FAO.org

Inicio > En acción > Programa España-FAO para América Latina y el Caribe > Noticias > Ver
Programa España-FAO para América Latina y el Caribe

La capacitación: clave para la alimentación saludable

Israel Ríos-Castillo, Oficial de Nutrición de la FAO, destaca la importancia de la educación nutricional y presenta nuevo curso virtual sobre políticas públicas contra la malnutrición.

Israel Ríos

La educación nutricional, las experiencias de políticas públicas de seguridad alimentaria y las estrategias para enfrentar la malnutrición, el sobrepeso y la obesidad en la región serán los componentes principales del curso virtual con tutor “Promoción y Uso de Alimentos Saludables, ofrecido por el Núcleo de Capacitación en Políticas Públicas de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

El curso es destinado a técnicos, profesionales y académicos relacionados con la seguridad alimentaria y nutricional, tiene una duración de 9 semanas y recibirá inscripciones hasta el 27 de febrero de 2019.

En esta entrevista, Israel Ríos-Castillo, Oficial de Nutrición que trabaja en laOficina Subregional de la FAO para Mesoamérica, apunta los desafíos, propuestas y objetivos de la organización en la lucha contra el hambre y la malnutrición, y repasa los contenidos que ofrecerá el curso virtual.

¿Qué aporta el enfoque de “alimentación saludable” impulsado por la FAO a las políticas y planes de seguridad alimentaria de los países?

La alimentación es un acto común para toda la población, todos necesitamos comer ya sea para satisfacer la sensación de hambre, como acto social o por motivos de celebración. Sin embargo, hoy la alimentación ha adoptado modelos más rápidos, económicos y de conveniencia, que reemplazan los antiguos patrones de alimentación y preparación de los alimentos. Estos cambios, en parte impulsados por una fuerte campaña de comunicación de los productos procesados, no implican necesariamente una alimentación saludable. Muy por el contrario, los actuales modelos de alimentación incluyen productos con alto contenido de grasas, azúcares y sal, así como de bebidas azucaradas, que dañan nuestra salud y nuestro organismo. De hecho, se sabe que la mala alimentación, junto con la falta de actividad física, contribuyen al desarrollo de distintas enfermedades, al crecimiento de la obesidad, la diabetes, la presión alta, los problemas del corazón e incluso de algunos tipos de cáncer.

Esto coloca en discusión cuáles deben ser los modelos de alimentación más adecuados que debe seguir la población en cada país. El apoyo de la FAO en estos temas busca sensibilizar, proponer cambios y, en última instancia, transformar los sistemas alimentarios para hacerlos más sostenibles y sensibles a los problemas nutricionales, a fin de alcanzar una región sin hambre y sin malnutrición antes de 2030, como ha sido acordado en la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Cuáles son los desafíos de la región en relación a desnutrición y malnutrición?

La región ha logrado reducir el hambre, prueba de ello es que cumplió con las metas de los objetivos de desarrollo del milenio al 2015. Sin embargo, la mala alimentación ha ganado terreno y actualmente uno de cada tres latinoamericanos presentan una, dos o más formas de malnutrición, incluyendo la desnutrición infantil, las deficiencias de micronutrientes, el exceso de peso o las enfermedades relacionadas con la mala alimentación.

Sin duda alguna, acabar con esta situación, que denominamos de doble o triple carga de malnutrición, requerirá un mayor compromiso político, mayor inversión, capacitaciones técnicas y medición de la situación, en particular en los sectores más desfavorecidos. Esto requiere además repensar el actual sistema alimentario y cómo, mediante acciones de políticas públicas desde los estados, se logra mayor disponibilidad y acceso a los alimentos saludables, en particular alimentos como frutas, vegetales y hortalizas frescas, mientras se educa a la población para reconocer los alimentos no saludables.

En relación a este punto, hay que destacar la importancia de las escuelas en la lucha contra el hambre y la malnutrición, para incluir la seguridad alimentaria y la educación nutricional desde la formación docente, en la malla curricular y de manera transversal en los programas y políticas de alimentación escolar.

¿Por qué es importante capacitarse en estas materias?

Promover la alimentación saludable requiere no solo saber qué comer, involucra además contar con herramientas que motiven y permitan la adopción de hábitos alimentarios y estilos de vida saludables. Asimismo, las intervenciones deben ser vistas desde un paradigma holístico e integrador, es decir, considerar al individuo, pero también su contexto, su círculo familiar y sobre todo su ambiente alimentario. Esto requiere contar con marcos normativos y políticas públicas desde los estados, acciones a nivel de las comunidades, en los círculos sociales, en las escuelas, en la familia y en el individuo, facilitando cambios permanentes. El curso permitirá conocer todo esto, le brindará herramientas a los estudiantes para planificar, diseñar, validar, mejorar, implementar, monitorear y evaluar intervenciones de fomento a la alimentación saludable, que van desde la implementación de políticas públicas hasta acciones a nivel de los individuos.

El curso virtual con tutor “Promoción y Uso de Alimentos Saludables” tiene un arancel de USD 300, y recibirá inscripciones hasta el 27 de febrero de 2019. El curso se dictará desde el 6 de marzo hasta el 7 de mayo de 2019.

Clic aquí para inscribirse al curso.