FAO index page FAO index page
Print this page | Close
Pigs at a farm in Vietnam (Porphyre; CIRAD)

Cerdos y la salud humana


Dado que la producción porcina y el consumo de carne de cerdo tienen un impacto directo sobre la salud humana, para maximizar los beneficios del sector y minimizar las posibles amenazas para el bienestar humano es preciso aplicar un enfoque integral, en línea con el enfoque “Una sola salud”.


La capacidad del Sus scrofa para convertir en proteínas los subproductos y los residuos procedentes del hogar o de la elaboración de alimentos se ha aprovechado desde que el animal fue domesticado por primera vez. Esta forma de "reciclaje" de nutrientes representa una fuente importante de proteínas de alta calidad que tiene además un rol significativo en la seguridad alimentaria del hogar. Las proteínas y micronutrientes con alta biodisponibilidad en la carne de cerdo mejoran la adecuación nutricional de las dietas basadas en vegetales siempre que se añadan en cantidades razonables.


Los riesgos para la salud humana pueden estar relacionados con los procesos de producción o con el consumo de carne de cerdo y productos derivados del cerdo. Es motivo de especial preocupación la interacción entre cerdos y seres humanos y la variedad de agentes patógenos que causan enfermedades en uno u otro grupo o en ambos. La transmisión puede producirse por contacto directo entre animales y seres humanos, si bien el sacrificio, la elaboración y el consumo también ofrecen posibilidades de infección.


Los riesgos para la salud humana derivan también de la acumulación en las canales de cerdo de sustancias tóxicas ingeridas con los alimentación. Las dioxinas son un ejemplo clásico de sustancias potencialmente cancerígenas cuyo ingreso en la cadena de producción de alimentos para los animales es necesario impedir para evitar que alcancen niveles nocivos en el producto consumido.