Español || Français
    AQUASTAT Home      FAO Water FAO Land & Water FAO Natural Resources About us
   
   arrow AQUASTAT Home
   
   arrow Databases
 
   arrow Countries, regions, river basins
 
   arrow Climate info tool
   arrow Water resources
   arrow Water uses
   arrow Irrigation water use
   arrow Global map of irrigation areas
   arrow Wastewater
 
   arrow Spatial data, tables, maps
   
   arrow Publications
   arrow Glossary
 
 
 
 
 
 
     
Bolivia (Estado Plurinacional de)

Año: 2014 Fecha de revisión:-- Tipo de revisión: --

Informe regional: --

Version PDF:
--

Mapa y presas:

Tablas y figuras:

Hoja y H2O:
Cláusula de exención de responsabilidad


Geografía, clima y población

Geografía

El Estado Plurinacional de Bolivia, situado en el Hemisferio Sur del continente americano, está comprendido entre los paralelos 10°23' y 22°53' S de latitud y entre los meridianos 69°28'y 57°33' W. Limita al norte y al este con Brasil, al sur con Argentina y Paraguay, al oeste con Perú y Chile. La superficie total del país es de 1 098 580 km2 (Tabla 1). En 2011 se cultivaban 4 055 000 ha (3 836 000 ha en cultivos temporales y 219 000 ha en permanentes) de una superficie cultivable estimada en unas 25.9 millones de ha. Política y administrativamente, el territorio está dividido en nueve departamentos (Beni, Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Oruro, Pando, Potosí, Santa Cruz, Tarija). El Estado tiene una capital administrativa, La Paz, y una capital constitucional, Sucre.


El macizo de los Andes en el Estado Plurinacional de Bolivia están compuestos por dos Cordilleras paralelas: la Cordillera Occidental y la Cordillera Oriental. Entre estas dos cordilleras se sitúa el Altiplano (254 392 km2), una depresión relativamente llana, compuesta fundamentalmente por depósitos procedentes de la erosión hídrica y eólica de las montañas circundantes, con una altitud que varía entre los 3 600 y los 4 000 m y que sólo se ve interrumpida ocasionalmente por pequeñas elevaciones. Al este de la Cordillera Oriental se sitúa la Región de los Valles (160 162 km2), compuesta en el norte por una zona de selva húmeda con valles profundos y escarpados acantilados, denominada Yungas y al sur por fértiles valles poco encajados con pendientes suaves y altitudes entre los 1 800 y casi 3 000 m. En estos últimos se encuentran las denominadas ciudades jardín de Cochabamba, Sucre y Tarija. El Oriente (684 007 km2), en la zona norte y este del país, está compuesto por llanos aluviales, grandes zonas inundables, zonas húmedas, sabana y bosque tropical. En su extremo sur se encuentra el Chaco boliviano.

Clima

El Estado Plurinacional de Bolivia posee una graduación de la temperatura que varía desde las tierras bajas ecuatoriales hasta el frío ártico. En los Andes, la temperatura y la lluvia varían fundamentalmente con la altitud y los vientos fríos barren el Altiplano con escasa variación entre el verano y el invierno. Las temperaturas medias varían entre 7 y 11 °C, pero las temperaturas en invierno son inferiores a los 0 °C, con noches frías durante todo el año. Más al norte, el Lago Titicaca tiene un importante efecto moderador sobre las temperaturas. La lluvia es escasa y proveniente en su mayor parte de las tormentas de verano que se producen entre diciembre y enero. La precipitación anual media varía de 300 mm en el Altiplano Sur a 550 mm en el Altiplano Norte.

En contraste con los cielos despejados y el ambiente claro del Altiplano, las nubes húmedas procedentes de la Amazonia llenan los valles de las Yungas a lo largo del año, dejando una atmósfera húmeda. Las temperaturas medias en este área varían entre 16 y 19 °C; la precipitación media es de 1 350 mm anuales, con más intensidad entre los meses de diciembre y febrero. Los Valles del sur tienen menor precipitación que las Yungas y temperaturas más cálidas.

En los bajos llanos del Oriente el clima es cálido (temperaturas medias entre 23 y 25 °C en el sur y 27 °C en el norte). Los vientos fríos ocasionales, llamados surazos soplan desde el sur, cargados con arena y polvo, bajando las temperaturas de una forma repentina. La precipitación media varía de 1 000 a 1 750 mm del sur al norte respectivamente, con un marcado máximo en los meses de diciembre y enero.

La región más seca está ubicada en el sudoeste del país con valores inferiores a 100 mm de lluvia al año y las precipitaciones aumentan hacia el oriente del país, donde se tienen valores hasta 1 700 mm/año. En el Pando, el departamento septentrional del país, la precipitación alcanza valores de 2 200 mm La región del Chapare registra la precipitaciones más abundantes en el país, por encima de los 5 000 mm.

En el Estado Plurinacional de Bolivia la temporada de lluvia se concentra en unos pocos meses al año y, a menudo, trae inundaciones que provocan graves daños a los cultivos, mientras que en los otros meses, la sequía puede ser un problema igualmente grave. El impacto de los desastres naturales como inundaciones y sequías son conocidos como el fenómeno del “Niño y la Niña”. En los últimos años el Niño y la Niña se han intensificado considerablemente, agravando aún más la situación y causando pérdidas económicas de alrededor del 20 por ciento del PIB.

Población

En 2012 la población total del país ascendía a 10 248 000 habitantes, de los cuales el 33 por ciento era población rural (Tabla 1). La densidad de población es de 9 habitantes/km2. Durante el período 2002-2012, la población creció con una tasa promedio del 1.7 por ciento anual.

In 2012, el 88 por ciento de la población tenía acceso a fuentes mejoradas de agua potable (96 y 72 por ciento en áreas urbanas y rurales respectivamente). La instalación sanitaria mejorada abarca al 46 por ciento de la población (58 y 24 por ciento en áreas urbanas y rurales respectivamente).

Economía, agricultura y seguridad alimentaria

En 2012, el PIB nacional ascendía a 27 0359 millones de $EE.UU. La contribución de la actividad agrícola al PIB nacional ha bajado desde el 17 por ciento del total de la economía en 1991 al 13 por ciento en 2011.

En 2012, la población total económicamente activa es de 5.1 millones de habitantes o 49 por ciento de la población total del país. La población total económicamente activa en la agricultura es de 2.1 millones de habitantes (41 por ciento de la población total económicamente activa) de los cuales el 42 por ciento son mujeres.

La agricultura campesina, que se concentra principalmente en las regiones altiplánicas y valles, abarca más del 40 por ciento de la superficie cultivada del país e involucra cerca del 80 por ciento de la población rural.

Hay una estrecha relación que vincula el acceso al agua con las condiciones de pobreza de la población. La mayoría de la población boliviana se dedica a la agricultura y ganadería, actividades directamente afectadas por las variaciones y disminuciones en la disponibilidad y calidad de agua.

Recursos hídricos

Recursos hídricos superficiales y subterráneos

La precipitación media anual en el Estado Plurinacional de Bolivia es de 1 146 mm, que suponen un aporte de 1 259 km3/año. Los recursos hídricos internos renovables (RHIR) se estiman a 303.5 km3/año (Tabla 2). El sistema hidrográfico se divide en tres grandes vertientes:

  • Amazonas, cubriendo el 66 por ciento de la superficie total del país, con los siguientes ríos principales: Madre de Dios, Orthon, Abuna, Beni, Grande, Mamoré e Itenez
  • Plata, cubriendo el 20 por ciento de la superficie total del país, con los siguientes ríos principales: Pilcomayo, Bermejo, San Juan y Paraguay
  • la Cuenca cerrada del Altiplano, cubriendo el 20 por ciento de la superficie total del país, con los siguientes ríos principales: Desaguadero, Lago Titicaca, Poopó, Salares de Uyuni y Coipasa


El río Madera (Madeira) en la cuenca del Amazonas, que fluye hacia Brasil, se origina por medio de 4 ríos principales: Madre de Dios, Beni, Mamoré e Itenez. Las entradas del río Madre de Dios desde Perú al Estado Plurinacional de Bolivia se estiman en 259 km3/año. El río Guapore/Itenez tiene su origen en Brasil y posteriormente pasa a ser la frontera entre Brasil y el Estado Plurinacional de Bolivia, del cual 7.5 km3/año se contabiliza para el Estado Plurinacional de Bolivia. El río Paraguay, en la cuenca del Plata, proveniente de Brasil forma frontera con el Estado Plurinacional de Bolivia tan solo durante 35 km antes de entrar en Paraguay y por lo tanto no se contabiliza ningún flujo para el Estado Plurinacional de Bolivia. El lago Titicaca está en la frontera con Perú en la cuenca cerrada del Altiplano con un flujo contabilizado en 4 km3/año. Esto hace que el flujo que entra o tiene frontera con el país sea de 270.5 km3/año.

Las salidas de agua superficial hacia países fronterizos se estima en 566.02 km3/año de la siguiente manera: 550 km3/año a través del río Madera en la Cuenca del Amazonas hacia Brasil, 10.1 km3/año a través del río Bermejo en la cuenca del Plata hacia Argentina, y 5.92 km3/año a través del río Pilcomayo en la cuenca del Plata que pasa a ser la frontera entre Argentina y Paraguay.

En lo relativo a las aguas subterráneas, en la cuenca hidrogeológica del Altiplano se localizan una serie de acuíferos con descarga hacia el Lago Titicaca, el Lago Poopó y el Salar de Uyuni. Los que descargan hacia el Lago Titicaca presentan mejores condiciones hidrogeológicas y contienen volúmenes importantes de agua de buena calidad química. Esta calidad empeora en la región de Oruro y el Lago Poopó y en el área de influencia del Salar de Uyuni. En los Valles Interandinos, los acuíferos son de carácter libre en los aluviones de los valles tributarios y confinados en los depósitos lacustres y fluviolacustres. En los últimos años se ha intensificado la perforación de pozos para riego. Finalmente, en los Llanos y en el Chaco, el potencial subterráneo es muy variable. No se cuenta con un inventario de acuíferos a nivel nacional, ni volúmenes de almacenamiento y recarga a nivel integrado (Marka, 2012).

Ningún agua entrante o saliente está sometida a tratados. Por lo tanto, los recursos hídricos renovables totales reales son iguales a 574.0 km3/año, que es igual a los RHIR (303.5 km3/año) y las aguas que entran o tienen frontera con el país (270.5 km3/año).

El Estado Plurinacional de Bolivia es un país rico en agua, sin embargo la distribución y la accesibilidad de este recurso vital no son homogéneas y reflejan las diferencias geográficas que caracterizan el país.

Lagos y Embalses

Dentro de la cuenca endorreica del Altiplano se encuentra el Sistema Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar de Coipasa (Sistema TDPS), compuesto por los Lagos Titicaca y Poopó, el río Desaguadero que une los dos anteriores y el Salar de Coipasa. Este último representa un sistema endorreico separado, excepto en años húmedos que tiene conexión con el Lago Poopó. El Lago Titicaca tiene una superficie inundada de 8 400 km2, con un volumen embalsado de 932 km3 para la cota media del lago (3 810 m). El lago presenta una oscilación anual característica en torno a 1 m, con un máximo en abril y mayo y mínimo en diciembre-enero. En lo que respecta al Lago Poopó, para la cota 3 686 m ocupa una superficie inundada de 1 723 km2.

En 2010, la capacidad total de almacenamiento de los embalses es de 596 millones de m3. Tres embalses superan los 50 millones de m3 de capacidad, el Corani en el río Corani con 168 millones de m3, La Angostura en el río Sulty con 75 millones de m3 y el San Jacinto en el río Tolomosa con 50 millones de m3.

Los presas de Corani y el San Jacinto son las presas más importantes en el Estado Plurinacional de Bolivia desde el punto de vista de la generación hidroeléctrica y tienen como principal función la generación de energía eléctrica. Las dos siguiente presas hidroeléctricas en importancia son la presa Zongo en el río Coroico (3.2 millones de m3) y la presa Vila Chururuni en el río Chururuni (2.6 millones de m3), ambas en el departamento de La Paz.

Existe la posibilidad de construir una presa hidroeléctrica en el Angosto del Bala, que es una zona de transición entre lo que representa la zona del subandino con las llanuras amazónicas del país, cuyo potencial de generación seria el más importante del país, pero la obra está en debate, dado sus costos ambientales.

Asuntos internacionales relativos al agua

En 1969, Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay firmaron el Tratado de la Cuenca del Plata cuyo objetivo es afianzar la institucionalización del sistema de dicha Cuenca y mancomunar esfuerzos para promover el desarrollo armónico y la integración física de la misma y sus áreas de influencia directa. Puede ser considerado como precursor de lo que dos décadas después sería MERCOSUR. El Tratado y los instrumentos internacionales que derivaron de él, crearon y dieron funciones y competencia a los distintos órganos u organismos del Sistema (CIC, 2012):

  • Comité Intergubernamental Coordinador de los Países de la Cuenca del Plata (CIC): órgano ejecutivo, integrado por Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay, encargado de promover, coordinar y seguir la marcha de las acciones multinacionales para el desarrollo integrado de la Cuenca del Plata.
  • Comisión Binacional para el Desarrollo de la Alta Cuenca del Río Bermejo y el Río Grande de Tarija (Argentina y Bolivia)
  • Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del Río Pilcomayo (Argentina, Bolivia y Paraguay).
  • FONPLATA (Fondo Financiero para el Desarrollo de los Países de la Cuenca del Plata): creado en 1974 por Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay para actuar como órgano financiero del Tratado de la Cuenca del Plata.
  • Comité Intergubernamental de la Hidrovía Paraguay- Paraná (Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay): encargado de la navegación.
  • Acuífero Guaraní: en 2003 se acordó iniciar el “Proyecto para la Protección Ambiental y el Manejo Sostenible Integrado del Sistema Acuífero Guaraní (SAG)”, que será financiado por el GEF (Global Environment Facility), con el apoyo del Banco Mundial y la Organización de los Estados Americanos (OEA) (IICA, 2010).
  • Comisiones hídricas bi y trinacionales, etc.

El Tratado de Cooperación Amazónica (TCA) fue firmado en 1978 por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela. El objetivo principal del TCA es promover el desarrollo harmónico en el Amazonas, con el fin de permitir una distribución equitativa de los beneficios y mejorar la calidad de vida de los habitantes. A través del TCA se promovieron acuerdos bilaterales como la declaración que firmaron Bolivia y Brasil en 1988 en la que se enfatizaba la necesidad de prestar atención a los asuntos medioambientales en la región del Amazonas, y consiguientemente ambos países aprobaron un Programa de Acción Conjunta.

En 1995, los países miembros del TCA decidieron crear la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) y una Secretaría Permanente, valorizando de nuevo los principios y objetivos del TCA. OTCA adquirió validez legal en 1998 cuando los países miembros firmaron la Enmienda Protocolo del TCA que establecía la creación de la OTCA y la instalación de su Secretaría Permanente, establecida en Brasilia en 2002. En 2004, OTCA publicó un Plan Estratégico para los años 2004 - 2012 para la cuenca del Amazonas. En 2005, OTCA, con la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y con la financiación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés), firmaron el Proyecto de Manejo integrado y sostenible de los recursos hídricos transfronterizos de la cuenca del río Amazonas, considerando la variabilidad y el cambio climático, llamado también Proyecto GEF Amazonas. En 2010, los países miembros de la OTCA presentaron la nueva Agenda Estratégica de Cooperación Amazónica con un horizonte de implementación de 8 años.

Uso del agua

La evapotranspiración de los cultivos con riego es de 960 km3/año (ENA, 2008). Si consideramos una eficiencia del riego del 50 por ciento, obtenemos una extracción total para riego de 1 920 km3/año. La extracción hídrica total nacional para el 2008 alcanzó los 2 088 millones de m3, destacando el sector agrícola con un extracción de 1 920 millones de m3, equivalente al 92 por ciento del total de las extracciones, seguido del sector municipal con 136 millones de m3, o el 6 por ciento del total, y del sector industrial (incluido la minería) con 32 millones de m3, o el 2 por ciento del total (INE, 2010; Van Damme, 2002) (Tabla 3 y Figura 1).




En las grandes ciudades, y como consecuencia del crecimiento demográfico que ha experimentado el país en estas dos últimas décadas, existe una competencia importante entre el consumo municipal y el riego, ya que los primeros han conducido al abandono de sistemas de riego al tener que emplearse sus aguas para el abastecimiento de la población.

Riego y drenaje

Evolución del desarrollo del riego

El uso del riego en el Estado Plurinacional de Bolivia data de los tiempos precolombinos. Los indígenas construían sistemas rudimentarios, que les permitieron experimentar con el riego y crear una cultura alrededor del uso del agua.

Con la llegada al Estado Plurinacional de Bolivia de la denominada Misión Mexicana (Comisión Nacional de Irrigación de México), a partir de 1938, de forma conjunta a la organización de una sección dependiente del Ministerio de Agricultura (Dirección General de Riegos), se comenzaron a planificar las obras más necesarias en el desarrollo del riego. Se construyeron en esta época los dos sistemas de riego públicos de La Angostura y Tacagua, finalizados en 1944 y 1961 respectivamente, de los que no se lograron concluir los sistemas complementarios de drenaje, obras singulares y caminos.

Producida la Reforma Agraria en 1953, se iniciaron algunas pequeñas obras de regadío. Posteriormente, en 1966 se creó una unidad descentralizada, el Servicio Nacional de Desarrollo de Comunidades, que se encargó de construir pequeñas obras de riego con fondos provistos por el USAID, el Gobierno y el aporte campesino con mano de obra y materiales de construcción locales. Al mismo tiempo, se creó en el Ministerio de Agricultura la División de Suelos, Riegos e Ingeniería, como entidad promotora, reguladora, coordinadora y ejecutora de la política de desarrollo rural del país. En 1975, dicha sección pasó a denominarse Dirección de Ingeniería Agrícola y en 1980 tomó la denominación de Dirección Nacional de Cuencas Hidrográficas, con departamentos técnicos de suelos, riegos e ingeniería que prestaban asistencia técnica al sector público agropecuario y a entidades privadas. Sin embargo, el desarrollo mayor del riego en el país ha tenido lugar en los proyectos de riego a pequeña escala, también denominado localmente micro riego.

La superficie potencial de riego en el Estado Plurinacional de Bolivia, teniendo en cuenta la aptitud del clima, suelos y recursos hídricos, se estima en aproximadamente 4.5 millones de ha. Las principales limitaciones al desarrollo del riego en el país son de carácter técnico (disponibilidad hídrica, fisiografía irregular y topografía accidentada, altitud y clima), social (capacitación, capacidad técnica y participación de los usuarios), institucional (ausencia de una institución central de planificación y normativa y ausencia de instituciones de formación de técnicos) y económico-financiera.

El Estado Plurinacional de Bolivia tiene aproximadamente 297 166 ha bajo riego de las cuales 12 229 ha usan los sistemas de riego durante el verano y el invierno, y el resto solamente durante el verano (Tabla 4) (INE, 2008; FAO, 2006). Se estima que la superficie equipada para el riego es igual a la superficie efectivamente regada. En el país existen más de 5 597 sistemas de riego, la mayor parte de ellos están ubicados en los Valles y el Altiplano.



En cuanto a las técnicas de riego más utilizadas, la utilización del riego por aspersión y riego localizado es incipiente y la mayor parte del área puesta en riego se realiza por superficie, principalmente por surcos e inundación. En 2011, la superficie bajo riego por superficie fue de 275 866 ha, por aspersión fue de 17 600 ha y por riego localizado fue de 3 700 ha (Figura 2).


Los sistemas de riego en su gran mayoría presentan escasez de agua porque se abastecen de fuentes intermitentes. Además, una gran parte no cuentan con obras de regulación o almacenamiento, y su infraestructura en canales y otras obras hidráulicas son generalmente muy precarias, lo que ocasiona una baja eficiencia en el almacenamiento y conducción.

Se estima que el 94 por ciento de la superficie se riega a partir de aguas superficiales (presa de derivación o toma directa), mientras que el 5 por ciento, o 14 160 ha, se riega a partir de aguas subterráneas (pozos y galerías filtrantes). Un 1 por ciento, o 1 560 ha se riega con agua residual municipal tratada (Figura 3).


La mayor superficie puesta en riego en el país corresponde al riego privado a pequeña escala, constituido generalmente por simples derivaciones de una corriente superficial con sistemas de distribución por canales y acequias en tierra. La mayor parte de estos trabajos han consistido en la rehabilitación y mejora de los sistemas tradicionales ya existentes a bajo coste (una media de 3 500 $EE.UU/ha). Estas mejoras se han llevado a cabo generalmente con una contribución aproximada del 10 por ciento de los costes de la inversión por parte de las comunidades, en trabajo y materiales locales. Los beneficiarios de estos sistemas se han unido en Comités de Usuarios y toman la responsabilidad en la gestión del sistema.

Los sistemas de riego muestran un amplio rango en su dimensión física y social y en su capacidad de gestión, lo que se explica en parte por la diversidad fisiográfica y de pisos ecológicos en los que se encuentran. La mayoría son pequeños sistemas de riego “tradicionales”, construidos rústicamente y manejados por campesinos y su desempeño está fuertemente ligado a los usos y costumbres. En 2000, los sistemas menores de 100 ha ocupan una superficie de 97 165 ha, los sistemas de entre 100 y 500 ha ocupan una superficie de 65 945 ha y los sistemas mayores de 500 ha ocupan una superficie de 63 455 ha (Figura 4). Los sistemas más típicos varían de 10 a 500 ha. La operación y mantenimiento se hace generalmente a través de la comunidad de usuarios.


A lo largo de los últimos años no se han introducido importantes cambios y mejoras significativas en los sistemas de riego que resultan muy vulnerables a la estacionalidad de las lluvias.

El papel del riego en la producción agrícola, la economía y la sociedad

La superficie total cosechada de cultivos con infraestructura para el riego asciende a 284 248 hectáreas en 2008, de las cuales los más importantes son la papa con 57 753 ha (20 por ciento del total), el maíz con 57 567 ha (20 por ciento), el arroz con 35 230 ha (12 por ciento), las legumbres con 27 791 ha (10 por ciento) y las hortalizas con 22 825 ha (8 por ciento) (Tabla 4 y Figura 5).


Los principales cultivos en riego del Altiplano son papas, cebada y otros cereales; en los Valles se cultivan el maíz, frutales, hortalizas, cereales, legumbres y papas, mientras que en Los Llanos se está desarrollando una agricultura comercial con buenas perspectivas futuras (caña de azúcar, algodón, soja, café, etc,), especialmente para cultivos destinados a la exportación. Dada la dominancia de los cultivos dedicados al autoabastecimiento, la producción para la comercialización es muy baja obligando a la importación de numerosos productos, especialmente de cereales.

En el Altiplano, sin tener en cuenta la disponibilidad de agua, debido a las bajas temperaturas del resto del año, el cultivo sólo puede tener lugar durante el verano. Por tanto, aunque el riego no puede incrementar la intensificación de los cultivos, su papel más importante es asegurar el crecimiento del cultivo en años o períodos de sequía, además de dar la posibilidad de regar pastos artificiales (fundamentalmente alfalfa), reduciendo de esta forma los problemas derivados del sobrepastoreo de los pastos tradicionales, y en ciertas áreas permite el cultivo de productos con un mayor valor añadido, como es el caso de la hortalizas. El riego en los Valles y Oriente, sin embargo, tiene un potencial productivo mucho mayor ya que el riego permanente permite una mayor intensificación de los cultivos (dos y hasta tres cultivos por año), así como una mayor flexibilidad para adaptar las épocas de cosecha.

Gestión del agua, políticas y legislación relativas al uso del agua en la agricultura

Instituciones

Con el Decreto Supremo 0071 de 2009 se ha creado la Autoridad de Fiscalización y Control Social Agua Potable y Saneamiento (AAPS), que sustituirá la SISAB en sus funciones, y tiene el objetivo de regular las actividades en el sector de agua potable y saneamiento básico para garantizar los derechos de los usuarios y que todos los habitantes del Estado puedan acceder a los servicios, garantizando que el aprovechamiento de los recursos naturales se ejerza de manera sustentable.

El órgano rector del sector de recursos hídricos es el Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA), a través del Viceministerio de Recursos Hídricos y Riego (VRHR). Por su parte, los gobiernos municipales autónomos (GMA) y Gobiernos Autónomos Departamentales (GAD), en el marco de las políticas establecidas en el nivel central del Estado, tienen la responsabilidad de elaborar, financiar y ejecutar proyectos de recursos hídricos y riego, así como la definición de planes y programas relativos de recursos hídricos y sus servicios.

El nivel central y los gobiernos departamentales autónomos tienen la obligación de coadyuvar con las competencias de los GMA. Las funciones de promover asistencia técnica y otorgación de registros y autorizaciones de derecho de uso de agua para riego recae en el Servicio Nacional de Riego; el Fondo de Previsión Social (FPS) y la Entidad Ejecutora de Medio Ambiente y Agua (EMAGUA) se constituyen en instancias para la ejecución de proyectos.

Gestión del agua

El artículo 373 de la Constitución Política del Estado (CPE) de 2009, consagra el agua como un “derecho fundamentalísimo para la vida” y culmina un proceso comenzado en el año 2000 cuando la ciudad de Cochabamba se opuso a la privatización del agua en los días recordados como la “Guerra del Agua”. Según la CPE el Estado debe gestionar, regular, proteger y planificar el uso adecuado y sustentable de los recursos hídricos, con participación social, garantizando el acceso al agua a todos sus habitantes (Art.374). Los recursos hídricos no podrán ser objeto de apropiaciones privadas (Art. 373). Sin embargo, la prestación de servicios básicos de agua potable y alcantarillado se puede hacer por medio de empresas públicas, comunitarias, cooperativas o mixtas (Art. 309). La Constitución abrió campo para las “sociedades público-privadas” o empresas mixtas, un nuevo medio a través del cual las multinacionales del agua y las grandes agencias de cooperación intentan vehicular la privatización del agua.

El Plan Nacional para el Desarrollo (PND) 2006-2010, establece las líneas guías para la reglamentación y la gestión de los recursos hídricos del país. El Estado se empeña a promover la gestión pública y participada del recurso agua poniendo particular atención a las necesidades y a los derechos de las personas con escasez de recursos económicos y de los pueblos indígenas originarios.

El Plan Nacional de Desarrollo del Riego para vivir bien tiene como objetivo desarrollar el riego para contribuir el logro de soberanía alimentaria, generación de excedentes, creación de empleos, incremento del ingreso de las familias organizadas en todos sus estamentos en el área rural, y la reducción de la pobreza mediante el aumento de la producción, productividad y el desarrollo de los complejos agroproductivos. Considera que el acceso al agua es un derecho humano, legítimo, fundamental y de todos los seres vivos, y promueve el uso productivo del agua a través del riego, con equidad, así como la construcción de condiciones institucionales y legales adecuadas.

Existe entre los campesinos una tradición de actuación, cooperación y organización comunitaria muy fuerte. Han desarrollado con el tiempo mecanismos arraigados para la equitativa distribución de los derechos de agua, y han establecido normas para el uso cuidadoso del agua para riego y otros destinos.

Financiación

La expansión del riego en el país ha sido rápida durante los últimos cinco años, con una inversión pública del orden de 20 millones de dólares anuales, que representa la puesta en servicio de algo más de 6 000 ha bajo riego por año. Este incremento se debe principalmente al programa Más Inversión para el Agua (MIAGUA), emprendimiento gubernamental de amplia escala para construir infraestructura para dotación de agua potable a ciudades pequeñas y comunidades rurales, e infraestructura productiva para aumentar el acceso al agua de riego.

Por su parte, el gobierno central a través del Viceministerio de Recursos Hídricos y Riego y el Plan Nacional de Desarrollo de Riego ha impulsado la gestión de recursos de Cooperación Internacional para la implementación de un conjunto de programas con diversas fuentes de financiamiento para intensificar la ejecución de proyectos de riego.

Políticas y legislación

La normativa legal vigente para el manejo y uso del agua en el Estado Plurinacional de Bolivia es:

  • Ley de aprovechamiento y dominio de Aguas (1906)
  • Ley de prohibición de negar el aprovechamiento de agua destinada a explotaciones agropecuarias (1945)
  • Reglamento de aguas para irrigación. Decreto Supremo 2010-67 (1967)
  • Ley del Medio Ambiente (1993)
  • Ley INRA (1996)
  • Ley de Servicios de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario (2000)
  • Ley de Riego (2004)
  • Ley Marco de Autonomías y Descentralización (2010)

En el Estado Plurinacional de Bolivia no existe actualmente una ley marco específica relacionada con los recursos hídricos, la Ley de Aguas de 1906, por el contexto temporal en el cual ha sido promulgada, ha sido prácticamente abrogada. A pesar de la falta de una ley general se han desarrollado normas sectoriales. Por lo que concierne el consumo humano queda en vigor la “Ley de agua potable y alcantarillado sanitario” numero 2066 re-publicada en el 2000 para modificar la contestada Ley 2029 que hizo posible la privatización de los servicios hídricos a través del medio de la concesión.

Para reglamentar el uso del agua en el sector agrícola ha sido aprobada, en 2004, la Ley de Riego 2878 tras un proceso de concertación con las organizaciones de regantes. La Ley 2878 tiene como objetivo administrar los recursos hídricos para regadío, establecer un nuevo marco institucional descentralizado y asegurar los derechos de uso del agua a través de un registro. Los registros sobre las fuentes de agua son concedidos a las familias o comunidades indígenas y locales y tienen como finalidad garantizar el acceso al agua para el uso doméstico o la agricultura tradicional.

Medio ambiente y salud

En el Estado Plurinacional de Bolivia muchos ríos y lagos, así como las aguas subterráneas cerca de las principales ciudades y de las minas, están contaminados. La actividad minera e industrial es la primera causa de contaminación en el país seguida por el descargo de aguas residuales y desechos por el alcantarillado que afecta tanto los cursos superficiales como los acuíferos. La mayor parte del agua utilizada por la industria se restituye al medio ambiente sin efectuar ningún tratamiento de purificación.

Los efectos del calentamiento global de la atmósfera influyen negativamente en la preservación de los glaciares de la Cordillera de los Andes, que en los últimos 25 años han perdido casi la mitad de sus nieves eternas, con consecuencias dramáticas para el futuro de las reservas de agua dulce del país. En el Estado Plurinacional de Bolivia ha desaparecido el primer glaciar tropical: el glaciar Chacaltaya.

Desde 1983, el Estado Plurinacional de Bolivia ha incrementado el número de sequías e inundaciones con un aumento considerable en los últimos años. En los valles y el altiplano El Niño ha causado sequías con las consiguientes pérdidas en cultivos y ganado, y en el este del país La Niña provoca aumentos en la precipitación con las consiguientes inundaciones (World Bank, 2008).

El Gobierno ha establecido como áreas de prioridad para el riego aquellas regiones que por sus características climáticas, presentan un mínimo de 6 meses de déficit hídrico al año. Estas regiones abarcan aproximadamente 448 700 km2, y representan alrededor del 40 por ciento del territorio nacional. En esa extensión se han identificado 8 zonas agroecológicas con períodos secos que van desde los 7 meses al año en los Valles, hasta el caso extremo de 10 meses en la región del Chaco.

La baja cobertura en el saneamiento básico y el abastecimiento de agua potable a la población, especialmente en el caso de la población rural, ha provocado que las principales enfermedades que sufre la población y la alta mortalidad infantil estén relacionadas con el agua (diarreas, malaria, fiebre tifoidea, cólera, etc.).

Tendencias en la gestión de los recursos hídricos en la agricultura

El gobierno actualmente está elaborando una nueva propuesta de Ley (al momento existe un ante-proyecto de Ley intitulado Ley de Agua para la Vida), con los reglamentos correspondientes para establecer un marco vinculante para la gestión de los recursos hídricos y avanzar en el proceso de reconocimiento legal de los usos tradicionales y consuetudinarios de los recursos hídricos. La Ley tendrá, además, que inserirse coherentemente en el cuadro legal diseñado en la Nueva Constitución Política del Estado atribuyendo derechos y obligaciones a todos los actores involucrados en el sector.

La estrategia de desarrollo de los recursos hídricos contempla como principales objetivos la actualización de las disposiciones legales, el fortalecimiento de la estructura institucional, que facilite la ejecución y coordinación de las actividades relacionadas con los recursos hídricos, el establecimiento de sistemas de operación y manejo en el ámbito de las cuencas hidrográficas, la capacitación del personal relacionado con el sector, así como la participación de la población en el uso sustentable del recurso hídrico.

El mayor potencial para un desarrollo inmediato del riego se encuentra en la mejora y expansión de los pequeños sistemas de riego ya existentes. La mejora de los ingresos de las comunidades deprimidas mediante la rehabilitación y ampliación de los sistemas ya existentes, a partir de sistemas con un diseño sencillo a bajo costo, constituye una de las alternativas de mayor impacto social, con beneficio potencial a un número significativo de la población.

También se considera rentable la construcción de pozos profundos en las zonas de los Valles Interandinos. Además se prevé que los rendimientos de los principales cultivos del país pueden incrementarse significativamente con el riego (papa en el Altiplano, maíz y hortalizas en Valles Interandinos y maíz y soja en el Chaco).

Principales fuentes de información

Banco Mundial. 1992. Bolivia Agricultural Sector Review. Country Department III. Latin America and the Caribbean Regional Office. Washington D.C. 101 p.

CIC. 2012. Página web: http://www.cicplata.org/. Comité Intergubernamental Coordinador de los Países de la Cuenca del Plata

FAO. 1995. Bolivia. Programa nacional de riego y drenaje. Informe de preparación. Dirección del Centro de Inversiones. Roma. 65 p.

FAO. 2006. Evapotranspiración del cultivo. Estudio FAO Riego y Drenaje No. 56. Roma. 298 p.

INE. 1996. Anuario estadístico de Bolivia 1995. Ministerio de Hacienda de la República de Bolivia. La Paz. 460 p. Instituto Nacional de Estadística

INE. 2008. Encuesta nacional de agropecuaria 2008 - ENA 2008. Instituto Nacional de Estadística

JICA (Japón)-Ministerio de Desarrollo Humano (Bolivia). 1996. Estudio de desarrollo de aguas subterráneas en áreas rurales de la República de Bolivia. Informe Final (Borrador). Secretaría Nacional de Participación Popular. Sub-Secretaría de Desarrollo Urbano. Dirección Nacional de Saneamiento Básico. La Paz.

Marka, L.G. 2012. Proyecto de desarrollo de capacidades para el uso seguro de aguas servidas en agricultura (FAO, WHO, UNEP, UNU-INWEH, UNW-DPC, IWMI e ICID). Producción de aguas servidas, tratamiento y uso en Bolivia. Dirección general de riego. Viceministerio de recursos hídricos y riego, Bolivia.

MIAGUA. 2012. Estadísticas sectoriales del recurso hídrico. Informes permanentes al MMAYA del Proyecto MIAGUA

Ministerio de Desarrollo Sostenible. 2004. Balance hídrico superficial de Bolivia.

MMAyA. 2012. Balance hídrico superficial de Bolivia, 2012. Ministerio de Medio Ambiente y Agua. Programa de Apoyo Sectorial al Plan Nacional de Cuencas (ASPNC)

OMS/UNICEF. 2004. Joint monitoring programme for water supply and sanitation (JMP) .

OTCA. 2013. Página Web: http://www.otca.info/portal/index.php?p=index. Organización del Tratado de la Cuenca Amazónica

OTCA/GEF/PNUMA/OEA. 2007. Proyecto manejo integrado y sostenible de los recursos hídricos transfronterizos en la cuenca del río Amazonas considerando la variabilidad climática y el cambio climático.

Roche, M.A., Fernández, C., Aliaga, A., Rivera, J., Peña, J., Salas E., Montano, J.L. 1992. Balance hídrico superficial de Bolivia. CONAPHI-Bolivia-ORSTOM-UNESCO-IHH-SENAMHI. La Paz.

Secretaría de Medio Ambiente. 1996. Situación de los recursos hídricos en Bolivia. Informe Final. Secretaría Nacional de Recursos Naturales y Medio Ambiente. Ministerio de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente. La Paz.

Secretaría Nacional de Agricultura y Ganadería. 1996. El agro boliviano. Estadísticas agropecuarias 1990-1995. Dirección Nacional de Planificación Sectorial, Departamento de Información y Estadísticas Sectoriales. Ministerio de Desarrollo Económico de la República de Bolivia. La Paz. 272 p.

UNEP, División de Aguas Continentales. 1996. Diagnóstico Ambiental del Sistema Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar de Coipasa (Sistema TDPS). Bolivia-Perú. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente-OEA. Departamento de Desarrollo Regional y Medio Ambiente - Gobierno de Bolivia - Gobierno de Perú. Washington D.C. 192 p.

World Bank. 2008. Climate Change Aspects in Agriculture. Bolivia country note.

Páginas Web consultadas:

  • www.aguabolivia.org
  • www.bolpress.com
  • www.cesu.umss.edu.bo
  • www.fao.org
  • www.funsolon.org
  • www.ine.gob.bo
  • www.laredvida.org
  • www.unesco.org/water/wwap/
  • www.unwater.org
  • www.usda.gov
  • www.worldbank.org
  • www.worldwatercouncil.org



Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el «User Agreement».

     
   
   
       
arrow Printer friendly version
     
       © FAO, 2014           Questions or feedback?    aquastat@fao.org             Top