FAO - AQUASTAT
 
FAO Principal
FAO Principal
 FAO Principal
  
   
   arrow AQUASTAT Principal
   
   arrow Bases de datos
   
   arrow Países, regiones, cuencas hidrográficas
   
   arrow Información climática
   arrow Recursos hídricos
   arrow Usos de agua
   arrow Uso de agua en el riego
   arrow Mapa mundial de superficies de riego
   arrow Agua residual
   
   arrow Datos espaciales, cuadros, mapas
   
   arrow Publicaciones
   arrow Glosario
 
 
 
 
 
     

Republica Dominicana

Fuente: FAO-Forestry. Cláusula de exención de responsabilidad.


Version: 2000

Geografía y población

La República Dominicana comparte con Haití la isla de la Española, la segunda más grande de las Antillas Mayores con 77 914 km2. Ubicada en la parte este de la Española, la República Dominicana ocupa una superficie de 48 730 km2, con una distancia máxima de este a oeste de 390 km y 265 km de norte a sur. Se localiza entre los 17° 36' y 19° 58' N de latitud y los 68° 18' y 71° 45' W de longitud. El país limita al norte con el Océano Atlántico, al sur con el Mar Caribe, al este con el Canal de La Mona y al oeste con Haití. Su superficie cultivable se estima en torno a las 2,52 millones de ha, de las cuales en el año 1997 se cultivaban 1 500 000 ha (1 020 000 ha de cultivos anuales y 480 000 ha de cultivos permanentes). Administrativamente, el país lo integran 29 provincias y 1 Distrito (Distrito Nacional).

Cuatro cordilleras principales recorren el país: la Cordillera Septentrional paralela a la costa del Océano Atlántico en el norte; la Cordillera Central, con un ancho medio cercano a los 80 km, que ocupa la mayor superficie de la parte central del país (Pico Duarte, 3 175 m) y dos cadenas menores, la Sierra de Neiba y la Sierra de Bahoruco, situadas en el suroeste como continuación de las principales cordilleras haitianas; y la Cordillera Oriental o Sierra del Seybo. Estas cordilleras delimitan tres valles principales: Cibao, San Juan y la Cuenca del Enriquillo. El primero se sitúa entre la Cordillera Septentrional y la Central; el segundo entre la Cordillera Central y la Sierra de Neiba y finalmente el tercero entre las Sierras de Neiba y de Baoruco. La planicie costera del Caribe (entre la Cordillera Oriental y el Mar Caribe) es la más extensa e importante y está formada por una serie de terrazas con un ancho variable entre los 10 y los 40 km.

La población total en 1997 era de 8,0 millones de habitantes, un 63,2 por ciento población urbana y un 36,8 por ciento población rural. La densidad de población promedio era de 166 hab./km2, variando de 9 hab./km2 en Pedernales a 1 565 hab./km2 en el Distrito Nacional. El crecimiento medio anual poblacional en el período 1990-1997 fue del 1,7 por ciento.

La contribución de la actividad agrícola al PIB nacional ha descendido en los últimos años, pasando del 7,1 por ciento en 1993 al 6,4 por ciento en 1998. En 1997, el 18,8 por ciento de la población activa se empleaba en la agricultura.


Clima y recursos hídricos

Clima

El clima de la República Dominicana tiene un carácter marcadamente tropical húmedo aunque la insularidad y la heterogénea topografía de la isla determinan los regímenes climáticos locales, que varían desde árido hasta lluvioso. En la estación lluviosa, las masas de aire frío generan una bajada en las temperaturas. En los picos altos son frecuentes las heladas, mientras que en las tierras bajas las temperaturas medias varían de 23 a 33 ° C a lo largo de todo el año. En la estación seca, la Zona de Convergencia Intertropical determina el clima en la isla.

En cuanto a la distribución espacial de la precipitación media anual, ésta es tremendamente cambiante de unas regiones a otras. Estos registros tienen también una marcada diferencia interanual, que determina el desarrollo de los cultivos de secano de las áreas semi-áridas. En general, se puede distinguir una estación seca (diciembre a marzo) de otra lluviosa (mayo a noviembre), con marzo el mes más seco y mayo el más lluvioso, a excepción de la Cordillera Septentrional donde, debido a los primeros vientos alisios, la época más lluviosa es de noviembre a enero. La exposición a los vientos alisios del nordeste durante más de la mitad del año causa una precipitación abundante en el flanco norte de la Cordillera Septentrional. En la época lluviosa son frecuentes los huracanes, que traen fuertes vientos y lluvias, causando grandes daños ambientales y pérdidas económicas.

Recursos Hídricos

La precipitación media anual es de 1 500 mm, que suponen un volumen anual de agua en todo el territorio de 73 km3. De este volumen total, cerca del 70 por ciento se pierde en evapotranspiración y evaporación directa de las masas de agua, por lo que los RHIR anuales son de 21 km3. La escorrentía superficial total se estima en 19,5 km3/año, con un caudal base de 11,7 km3/año.

La disposición orográfica del país determina cuatro grandes vertientes: Mar Caribe, Océano Atlántico, Haití y Cuenca endorreica de El Enriquillo. Estas vertientes, a su vez, se dividen en 14 cuencas o unidades hidrográficas, cuyas principales características se detallan en la siguiente tabla. Existen transferencias o trasvases de las cuencas excedentarias a las cuencas deficitarias.

Principales cuencas hidrográficas de la República Dominicana

Vertiente Cuenca Superfici
drenada
(km²)
Precipitación
media anual)
(mm)
Escorrentía
media anual1
(106 m3 )
Caribe Sierra de Bahoruco 2 814 750 a 2 000 9 500
Río Yaque del Sur 5 345 700 a 1 500
Azua, Bani y San Cristóbal 4 460 750 a 2 000
Río Ozama 2 706 1 400 a 2 250
San Pedro de Marcorís y La Romana 4 629 1 000 a 2 250
Higuey 2 207 1 000 a 1 750
Atlántico Miches y Sabana del Mar 2 265 2 000 a 2 700 10 480
Península de Samaná 854 -
Zona Costera del Norte 4 266 1 000 a 2 300
Río Yuna 5 630 1 170 a 2 250
Río Yaque del Norte 7 053 500 a 2 000
Río Dajabón 858 750 a 2 000
Haití Río Artibonito 2 653 1 200 a 2 000 1 015
Enriquillo Lago Enriquillo 3 048 600 a 750 (2)
TOTAL 48 730 1 500 20 995

(1) Se trata de la escorrentía total, suma de la escorrentía superficial y subterránea. (2) La escorrentía generada en la cuenca endorreica del Lago Enriquillo está incluida en la vertiente Caribe.

Con Haití existen distintos tratados sobre los límites fluviales entre los dos países y otros proyectos conjuntos. También existen varias normas acordadas por los dos países respecto a los ríos fronterizos. Los ríos que entran en Haití son: Masacre y Dajabón, mientras que este último, el río Artibonito y el río Libón sirven también como frontera entre ambos países. Las entradas de Haití a la República Dominicana no son representativas.

Existe un Plan Nacional de Aprovechamiento y Control de las Aguas Subterráneas (PLANIACAS, 1983) que evaluó la existencia de importantes formaciones acuíferas. Desde ese estudio hasta 1998 sólo se han realizado estudios puntuales por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) e Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA). Según el estudio antes mencionado, el país se dividió en 14 zonas hidrogeológicas, en las cuales se realizó la medida de niveles piezométricos, inventario de pozos, datos hidrogeológicos y cartografía, determinando los valores de las tasas anuales de la recarga media, que se estima en 1 510 millones de m3, y el potencial expotable del país.

Lagos y embalses

La capacidad máxima de los embalses de la República Dominicana es de 2 144 millones de m3, de los cuales los grandes embalses (aquellos cuya capacidad es superior a los 100 millones de m3) almacenan el 85 por ciento de la capacidad total. En su mayor parte, se trata de embalses multipropósito (abastecimiento a la población, control de avenidas, riego e hidroeléctrico), excepto algunos pequeños embalses que son utilizados sólo para la generación de energía eléctrica.

Los embalses de mayor capacidad son Hatillo (700 millones de m3) en el río Yuna, Sabana Yegua (560 millones de m3) en el río Yaque del Sur, Bao (244 millones de m3) en el río Bao y Jiguey (169 millones de m3) y Valdesía (137 millones de m3), ambos en el río Nizao.

Extracción del agua

Figura 1. Extracción del agua por sectores. Total: 8 339 millones de m3 en 1993.

Image298.gif (3013 byte)

El consumo de agua por sectores en 1993, según el Plan Nacional de Ordenamiento de los Recursos Hídricos (PNORH), estaba distribuido de la siguiente forma: el sector agropecuario demandaba 7 384 millones de m3 del recurso utilizado en el país, aproximadamente 916 millones de m3 eran utilizados para el abastecimiento a la población y 39 millones de m3 los restantes usos (industrial, pecuario y turístico). La extracción de aguas subterráneas en 1993 era de 386 millones de m3 (ver figura 1).

En 1993, el 68 por ciento de la población del país tenía acceso a agua potable, mientras que entre el 27 y 30 por ciento de la población tenía acceso a un sistema de saneamiento. Este bajo porcentaje ha provocado la contaminación de las aguas subterráneas. También existen problemas de contaminación de las aguas superficiales por vertidos urbanos, vertidos industriales y contaminación agraria difusa, especialmente en los ríos Ozama, Yaque del Norte, Yuna y Yaque del Sur. El desarrollo demográfico y turístico de las zonas litorales ha originado frecuentes casos de sobrexplotación de acuíferos e intrusión marina.

Desarrollo del riego y el drenaje

Aunque ya en el siglo XIX, con la construcción del Canal Juan Caballero, y a inicios del XX con el canal Luis Bogaert, canal Santana y el Proyecto Manzanillo, existían áreas bajo riego, el desarrollo más importante del riego en la República Dominicana comenzó en los años 20 con la construcción de los principales sistemas de riego, localizados en las inmediaciones de los principales núcleos urbanos. En 1941, la superficie puesta en riego alcanzaba las 32 000 ha, incrementándose a 79 000 ha a partir de 1944, gracias al extenso programa de puesta en riego. En 1954, la superficie bajo riego era de 132 000 ha con la construcción de los canales fronterizos y las transformaciones llevadas a cabo en los Valles de San Juan y Neyba. Dicho desarrollo sufrió un estancamiento en la década de los 60, en la que se llevó a cabo la construcción de diferentes embalses multipropósito.

En los años 70, comenzó un nuevo programa con el objetivo de construir grandes sistemas de riego. En este mismo período, continuaron las inversiones en embalses e infraestructura hidráulica, llegando a 1980 con una superficie puesta en riego de 200 000 ha. El desarrollo de superficies bajo riego ha continuado en estos últimos años, contando en 1999 con una superficie bajo riego cercana a las 270 000 ha.

La superficie potencial de riego se estima según el INDRHI en 710 000 ha, teniendo en cuenta tanto la aptitud de los suelos como la disponibilidad del recurso hídrico. La mayor parte de la áreas regadas se localiza en los valles situados entre las cadenas montañosas, que presentan una precipitación de media a baja y algunas limitaciones en sus suelos: pendiente, profundidad del suelo y, en algunos casos, problemas de salinidad asociados al riego o a la presencia de capas freáticas salinas.

La práctica totalidad de la superficie bajo riego en la República Dominicana está constituida por Sistemas de Riego Públicos (SRP) divididos en pequeños (menores de 1 000 ha) y grandes (mayores de 1 000 ha), bajo la gestión del INDRHI. Esta clasificación también coincide con los sistemas de riego tradicionales y modernos, respectivamente. Los primeros ocupan una superficie cercana a las 97 710 ha, perteneciendo las 172 000 ha restantes al segundo grupo. Existen diez áreas administrativas denominadas Distritos de Riego (DR). Estos DR no coinciden en sus límites con las cuencas hidrográficas y están compuestos por un total de 290 sistemas de riego, diferenciados generalmente por la fuente de suministro de agua. El número de usuarios de estos sistemas de riego es de 69 652. En la figura 2 se detalla la superficie puesta en riego en cada uno de los Distritos.

Figura 2. Superficie bajo riego en los Distritos de Riego Públicos en 1999. Superficie total bajo riego: 269 710 ha. Número de usuarios: 81 515.

Image299.gif (6096 byte)

En 1984 se publicó un reglamento que facultaba al INDRHI a la transferencia, de forma gradual, de las actividades de operación y mantenimiento y recolección de las tarifas de riego a los ususarios. Dicho proceso comenzó en 1987 a través del proyecto de manejo de agua parcelario (PROMAF). Como resultado de dicho proceso, hasta mayo de 1998, el INDRHI había transferido 10 sistemas de riego, compuesto cada uno por diferentes asociaciones de usuarios, para un total de 86 840 ha y 28 950 usuarios.

En cuanto al origen del agua de riego, un 22 por ciento de la superficie regada se abastece a partir de aguas subterráneas. En las aguas superficiales, aproximadamente el 61 por ciento se realiza a través de tomas de embalses que dominan las áreas regadas por gravedad y el 39 por ciento restante a partir de derivaciones de ríos y arroyos (ver figura 3).

Figura 3. Origen del agua superficial de riego en 1994.

Image300.gif (20780 byte)

La técnica de riego utilizada fundamentalmente es el riego por superficie, especialmente por surcos, siendo regado por inundación sólo el arroz. La superficie con aspersión o riego localizado está limitada a pequeñas superficies y no alcanza las 2 000 ha.

Pese a la política gubernamental hacia la diversificación de los cultivos en sustitución del cultivo de la caña de azúcar, éste sigue siendo el principal cultivo del país junto con el arroz (principalmente en el Este y la cuenca del Yuna), el plátano y el guineo, la habichuela roja y negra, el tabaco, los cultivos hortofrutícolas (aguacate, lechosa, mango y cítricos, tomate industrial, cebolla, ají, berenjena, sandía, melón, papa, batata, etc.), los pastos, yuca, maíz y sorgo.

Existen varias áreas en la República Dominicana afectadas por problemas de drenaje y salinidad, localizadas en el Valle del Cibao, Santiago Montecristi, Azua, San Juan de la Manguana, Neyba y Barahona. Como áreas con problemas de drenaje, cabe destacar la provincia María Trinidad Sánchez, en la zona del Bajo Yuna, y la zona costera del Este (provincia de Altagracia). Se considera que en dichas áreas existen cerca de 125 000 ha pobremente drenadas y cerca de 80 000 ha con problemas de salinidad.

Las enfermedades transmitidas por el agua tienen gran incidencia en el índice de mortandad de la población.


Entorno institucional

El Instituto Nacional de Desarrollo de los Recursos Hídricos (INDRHI), creado en 1965, tiene la responsabilidad de la planificación del uso y conservación sostenible de los recursos hídricos y los recursos naturales vinculados, así como el diseño, formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de los proyectos, programas y acciones para el control y regulación de las aguas superficiales y subterráneas.

La gestión de los Distritos de Riego y de la Unidad Operacional es también de su competencia, de los que conserva la responsabilidad de las actividades de operación y mantenimiento de las captaciones, canal principal y sistema de drenaje de todos los sistemas de riego, así como de la totalidad de las instalaciones en aquellos sistemas que todavían no están transferidos a los usuarios. Esta política de transferencia ha sido financiada fundamentalmente por recursos internacionales en coordinación con el Departamento de Distritos de Riego, perteneciente al INDRHI.

Entre los organismos e instituciones públicas que interactúan con el INDRHI se señalan las siguientes:

  • Secretaría de Estado de Agricultura (SEA) e Instituto Agrario Dominicano (IAD), que intervienen en la construcción de pequeños canales de riego.
  • En el agua potable y saneamiento: Instituto de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) y Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN). El INAPA abastece al 62 por ciento de la población con acceso a agua potable, el 33 por ciento CAASD y el 5 por ciento CORASAAN. Recientemente se han creado corporaciones similares en Moca, Puerto Plata y la Romana.
  • En lo relativo a calidad de aguas, la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS) es responsable, mientras que el INAPA, CAASD y CORAASAN comparten esta responsabilidad en lo relativo al abastecimiento de agua potable y la disposición de vertidos y evacuación de aguas pluviales.
  • Corporación Dominicana de Electricidad (CDE).

Otras Instituciones: Comité de Operación de los Embalses (COE), Comité de Operación de los Embalses en Emergencia (COEE), Oficina Nacional de Planificación (ONAPLAN), Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET) y Secretaría de Estado de Obras Públicas y Comunicaciones (SEOPC).

La Ley 5852 de 1962, sobre dominio de aguas terrestres y distribución de aguas públicas rige actualmente en materia de Aguas y ha sido modificada por las leyes 281, 238 y 431. Los aspectos esenciales regulados por esta Ley son el dominio público del agua, la necesidad de solicitar concesiones para su aprovechamiento, la prioridad de los abastecimientos municipales, la prohibición de contaminar las fuentes de agua, la facultad de fijación de tarifas, la participación y declaración de los usuarios en los aprovechamientos, la declaración de utilidad pública de los terrenos anegados y el establecimiento de la policía de aguas.


Tendencias en la gestión de los recursos hídricos

La política de recursos hídricos formulada por el INDRHI a corto plazo tiene como campos prioritarios:

  • Información básica para la gestión integrada de los recursos hídricos.
  • Plan de prevención de desastres naturales: sistema nacional de seguimiento de huracanes, mejora de la red de comunicaciones, ampliación de la Red Sísmica, planes de actuación frente al impacto de sequías extremas y construcción de obras de protección contra las inundaciones.
  • Evaluación de la disponibilidad de aguas subterráneas.
  • Ampliación del programa Calidad de las Aguas.
  • Ejecución de proyectos binacionales, República Dominicana-Haití, en las cuencas hidrográficas comunes (Artibonito y otras).
  • Proyecto de manejo de cuencas (PROMATREC) en las Provincias Peravia, Santiago y Azua, así como el manejo de la cuenca hidrográfica del Río Nizao.
  • Aspectos institucionales y legales. Existe un Proyecto de ley para el código de aguas formulado por el INDRHI, con el propósito de modernizar la legislación sobre aguas. Entre los componentes significativos que conforman este proyecto, en la versión revisada y modificada por la Comisión Nacional de Aguas Públicas, destacan los relativos al dominio de las aguas y sus usos, determinando la prioridad y preferencia para el abastecimiento de poblaciones y establecimiento de normativas para los restantes usos, la conservación y preservación de las aguas subterráneas y las obras hidráulicas.
  • Educación y participación comunitaria, mediante el programa Cultura del Agua, para la creación de una voluntad colectiva contra la contaminación, fomento del ahorro de agua y preservación de las cuencas hidrográficas.

En lo relativo al riego y el drenaje, dentro de las políticas del Gobierno, se encuentra la ampliación de la superficie bajo riego mediante la construcción de nuevos sistemas de riego y mejora en la eficiencia de los ya existentes. En la actualidad se encuentra en ejecución el proyecto del embalse Monción, que garantizar á el riego de 18 750 hectáreas en las Provincias de Santiago Rodríguez, Valverde-Mao y Montecristi, además de abastecer el gran acueducto de la línea Noroeste y generar 140 millones de kwh de energía eléctrica al sistema nacional interconectado.

Se contempla la rehabilitación de sistemas de riego ya existentes. El Programa de Mejoramiento y Administración de Sistemas de Riego por los usuarios (PROMASIR) contempla como acciones fundamentales la rehabilitación de 40 sistemas de riego en toda la geografía nacional, los cuales serán dotados con estructuras modernas de medición y distribución. Para mejorar la eficiencia, se implementará una campaña de capacitación y organización de los usuarios, con el propósito de transferir en condiciones óptimas a los regantes, la administración de los sistemas de riego. El programa tendrá importantes intervenciones en los sistemas de riego de 14 provincias, para beneficiar 80 000 hectáreas y 20 000 agricultores de bajos ingresos, e indirectamente a otros 10 000.

También se están realizando las rehabilitaciones del Proyecto Aglipo II (Distrito de Riego Bajo Yuna, entre las Provincias María Trinidad Sánchez y Duarte), consistentes en la construcción de obras de infraestructura hidráulica y vial y la rehabilitación de suelos en 75 520 ha, para dedicarlas a la producción de arroz, así como el Proyecto de Desarrollo Agrícola de San Juan de la Maguana (PRODAS) que garantizará la producción de 3 021 ha. Este último proyecto incluye una componente de recuperación de los suelos salinos de la margen derecha del río San Juan mediante la construcción de drenes abiertos principales y parcelarios entubados. Con el proyecto se recuperarán 5 110 hectáreas actualmente afectadas.

El INDRHI continuará su decisión de propiciar la formación de Juntas de Regantes, así como de fortalecer las actividades de investigación aplicada, extensión rural, asistencia técnica, transferencia y adopción de la tecnología generada y capacitación para las organizaciones de regantes ya existentes, con el objeto de dotarlas con la adecuada capacidad gerencial y técnica para la administración eficiente de los sistemas de riego.


Principales fuentes de información

Oficina Nacional de Estadística y Censos de la República Dominicana. Santo Domingo.

INDRHI. 1999. Plan de Acción - 1999. Instituto Nacional de Desarrollo de Recursos Hidráulicos de la República Dominicana (www.indrhi.gov.do). Santo Domingo.

INDRHI-Organización de Estados Americanos (OEA). 1994. Plan Nacional de Ordenamiento de los Recursos Hidráulicos. Diagnóstico. Documento Preliminar. Santo Domingo.

INDRHI. Orlando Ramírez. 1995. Distritos de Riego de la República Dominicana. Proyecto de Manejo de Aguas a Nivel de Fincas (PROMAF). Santo Domingo.

INDRHI. 1997. Enfoque Técnico-Institucional de Recursos Hidráulicos. División de Investigación y Ordenamiento de Cuencas. Santo Domingo.

INDRHI - PROMATEC. 1998. Fortalecimiento Asociaciones de usuarios de Agua. Departamento de Planificación. Santo Domingo.

Agencia para el Desarrollo Internacional de los EEUU (ADI), Oficina de Recursos de Desarrollo (ODR) y Departamento para América Latina y las Islas caribe (LAC). 1981. República Dominicana. Perfil Ambiental del país. Un estudio de campo. Virginia, EE.UU.

Programa de Cooperación FAO/Banco Mundial. 1993. Proyecto de desarrollo agrícola bajo riego y en la cuenca del Nizao (2 volúmenes). Documento No. 55/93 CP-DOM 16. República Dominicana. Roma.

Programa de Cooperación FAO/Banco Mundial. 1991. Republica Dominicana Irrigated Farming Development Project. Project Brief. Documento No. 117/91 CP-DOM 15. Roma.

     
   
   
       
arrow Formato para imprimir
     
       © FAO, 2014           Preguntas o comentarios?    aquastat@fao.org             Top