imprimir | regrese al sitio web
enewsletter
foto

Asociados


Uno de los mayores puntos de fuerza de la FAO reside en sus acuerdos de asociación. Estos acuerdos constituyen el fundamento de la eficacia de la FAO como organización mundial, proporcionando recursos y una repercusión que la Organización no puede lograr por sí misma.


La FAO considera que ninguna institución puede alcanzar el éxito por sí sola en la lucha contra el hambre y la pobreza, y tiene el fuerte compromiso de seguir desarrollando su red de asociados.
Si han de alcanzarse las metas mundiales del desarrollo, es fundamental que los interesados principales, como la sociedad civil, las cooperativas, los Estados Miembros, las organizaciones intergubernamentales, los movimientos por la alimentación, las instituciones financieras, los estudiosos, las fundaciones y las instituciones de investigación, trabajen juntos. Los acuerdos de asociación no solo impulsan la labor de la FAO en la agricultura, la pesca, el sector forestal y la gestión de recursos naturales, sino que resultan vitales para la capacidad de la Organización de ocuparse de la cadena de valor de los alimentos desde la granja a la mesa.


El sector pecuario es amplio y variado. La ganadería es enormemente importante para la seguridad alimentaria, la salud y el medio ambiente del mundo. El sector aporta cerca del 43 % del producto interno bruto (PIB) agrícola mundial, que en algunos países asciende al 83 % del PIB nacional. El sector pecuario también crece con rapidez para satisfacer una demanda en vigorosa expansión de productos alimenticios de origen animal, aspecto que resulta importante.


Este crecimiento puede dar lugar a considerables beneficios socioeconómicos, como la mejora de los medios de vida, un desarrollo económico constante, mayor solidez y calidad de la seguridad alimentaria y mayor equilibrio en las necesidades nutricionales.


El sector pecuario contribuye igualmente a la resiliencia, ya que el ganado ayuda a las poblaciones a hacer frente a las catástrofes naturales y a los desórdenes internos proporcionando una fuente de alimentos, tracción animal, ahorros de emergencia e incluso transporte. No obstante, la expansión del sector se ve continuamente amenazada por peligros biológicos y abióticos que pueden propagarse por toda la cadena alimentaria. Entre estos pueden citarse los siguientes:


i) la transmisión de enfermedades del ganado a los seres humanos;
ii) la erosión de la diversidad genética de las poblaciones ganaderas;
iii) los problemas de medio ambiente y la contribución al cambio climático;
iv) una falta de tecnologías innovadoras en apoyo de los agricultores en pequeña escala;
v) una falta de suministros adecuados de alimentos para el ganado que a menudo da lugar al sobrepastoreo.

Los acuerdos de asociación son esenciales si la FAO tiene que superar con éxito estos desafíos y respaldar la contribución constante y vital del sector pecuario a la seguridad alimentaria mundial