Agronoticias: Actualidad agropecuaria de América Latina y el Caribe
Expertos en Acción

Mesoamérica

27/11/2017

Un plan integral de acción en el Corredor Seco de Nicaragua

El Banco Mundial apoya un proyecto que contempla la resiliencia de forma integral, reforzando y dinamizando las distintas vías de desarrollo de esta franja de territorio, hoy severamente afectada por constantes temporadas de sequía.

Construyendo tuberías para enfrentar la sequía en El Carmen, Nicaragua

Nicaragua es uno de los países afectados por el Corredor Seco, un eje de terreno desde el sur de México hasta Panamá que sufre sequías constantes derivadas del fenómeno de El Niño. La pérdida de un gran número de cosechas de granos básicos, fundamento de la subsistencia en la zona, amenaza desde hace tiempo el bienestar de sus habitantes, y lastran el camino del país, de Mesoamérica y de toda la región hacia un mayor grado de desarrollo.

Por eso es fundamental lograr, por un lado, aumentar los niveles de producción agraria, y por otro, fortalecer la resiliencia de la región -su capacidad de resistir a los fenómenos climáticos adversos. En esos dos ejes se fundamenta un nuevo proyecto que se encuentra en preparación, apoyado por el Banco Mundial, y asesorado técnicamente por la FAO.

Una reciente misión de formulación en Managua contó con el experto de la FAO y miembro del equipo de proyecto, Fabrice Edouard, quien se reunió con miembros del Ministerio de la Economía Familiar, Comunitaria y Cooperativo (MEFCCA), y revisó los documentos y propuestas relacionados con el proyecto. En calidad de experto en temas de tenencia y titularidad de tierras, Edouard aprovechó la ocasión para analizar la posible vinculación de este proyecto con las iniciativas de fortalecimiento de derechos de la propiedad en el Corredor Seco.

Esta iniciativa, que se pondría en marcha en 2018, aspira a generar información agroclimática robusta y actualizada para toma de decisiones relativas al clima, promover innovaciones tecnológicas que permitan la adaptación al clima; fomentar innovaciones para la conservación y el mejor manejo de los recursos –especialmente el agua, favorecer inversiones que tengan un impacto en la cadena de valor, y promover alianzas productivas y comerciales entre los productores.

Autor: Agronoticias
Fotografía: Conflict & Development at Texas A&M (CC BY-NC-ND 2.0)
Más artículos sobre:

Compartir esta página