FAO Home Page Waicent Free Text Search

Autoridades sanitarias y ganaderos de la frontera colombo - ecuatoriana unidos contra la aftosa

FAO lidera capacitación binacional sobre educación sanitaria

26 April 2013 - La formación de los pequeños productores busca, además de avanzar en el control progresivo de la fiebre aftosa, ganar terreno en la lucha contra el hambre y contribuir a la seguridad alimentaria de las familias que viven de la ganadería en esta región del continente.

Los productores y los gobiernos locales de las zonas de frontera entre Colombia y Ecuador analizaron en conjunto las pérdidas ocasionadas por la fiebre aftosa, la importancia de coordinar sus estrategias de control, incluyendo las campañas de vacunación masiva del hato a ambos lados de la frontera con el fin de reducir el riesgo de presentación de la enfermedad y avanzar con paso firme hacia su erradicación en la región Andina.

Este es el objetivo de las nuevas campañas de educación sanitaria que se iniciaron en el territorio limítrofe colombo - ecuatoriano, a través de un trabajo conjunto entre la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (AGROCALIDAD) y el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a través del Proyecto Regional Integrado para el Control Progresivo de la Fiebre Aftosa.

Sin embargo, lograr que se tome conciencia sobre la problemática de la fiebre aftosa y su control tiene una repercusión que va más allá de atender una situación que atañe a la sanidad animal, pues a través de la educación sanitaria, se comparten conocimientos que permiten entender que la enfermedad no solo afecta al animal sino que tiene un impacto sobre los ingresos de los productores, la comercialización y el consumo de sus productos, y por lo tanto, busca contribuir en la consolidación de acciones para reducir los niveles de pobreza y mejorar la seguridad alimentaria de las familias que dependen de la actividad ganadera.

La franja fronteriza entre Colombia y Ecuador se caracteriza por tener dos condiciones sanitarias diferentes. Por el lado de Colombia con una zona reconocida internacionalmente como libre de fiebre aftosa con vacunación y en territorio ecuatoriano, una zona que avanza en la fase de erradicación, sin presentación de signos clínicos pero con circulación viral de tipo endémico.

Este entorno sanitario heterogéneo obliga a que las acciones binacionales sean coordinadas en cuanto a vigilancia seroepidemiológica activa y pasiva, control a la movilización, consolidación de inventarios ganaderos y un trabajo permanente con los productores ganaderos.

Estos aspectos se abordaron en el marco del Taller para Formación de Educadores Sanitarios para el Despliegue de Campañas de Educación Sanitaria en Frontera, que se realizó en la ciudad de Ipiales, Colombia, en donde funcionarios de los Servicios Veterinarios fueron formados en el manejo de herramientas eficaces para compartir conocimientos sobre fiebre aftosa con la comunidad ganadera.

Como parte de la actividad académica, los conocimientos fueron trasladados a los productores a través de un proceso de capacitación que involucró también a sus familias y trabajadores de los predios de la frontera.

Pese a que la fiebre aftosa en la zona limítrofe entre Colombia y Ecuador no se registra desde 2009 por el lado colombiano y desde 2011 por el ecuatoriano, es claro que la educación sanitaria es fundamental para garantizar que los ganaderos y otros actores de la cadena de producción en la región mantengan vivos sus conocimientos sobre la enfermedad e incorporen en sus actividades buenas prácticas ganaderas y sanitarias que la contrarresten.

"Buscamos que el despliegue de las respectivas campañas fortalezca la ruta hacia la erradicación en territorio ecuatoriano y reduzca el riesgo que significa para Colombia la vecindad con Ecuador. Este trabajo conjunto es un gana - gana para los dos países y para la región", dijo Leopoldo del Barrio Oficial del Proyecto Regional para el Control Progresivo de la Fiebre Aftosa de la FAO.

En la zona de frontera la ganadería es la principal fuente de sustento, la mayoría de sus productores son pequeños y predomina la agricultura familiar. La presencia de la fiebre aftosa en el pasado ha sido devastadora para las economías regionales que se han visto rezagadas por la imposibilidad de movilizar y de comercializar sus animales en el mercado local, reduciendo de manera drástica el ingreso para los productores y poniendo en juego su seguridad alimentaria.

Durante la construcción de las campañas se hizo una caracterización de los productores de la región y se identificaron los comportamientos esperados, entre otras variables, a fin de elaborar la Estrategia de Comunicación que incorpora un conjunto de materiales y un Paquete Pedagógico Multimedial que cuenta con material impreso y videos sobre los signos clínicos de la fiebre aftosa y las medidas de bioseguridad que deben ser aplicadas en los predios ganaderos para reducir el riesgo de la enfermedad.

La ganadería aporta el 1,7% del Producto Interno Bruto (PIB) colombiano, que representa a su vez el 53% del PIB pecuario y el 20% del PIB agropecuario. Según datos del Banco Central del Ecuador en 2011, el sector pecuario aportó cerca de un 36,8%, con una contribución predominante de las cadenas avícola y porcina (23/1%), seguido por la cadena láctea (8,3%) y el sector de carne bovina (5,4%). Estas cifras demuestran la relevancia de esta actividad para las dos economías.

 

Click to see larger photo

Click to see larger photo

Click to see larger photo


Ver mas videos en el canal del proyecto (youtube)

Contact

Comments: AGA-Webmaster