ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN - ayudar a construir un mundo sin hambre
FAO

Maquinaria, herramientas y equipos

4. Arados, cinceles y subsoladores para tracción animal (TA)
El arado en sus diferentes formas, ya sea como arado de palo o como arado de vertedera, es probablemente la herramienta más conocida para la preparación del suelo, usado tanto en países desarrollados como en los países en desarrollo. No existe otra herramienta que simbolice el desarrollo agrícola como el arado. Sin embargo, bajo la agricultura de conservación pueden ser necesarias algunas operaciones de labranza especiales que serán discutidas brevemente. Es necesario remarcar que estas herramientas en la agricultura de conservación pueden desaparecer como implementos comúnmente usados.

Lámina 3.
Labranza primaria para abrir el suelo dando lugar a la pérdida de humedad y una mayor infestación de malezas. (T. Friedrich).
El arado es usado principalmente para la labranza primaria: abrir el suelo con el objetivo de aflojarlo para facilitar la penetración de las raíces y cortar y enterrar las malezas. El arado puede ser tirado por uno o más pares de burros o bueyes.

Las desventajas del arado incluyen:
  • Al inicio de la estación lluviosa son necesarios animales fuertes para tirar del arado mientras que en ese momento los animales están débiles.
  • La repetición de la arada a la misma profundidad puede crear el piso de arado o capa compactada.
  • Invertir el suelo completamente da lugar a la pérdida de humedad por evaporación.
  • La arada lleva semillas de malezas desde las capas más profundas a la superficie del suelo y al mismo tiempo se entierran semillas frescas dando lugar que a largo plazo haya una mayor infestación de malezas.
El diseño del arado de vertedera, o sea su tamaño y forma, determina la cantidad de residuos de cultivos que queda sobre la superficie y la parte que es mezclada con el suelo. Cuanto más grande y más curvada es la reja mayor será la cantidad de residuos que es enterrada en el suelo y, por lo tanto, son menos los residuos que quedan en la superficie. Como una primera etapa para el pasaje de la arada convencional a la agricultura de conservación los agricultores podrían optar por implementos de dientes, tales como el cincel o el cultivador.

Los cinceles o rippers tienen rejas metálicas agudas, que pueden ser colocadas en el bastidor del arado (Moeller, 1997). Por lo general, los agricultores que desean evitar la arada en la labranza mínima o reducida, usan los cinceles.
Lámina 4.
Arrancador para tiro animal. (T. Friedrich).

Lámina 5.
Arrancador "Magoye" con sembrador adjunto: una herramienta popular en África del Sur y del Este. (J. Kienzle).
También pueden ser usados para romper pisos de arado u otras capas impermeables como costras.

Sus desventajas incluyen:
  • Pobre control de malezas.
  • Para su bien funcionamiento requiere una condición adecuada del suelo (friable o más seco).
  • Los residuos y la vegetación sobre la superficie obstruyen el implemento
  • Levanta piedras y terrones.
Los subsoladores son usados para romper capas de suelo duras o compactadas; el objetivo es mejorar la infiltración de agua y la penetración de las raíces. Pueden ser agregados al bastidor del arado común y también pueden ser usados para romper el suelo seco. Su punta se coloca debajo del estrato compactado y puede ser usado hasta profundidades de 25-60 cm. Con tracción animal la profundidad máxima del cincel es de cerca de 30 cm. Por esta razón no es posible hacer un buen subsolado con animales de tiro con el arado de cincel y solamente pueden ser trabajados estratos compactados superficiales.
Lámina 6.
Los arados de cincel usados para trabajos profundos con tiro animal deben ser angostos y puntiagudos. A la derecha: equipo para subsolador para un arado tradicional; a la izquierda, "Magoye ripper". (T. Friedrich).

¿Preguntas? Escriba al Webmaster                                                                                      © FAO 2014