FAO.org

Inicio > Archivo > Desde el terreno > Noticias

Un proyecto de la FAO combate la desertificación en Uruguay

18/09/2013 10:00 - 

El 6,8 % del territorio uruguayo sufre erosión de intensidad moderada y el 2% de intensidad severa. El país está trabajando para disminuir el riesgo de desertificación de las tierras, ya que la sequía afecta particularmente a San José y Canelones, donde se produce la mayor parte de las frutas y verduras que se consumen en el país.

Si bien Uruguay no tiene desiertos y tierras semiáridas, el proceso de desertificación y degradación de suelos se puede producir en cualquier ecosistema terrestre. Por ello, Uruguay integra la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (UNCCD). En este contexto, la FAO desarrolló entre enero y mayo de 2013 un proyecto para analizar la situación actual de la degradación de tierras en todo Uruguay junto con el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

Aelita Moreira, consultora nacional, explica que los objetivos planteados por el proyecto fueron la realización de un inventario rápido y diagnóstico biofísico y socioeconómico sobre la degradación de tierras, así como también la realización de consultas a la comunidad, para lo cual se llevaron a cabo talleres en Canelones, Paysandú y San José.

Consultada sobre la cantidad de personas que se ven afectadas por los procesos de desertificación y degradación de las tierras y por la sequía en Uruguay, la experta afirmó que "más de 1.800 personas que viven de la actividad rural para su subsistencia se encuentran afectadas en el área rural por procesos de degradación de tierras y erosión severa".

Si bien la sequía es generalizada en todo el país, los departamentos más afectados en las últimas dos sequías fueron los del suroeste y centro del país y en particular los de San José y Canelones, ambos hortifrutícolas, donde se produce la mayor parte de las frutas y verduras que se consumen en Montevideo y en el sur del país. En San José es significativa la producción de quesos y lechería a pequeña escala.

Moreira sostiene que en estos departamentos, las frutas y verduras son producidas por agricultores familiares que se dedican a esta actividad desde hace muchos años y es común que la familia entera esté vinculada al trabajo en la chacra. "La sequía que ha azotado estos departamentos les ha impedido poder llevar a cabo sus cultivos".

Sobre la posibilidad de combatir la desertificación en un país altamente ganadero, la asesora considera que "la desertificación puede ser mitigada mediante medidas de apoyo a los productores, con raciones, colaborando con fuente y distribución de agua en los predios, y tratando de recomponer la composición florística de la pradera natural".

Desertificación

Las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas se encuentran entre los ecosistemas más frágiles del mundo. Las tierras secas cubren alrededor del 30 por ciento de las tierras emergidas en el mundo y están habitadas por 900 millones de personas de las cuales una gran proporción se encuentra entre las más pobres del mundo. Varias fuerzas contribuyen a la degradación de los recursos en estas zonas, incluyendo las variaciones climáticas, la utilización de las tierras y las actividades agrícolas que se han vuelto inapropiadas como resultado del incremento de la densidad de población.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD, junio de 1992) definió la desertificación como "la degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas que resultan de varios factores incluyendo las variaciones climáticas y las actividades humanas". Como consecuencia de las tareas de la CNUMAD, en 1997 se firmó la Convención de lucha contra la desertificación en los países afectados por sequía grave o desertificación, en particular en África.

FAO Office: FAO Uruguay
Country: Uruguay