FAO.org

Inicio > Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura > Visión general > Cómo trabajamos

Cómo trabajamos

La biodiversidad para la alimentación y la agricultura constituye uno de los recursos más importantes de la Tierra. Miles de especies y su variabilidad genética conforman el entramado de la vida y son indispensables para adaptarse a las nuevas condiciones, incluido el cambio climático. La Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura tiene el compromiso de conservar la biodiversidad para la alimentación y la agricultura y promueve su uso sostenible en aras de la seguridad alimentaria y del bienestar y el desarrollo humanos en todo el mundo, para las generaciones actuales y futuras.

 

La Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura es el único órgano intergubernamental permanente que se ocupa específicamente de la diversidad biológica para la alimentación y la agricultura. Tiene por objetivo alcanzar un consenso internacional sobre las políticas encaminadas a la utilización sostenible y la conservación de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura, así como la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su uso.

La Comisión inicia, supervisa y orienta la preparación de evaluaciones sectoriales e intersectoriales mundiales de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura, en las que se aborda el estado de la biodiversidad y los recursos genéticos en los respectivos sectores, junto con sus usos, los factores que contribuyen a su erosión y los desafíos y oportunidades que existen para su conservación y utilización de forma sostenible en aras de la seguridad alimentaria y la nutrición. Las evaluaciones mundiales se preparan mediante procesos participativos impulsados por los países.

Para hacer frente a las principales lagunas y desafíos determinados en las evaluaciones mundiales, la Comisión podrá acordar respuestas normativas, por ejemplo, planes de acción mundiales a través de los cuales los gobiernos se comprometen a tomar medidas para promover la conservación y la utilización sostenible de la biodiversidad y los recursos genéticos en los sectores respectivos. La aplicación de estos instrumentos normativos es vigilada por los países a través de la Comisión, la cual, basándose en los resultados de su puesta en práctica, produce nuevas evaluaciones mundiales de los sectores cada diez años aproximadamente.