Suplementación:
Suplementos Alimenticios para Rumiantes
 

Objetivos

El objetivo es compensar las deficiencias de las raciones ingeridas por los rumiantes mediante la adición de suplementos alimenticios ricos en energía, nitrógeno o minerales. La meta es satisfacer los requisitos de mantenimiento y producción del hato para hacer la ganadería más económica.

Suplementación de ganado en un poblado Senegalese. Foto: Yasmina Lemoine
El aporte de suplementos se da de dos formas complementarias que compiten por el mejoramiento de la nutrición energética, de nitrógeno y mineral del hato:
a) adición significativa de nutrientes específicos a los animales;
b) eficiencia mejorada de la flora microbiana del rumen para digerir el forraje.
 

Técnicas

La mayor parte de las áreas ganaderas en dehesas, praderas o zonas agro-pastoriles, muestran grandes variaciones en la cantidad disponible de recursos forrajeros tanto en la distribución temporal (espacial o interanual) como espacial. La capacidad de los animales para separarse en las pasturas para buscar el alimento por sí mismos, gracias a su movilidad y comportamiento de forrajeo y su habilidad fisiológica para utilizar y reconstituir sus reservas corporales, no son siempre suficientes para asegurar la continuidad de su buena salud, su capacidad reproductiva o las producciones esperadas por los granjeros. Apelar a la adición de suplementos es un fenómeno que sucede en un contexto con objetivos bien definidos de crianza de animales.

En regiones tropicales, el forraje es con mucha frecuencia deficiente en nitrógeno y ciertos minerales, particularmente fósforo, cobre y zinc (y, en ciertas áreas, azufre, selenio o cobalto). El sodio también es deficiente pero los granjeros a menudo tienen prácticas tradicionales de salado. También debe anotarse que en regiones semi-áridas y áridas, los granjeros practican el salado para la preservación: hay una trashumancia estacional hacia un área en la que los animales encuentran minerales naturales, bien sea en depósitos del suelo, en el agua con altos contenidos minerales o en plantas halofíticas que, además de sodio, pueden proveer azufre y magnesio.

La escogencia de un suplemento depende del conocimiento suficiente del calendario de forrajeo y de la calidad de las raciones, particularmente la diagnosis de los desequilibrios cualitativos y cuantitativos entre los recursos y los requerimientos del hato. También se apoya en un inventario con cálculos (calidades, precio de retorno al granjero) de los recursos alimenticios o de los suplementos accesibles y, de ser posible, en referencias obtenidas en condiciones similares que hagan factible predecir la respuesta del ganado a la adición de suplementos.

La prioridad es asegurar la adición adecuada de nitrógeno y minerales de los microbios del rumen, a partir de la cual el animal hospedero obviamente se beneficia. Los suplementos de nitrógeno pueden ser aportados con cualquier alimento proteínico, como por ejemplo tortas de soya, semillas de algodón, residuos cerveceros, etc. y la cantidad a adicionar dependerá del contenido de material nitrogenado digerible en el producto. Estos alimentos también aportan energía. Además, el nitrógeno puede ser agregado en forma no proteica, generalmente urea. El uso es optimizado cuando ésta se limita a energía fácilmente digerible, como por ejemplo melazas: en la actualidad se utilizan diferentes formas de mezcla urea-melazas y minerales de lamido (ruedas de lamido) o bloques sólidos en los países que producen caña de azúcar.

Más generalmente, la adición de nitrógeno y minerales está ligada al aporte de energía si los objetivos requieren un suplemento energético: este es el caso particular para el ganado utilizado para el arado, la producción de leche o la producción intensiva de carne.

Por lo tanto, las tortas de soya o de semillas que aportan energía están vinculadas con el suplemento de nitrógeno no proteínico, bien sea a partir de cereales (raramente las semillas mismas) o en grandes cantidades de melazas.

La adición de suplementos también incluye la utilización de residuos de cosechas o cultivos forrajeros específicamente manejados para proveer un suplemento alimenticio para animales específicos durante períodos críticos: hojas de verduras, bancos forrajeros de arbustos leguminosos (Leucaena sp., Gliricidia sp., Calliandra sp.) o hierbas altas tales como el pasto elefante (Pennisetum purpureum).

Los suplementos minerales también pueden aportarse con el forraje al usar fertilizantes: este es el caso especialmente con el fósforo, incluyendo el uso de fosfatos de calidad mediocre que lentamente se vuelven solubles (fosfatos naturales). De otra forma, los minerales son adicionados directamente a los animales en piedras para lamer, o en forma de oligoelementos (cobre, zinc) en "pellets" puestas en el rumen. La introducción de minerales al agua de beber conlleva el riesgo de envenenamiento.
 

Costos

La estrategia usual es usar principalmente recursos locales provenientes de la granja y de las áreas adyacentes, de las agroindustrias regionales y nacionales, etc. Cualquiera que sea el producto y el método de uso, se deben tener en cuenta, además del valor de mercado de los suplementos, los costos de transporte, almacenamiento y distribución que, de implementarse a gran escala, necesitarán una logística y una organización de mercadeo que a menudo tienen que crearse desde cero en los sistemas agrícolas ganaderos.

El retorno de la inversión en insumos depende en gran medida de las posibilidades de mercadeo de los productos obtenidos y de la relación de los precios entre los suplementos alimenticios y los productos animales.
 

Sistemas Ganaderos Enfocados

La adición de suplementos se practica:

Sistema de Pastoreo

PGA PGS1 PGS2 PGS3 PGH1 PGH2 PGH3 PGT1 PGT2 PGT3
S S S S S S S S S S

Sistema Mixto

MPC MRC MCA MAG MEF
S S S S S

Sistema Industrial

PAI PAV PPI PRE PLU MAT CUR PLI
N N N N N N N N

Los niveles de restricción alimentaria y su naturaleza estacional, objetivos de producción, disponibilidad de suplementos alimenticios y consideraciones económicas (costo-beneficio) determinan la estrategia y las técnicas de aporte de suplementos.
 

Impacto

Contexto de Aplicación

Seguimiento: Indicadores EIR


Referencias

La complémentation minérale. Fiche technique d’élevage tropical n° 9. Ministère français de la coopération et du développement, septembre 1990.

La complémentation minérale. Fiche technique d’élevage tropical n° 12. Ministère français de la coopération et du développement, décembre 1990.

[Inicio de la Caja de Herramientas sobre Ganadería y Medio Ambiente]