FAO index page FAO index page
Print this page | Close
Cerdo Ibérico - local breeds for high quality ham in Spain (Dietze; FAO)

Cerdos y recursos zoogenéticos


El sector comercial de la producción porcina está dominado en la actualidad por un número limitado de razas, todas ellas originadas en Europa o América del Norte en el siglo XVIII. El sistema de suministro del mercado por las organizaciones dedicadas a la producción de reproductores ha quedado ampliamente consolidado y los proveedores internacionales de animales de reproducción son pocos.


Para maximizar el rendimiento de los animales de cebo, en países con producción intensiva de cerdos se han implantado programas de mejoramiento de híbridos. La preferencia de los consumidores por la carne de cerdo magra, como en el mundo occidental, y las necesidades de las crecientes poblaciones urbanas han hecho que aumenten los niveles de calidad de la canal que se consideran aceptables para que los criadores de cerdos puedan participar en la cadena de comercialización porcina mundial. Como resultado, el sistema comercial actual está basado en esta limitada variedad genética.


Por otro lado, los pequeños productores crían principalmente razas locales adaptadas a condiciones y recursos alimenticios particulares, cuya rusticidad las hace ideales para los sistemas de producción de bajo costo. Dado que la mayor parte de la diversidad genética de los cerdos domésticos (Sus scrofa domestica) reside en las razas locales, la pérdida de recursos genéticos ha sido muy acusada en los últimos 50 años, en correspondencia con la intensificación de la producción porcina. Los intentos destinados a introducir razas utilizadas en la producción comercial de cerdos en las unidades de producción a pequeña escala a menudo han fracasado por la falta de insumos necesarios.


Con los nuevos retos para la agricultura mundial derivados del cambio climático y la disminución de los recursos naturales a disposición, la necesidad de preservar la diversidad genética es crucial. El sector porcino ha de adaptarse a los patógenos emergentes, así como a temperaturas más altas y fenómenos meteorológicos extremos y los consiguientes cambios en la disponibilidad de alimentos.


Mejorar la diversidad genética de los cerdos con características que no sean exclusivamente la elevada fertilidad y ganancia de peso diaria que se persiguen en la actualidad hará que los programas de mejora genética puedan hacer frente a los diferentes desafíos emergentes.