción y existencias mundiales de cereales en 2016/17 continuaron en alza

Fecha de publicación: 10/11/2016

La previsión más reciente de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2016 se sitúa en 2 571 millones de toneladas, ligeramente por encima de lo previsto en octubre y un 1,5 % (39 millones de toneladas) más de lo producido en 2015. La revisión es consecuencia principalmente de unas perspectivas más halagüeñas sobre la producción mundial de trigo y cebada, que compensaron con creces la reducción de las expectativas con respecto a la cosecha mundial de maíz. De acuerdo con las previsiones actuales, la producción mundial de trigo en 2016 aumentará hasta 746,7 millones de toneladas, es decir, un 1,7 % en términos interanuales y alrededor de un 1,0 % (4,3 millones de toneladas) más de lo previsto en octubre, lo que refleja un aumento de la producción de la Federación de Rusia —que actualmente se prevé que bata un nuevo récord— y en Kazajstán, donde las condiciones atmosféricas favorables reforzaron las expectativas con respecto a los rendimientos. Asimismo se produjo una mejora de las perspectivas sobre la producción mundial de cebada debido en gran medida a los ajustes al alza en la Federación de Rusia y Ucrania, aunque siguen estando por debajo de los valores de producción de 2015. Estos incrementos compensaron con creces la reducción de 4,8 millones de toneladas (1,0 %) de la cosecha mundial de maíz en 2016 debido, sobre todo, a la bajada de los rendimientos en el Brasil, China, los Estados Unidos de América y la Unión Europea (UE) a consecuencia de las condiciones atmosféricas. La previsión sobre la producción mundial de arroz en 2016 ha variado poco, lo que confirma las expectativas de octubre respecto de una recuperación anual del 1,4 % hasta alcanzar la cifra récord de 497,9 millones de toneladas. A nivel nacional, se produjo un aumento de las previsiones relativas a Tailandia, como resultado de una mejora de la situación en cuanto al abastecimiento de agua. En cambio, las perspectivas se revirtieron en Viet Nam, debido a las inclemencias del tiempo y las malas expectativas respecto a los precios, y se produjo también un recorte de las previsiones sobre diversos países del África occidental.

En países del hemisferio norte se está llevando a cabo la plantación de cultivos de trigo de invierno de 2017. En los Estados Unidos de América, es probable que las expectativas de precios bajos y las perspectivas moderadas para las exportaciones debido al fortalecimiento del dólar estadounidense conduzcan a una reducción de la superficie de plantación, mientras que las condiciones secas también han afectado a partes de los estados del centro y el sur del país. En la UE, la cosecha de trigo de invierno de 2017 se está sembrando en condiciones favorables en general, pues se prevé que las recientes condiciones atmosféricas de humedad favorezcan el desarrollo precoz de los cultivos. En la Federación de Rusia y Ucrania, el ritmo de siembra es superior al del año pasado pese a condiciones atmosféricas desfavorables, y las previsiones iniciales indican una probable expansión de las plantaciones.

En países del hemisferio sur se está sembrando la cosecha de cereal de verano de 2017, en condiciones atmosféricas propicias en general en América del Sur que favorecen el desarrollo precoz de los cultivos. En la Argentina, se prevé que la superficie cultivada de maíz se amplíe en un 6,0 % respecto del nivel ya alto registrado el año pasado, como resultado del mantenimiento de una fuerte demanda de exportaciones y altos precios internos. Asimismo, se prevé que los precios internos favorables propicien un aumento de las primeras plantaciones de la campaña en el Brasil con respecto al nivel reducido registrado en 2016 debido a la sequía. En Sudáfrica, las previsiones iniciales sobre la cosecha de maíz en 2017 indican una recuperación de la producción con respecto a la cosecha reducida registrada en 2016 por efecto de la sequía, ante la expectativa de que las previsiones favorables de precios y precipitaciones incrementen las plantaciones y los rendimientos.

De acuerdo con las previsiones actuales, la utilización total de cereales en 2016/17 ascenderá a 2 562 millones de toneladas, nivel ligeramente superior al pronosticado en octubre y un 1,7 % más que en 2015/16. Entre los diversos usos de los cereales, es probable que la utilización mundial para piensos se amplíe en un 2,7 % en 2016/17, ayudada por la amplia disponibilidad de cereales secundarios y los abundantes suministros de trigo de baja calidad. A tenor de lo previsto actualmente, la utilización total de cereales secundarios para piensos ascenderá a 756,6 millones de toneladas, es decir, un 2,1 % más que en 2015/16, mientras que se prevé que la utilización de trigo para piensos alcance los 146,6 millones de toneladas, o sea, un 6,1 % más que en la campaña anterior, lo que representa un récord histórico. Se prevé que el mayor aumento interanual de la utilización de cereales para piensos en 2016/17 corresponderá a los Estados Unidos de América, donde se supone que el uso total de piensos aumente en un 10 % hasta 156,5 millones de toneladas, el 92 % de las cuales, es decir, 143,5 millones de toneladas, de maíz. Se prevé que el consumo mundial de cereales como alimentos en 2016/17 ascienda a 1 106 millones de toneladas, esto es, un 1,3 % más que en 2015/16, lo suficiente para que el consumo medio mundial per cápita se mantenga estable en unos 149 kg.

El pronóstico de la FAO relativo a las existencias mundiales de cereales al final de las campañas de 2017 ha aumentado en 2,5 millones de toneladas, ubicándose en casi 662 millones de toneladas, es decir, un 0,6 % por encima de su nivel de por sí alto de apertura, lo que representa un nuevo récord. La revisión refleja una mejora de las perspectivas sobre la producción de trigo de este mes, así como un pequeño ajuste a la baja en la utilización de cereales secundarios con respecto al informe de octubre. Con arreglo a las previsiones más recientes, la relación entre las existencias y la utilización de cereales a escala mundial en 2016/17 ascendería a un 25,3 %, muy por encima del mínimo histórico del 20,5 % alcanzado en 2007/08, pero sustancialmente más bajo que el récord del 35,6 % registrado tres decenios antes (en 1986/87). Las reservas mundiales de trigo en 2016/17 llevan camino de ampliarse en un 4 % (9 millones de toneladas) hasta los 235 millones de toneladas, y la mayor parte de este incremento se producirá en China, los Estados Unidos de América y la Federación de Rusia. En cambio, las existencias mundiales de cereales secundarios se estiman en casi 257 millones de toneladas, es decir, un 1,7 % (4,3 millones de toneladas) por debajo de su nivel inicial, con reducciones en el Brasil, China y Sudáfrica que contrarrestarán con creces el aumento en varios otros países, especialmente los Estados Unidos de América. Asimismo, se prevé que las reservas mundiales de arroz al cierre de la campaña 2016/17 desciendan, pero tan solo ligeramente, hasta 169,9 millones de toneladas, en previsión de que las disminuciones en la India y Tailandia se vean compensadas en gran medida por acumulaciones en otros lugares, especialmente en China.

El pronóstico de la FAO acerca del comercio mundial de cereales en 2016/17 se ha incrementado en 3,1 millones de toneladas (un 0,8 %) respecto al pronóstico de octubre, con lo que se sitúa en cerca de 388 millones de toneladas. Gran parte del aumento obedece a un ajuste al alza de 3 millones de toneladas del comercio mundial de trigo (julio/junio), que ahora se sitúa al nivel de la estimación revisada sobre 2015/16 de 168 millones de toneladas. Mientras que se prevé que los bajos precios internacionales estimulen un aumento de las importaciones de varios países, se vaticina que la Federación de Rusia resultará el mayor exportador de trigo del mundo en 2016/17. Australia y los Estados Unidos de América también llevan camino de ampliar sus ventas de trigo, mientras que un recorte de la producción podría mantener las exportaciones de la UE considerablemente por debajo del nivel de 2015/16. Según las previsiones, el comercio mundial de cereales secundarios en 2016/17 (julio/junio) ascenderá a 176,5 millones de toneladas, esto es, ligeramente por encima de las expectativas de octubre, pero aun así casi un 5 % (9,2 millones de toneladas) por debajo de la previsión correspondiente a 2015/16. La fuerte contracción interanual del comercio mundial de cereales secundarios refleja una considerable disminución del comercio de sorgo, cebada y maíz, concentrándose la mayoría de estas reducciones en un país, China. Las perspectivas para el comercio internacional de arroz en 2017 se han visto atenuadas también en cierta medida, situándose en 43,4 millones de toneladas, con mayores disponibilidades internas en el Lejano Oriente que limitan la recuperación del crecimiento del comercio mundial a menos del 1 %.


Cuadros resumidos

Descargar el fichero completo

1/   Los datos sobre producción se refieren al primer año (civil) indicado. Por producción de arroz se entiende producción de arroz elaborado.
2/   Producción más existencias al inicio del ejercicio.
3/   Los datos sobre comercio se refieren a las exportaciones durante la campaña comercial, que va de julio a  junio en el caso del trigo y los cereales secundarios y de enero a diciembre en el caso del arroz (segundo año indicado).
4/   Puede no ser igual a la diferencia entre suministros y utilización debido a las diferencias en las campañas comerciales de los distintos países.
5/   Los cinco mayores exportadores de granos son la Argentina, Australia, el Canadá, la Unión Europea y los Estados Unidos; los mayores exportadores de arroz son la India, el Pakistán, Tailandia, los Estados Unidos y Viet Nam. Por  “desaparición” se entiende la utilización interna más las exportaciones para una campaña dada.