FAO - AQUASTAT
 
FAO Principal
FAO Principal
 FAO Principal
  
   
   arrow AQUASTAT Principal
   
   arrow Bases de datos
   
   arrow Países, regiones, cuencas hidrográficas
   
   arrow Información climática
   arrow Recursos hídricos
   arrow Usos de agua
   arrow Uso de agua en el riego
   arrow Mapa mundial de superficies de riego
   arrow Agua residual
   
   arrow Datos espaciales, cuadros, mapas
   
   arrow Publicaciones
   arrow Glosario
   
   arrow ¿Sabía que…?
 
 
 
 
 
     

Nicaragua

Fuente: FAO-Forestry. Cláusula de exención de responsabilidad.


Version: 2000

Geografía y Población

La República de Nicaragua se ubica en el centro del istmo centroamericano, entre los 83° y 87° W de longitud y los 10° y 14° N de latitud. El país tiene una superficie total de 130 000 km2 y una superficie terrestre de 121 428 km2. Posee los dos Lagos más grandes del istmo, el Lago de Managua o Xolotlán y el Lago de Nicaragua o Cocibolca. Limita al Norte con Honduras, al Sur con Costa Rica, al Este con el Mar del Caribe y al Oeste con el Océano Pacífico. Administrativamente, el país se divide en 15 departamentos y 2 regiones autónomas (Atlántico Norte y Atlántico Sur).

Según criterios de planificación, en el país se identifican tres regiones:

  • (i) La Región del Pacífico, con el 15,2 por ciento del territorio, poseedora de los mejores suelos agrícolas, de la mayor infraestructura, desarrollo y concentración de población, comprende los Departamentos de Chinandega, León, Managua, Masaya, Granada, Carazo y Rivas;
  • (ii) La Región Central, con el 29,6 por ciento, de topografía montañosa con pequeños valles intermontanos, suelos de fertilidad media, de uso restringido para agricultura intensiva, abarca los Departamentos de Chontales, Boaco, Matagalpa, Estelí, Jinotega, Madriz y Nueva Segovia;
  • (iii) La Región Atlántico, con el 55,2 por ciento, de topografía plana boscosa, suelos de baja fertilidad con limitaciones para uso agrícola intensivo, rica en recursos naturales poco explotados, cubre las Regiones Autónomas Atlántico Norte y Atlántico Sur y el Departamento de Río San Juan.

En estas dos últimas décadas, la población urbana ha crecido más rápidamente de lo esperado por la falta de fuentes de trabajo y la inseguridad en el medio rural. Según el último Censo (1995), Nicaragua tenía una población de 4 382 293 habitantes con una tasa de crecimiento promedio anual del 3 por ciento. Los departamentos con la mayor densidad de población son Masaya (456 hab./km2), Managua (325 hab./km2), Granada (182 hab./km2), y Carazo (154 hab./km2). Los demás departamentos tienen una densidad de población inferior a 100 hab/km2, siendo las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur las de menor densidad.

El Producto Interno Bruto (PIB) en 1997 fue de 465 $ EE.UU/hab., experimentando la tasa de crecimiento más alta de la presente década con un 5,1 por ciento. El sector agrícola contribuyó en un 34 por ciento. La superficie cultivada en 1997 se puede clasificar en 534 052 ha dedicadas a productos de consumo interno como el arroz, frijol, maíz, sorgo y soja, y 180 344 ha dedicadas a cultivos de exportación como el café, algodón, ajonjolí, caña de azúcar, banano, tabaco y maní.


Clima y Recursos Hídricos

Clima

En Nicaragua se identifican cuatro tipos de clima según la clasificación de Köppen:

  • (i) Clima Tropical de Sabana característico de la región del Pacífico y el occidente de la cordillera Central, desde el nivel del mar hasta los 1 000 m de altitud, con una marcada estación seca de cuatro a seis meses entre noviembre y abril, lluvias que varían entre 500 mm y 2 000 mm, y temperaturas medias entre 21 y 29 ºC;
  • (ii) Clima Subtropical Seco en el macizo montañoso de la región Central, con una estación seca de cuatro a seis meses entre noviembre y abril, precipitaciones entre 1 000 mm y 2 000 mm, y temperaturas medias de 10-20 ºC en la zona central norte y 21-29 ºC en la zona central sur;
  • (iii) Clima Monzónico de Selva, propio de la planicie media y norte de la región Atlántica (60 por ciento del país), con un período seco de dos meses (febrero-marzo), precipitaciones de 2 400 mm a 5 000 mm y temperatura media de 27 ºC, bastante uniforme durante todo el año;
  • (iv) Clima Tropical de Pluvioselva, en la región sur-oriental desde Bluefields hasta el Río San Juan, con una precipitación superior a los 4 000 mm que disminuye entre marzo y abril, y temperaturas uniformes a lo largo del año (entre 25 y 29 ºC).

La precipitación media territorial se calcula en 2 280 mm. La costa Atlántica de Nicaragua experimenta influencias y efectos climáticos causados periódicamente por tormentas tropicales y huracanes del Caribe. El aumento del caudal de los ríos de la región Atlántica responde en forma directa a las altas precipitaciones durante la temporada de huracanes, julio-noviembre. Los fenómenos más desastrosos que han afectado al país han sido la tormenta tropical Alleta (1982), los huracanes Gilbert y Joan (1988), y el huracán Mitch (1998).

Recursos Hídricos

La disponibilidad de recursos hídricos superficiales varía marcadamente de este a oeste. La vertiente Atlántica con algunas cuencas mayores de 15 000 km2, ríos caudalosos y recursos hídricos abundantes y la vertiente Pacífico con cuencas menores de 4 000 km2, ríos de corto recorrido (<20 km) y escaso caudal. Hacia el Atlántico vierten 13 cuencas importantes, cubriendo el 91 por ciento del territorio y hacia el Pacífico 8 cuencas, que completan el 9 por ciento restante.

Los recursos hídricos internos renovables son 189,7 km3/año. Se incorporan además 6,9 km3/año de aguas compartidas con Costa Rica a través del río San Juan, fronterizo en parte de su cauce, y con Honduras con los ríos fronterizos Coco o Segovia en el Atlántico y Negro en el Pacífico. El hecho de que los recursos sean abundantes y la demanda sea esacasa ha contribuido para que hasta la fecha no haya ningún tratado de aprovechamiento conjunto.

El potencial de agua subterránea es abundante en la vertiente del Pacífico y relativamente escaso en las regiones Central y Atlántico. En la Región Pacífico los suelos permeables de origen volcánico favorecen la infiltración y la formación de los acuíferos de mayor potencial. Se considera que en un año medio se infiltran 42 km3, de los cuales podrían explotarse 16 km3/año.

Lagos y Embalses

A la riqueza hídrica del país se agregan los dos lagos más grandes de Centro América, el Lago Managua a Xolotlán (37,8 m sobre el nivel del mar y superficie de 1 052,9 km2) y el Lago Nicaragua o Cocibolca (31,0 m sobre el nivel del mar y superficie de 8 143,7 km2). En ambos lagos con valores de evaporación de 1 900 mm/año y 1 200 mm/año respectivamente, se pierden por evaporación 11,77 km3/año. Adicionalmente se tienen 18 lagunas, 9 en la Región Pacífico, 5 en la Región Central y 4 en la Región Atlántico, y 4 embalses: 3 con fines hidroeléctricos y 1 para riego y piscicultura.

El sistema interconectado nacional de Nicaragua tiene una capacidad instalada total de generación eléctrica de 402,1 Mw, de los que 102,8 Mw son de origen hidroeléctricos (26 por ciento). Asímismo, está interconectado con los sistemas de Honduras, Costa Rica y Panamá. En 1993 las importaciones fueron de 11 539 Mwh. El sistema ha demostrado ser muy vulnerable en épocas de sequía obligando a restricciones en años considerados secos (1991 y 1994). El riego ha recibido trato preferencial en relación a la tarifa eléctrica según se reporta con datos de 1994 ($EE.UU 0,34/kwh), siendo su costo 46 por ciento menor que el promedio para otros servicios ($EE.UU 0,54/kwh).

En la cuenca del río Coco se han identificado varios enclaves para el desarrollo hidroeléctrico y en la cuenca del río San Juan, por su importancia, se han realizado estudios para el manejo ambiental y desarrollo sostenible a través de equipos técnicos conjuntos de la cuenca binacional.

Extracción del Agua

La región del Pacífico (abarca la vertiente del Pacífico y parte de la cuenca del río San Juan en la zona sur-oriental) concentra el 57 por ciento de la población y la práctica totalidad de las ciudades más importantes del país, así como los suelos de mayor aptitud para la agricultura. En esta región los caudales superficiales son menores que en la vertiente Atlántica, pero sin embargo la disponibilidad de agua subterránea es abundante. Esto hace que el suministro de las demandas se realice principalmente a partir de aguas subterráneas.

El Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA) opera y mantiene 148 acueductos que abastecen a 170 ciudades (72 por ciento de fuente subterránea), sólo 7 tienen planta de tratamiento y 140 aplican cloración. La cobertura nacional de agua potable es del 63 por ciento. La extracción de agua para abastecimiento e industrial en 1998 fue de 207,7 millones de m3, de los cuales sólo se facturó el 53 por ciento con una pérdida por fugas y extracciones del 47 por ciento. La figura 1 muestra la distribución del agua extraida por sectores. Las demandas de agua de riego en los departamentos de León, Chinandega, Matagalpa y Chontales constituyen más del 80 por ciento de las demandas totales. Las tarifas actuales no cubren los costos derivados de la OyM de los sistemas, por lo que el INAA desarrolla el Plan Tarifario de Transición 1998-2000, el cual pretende en forma progresiva el aumento de las tarifas considerando varios rangos y categorías de usuarios.

Figura 1. Extracción del agua por sectores en 1998. Extracción total:1,3 Km3/año

Image284.gif (2164 byte)

Existen sistemas de alcantarillado en 20 ciudades y sólo 14 depuran sus aguas. El volumen de aguas residuales es del orden de 67,4 millones de m3/año y únicamente 6 millones de m3/año son tratados. El caso más notorio es la ciudad de Managua que vierte sus aguas residuales sin tratamiento al lago de Managua a razón de 57 millones de m3/año y descarga 153 650 ton/año de desechos sólidos. El lago, de cuenca endorreica, recibe además la contaminación química (boro, cloruros y arsénico) y térmica de la planta geotérmica ubicada en las faldas del volcán Momotombo y los residuos agroquímicos de los fertilizantes y plaguicidas de las áreas agrícolas circundantes, todo lo cual eleva progresivamente los niveles de contaminación y eutrofización del lago.

Respecto a la contaminación de acuíferos, en las zonas tradicionales de cultivo del algodón de León y Chinandega se ha detectado contaminación química (presencia de toxafeno en concentraciones fuera de norma) originada por el uso intensivo de insecticidas no biodegradables.


Desarrollo del riego y el drenaje

El sector privado inició el riego en 1950 en la planicie del Pacífico con plantaciones de banano y caña de azúcar. El Estado promovió el desarrollo del riego a partir de 1980 en favor de cooperativas y grandes grupos organizados de agricultores, para quienes subsidiaba de forma íntegra la construcción, compre de equipos, operación y mantenimiento de los sistemas de riego. Se introdujeron sistemas de riego por aspersión con uso de pivote central. En 1985 el área con infraestructura de riego alcanzó las 82 000 ha y en 1990 llegó a su máximo con 93 000 ha bajo riego; correspondiendo 49 000 ha al sector privado y 44 000 ha con participación pública. Dicha superficie de riego se ubicaba en un 76 por ciento en la región Pacífico y en un 24 por ciento en la región Central.

Image285.gif (8745 byte)

Image286.gif (17329 byte)

En 1990 el Gobierno suprimió los subsidios y liberó el precio de la energía eléctrica, lo cual, aunado a las bajas eficiencias de los sistemas, incrementa los costos operativos causando el abandono de los sistemas y el deterioro del equipamiento de riego por aspersión. Como resultado, las 93 000 ha que operaban en 1991 se redujeron en el siguiente año a 23 000 ha con riego por superficie para caña de azúcar, arroz, banano y cultivos no tradicionales, 50 000 ha que continuaban cultivándose en secano y 20 000 ha que quedaron improductivas. A pesar de los esfuerzos realizados, no ha sido posible el establecimieto de una institución gubernativa responsable de las actividades de riego. Pequeños y medianos agricultores iniciaron en 1991 el cultivo de productos no tradicionales, especialmente en el valle de Sébaco (departamento de Matagalpa). En 1992, las zonas con mayor infraestructura de riego se concentraban en León y Chinandega con 22 870 ha en 129 fincas, abarcando 437 unidades de riego. El Programa Nacional de Riego para Pequeños y Medianos Productores estimó en 1998 la existencia de 61 365 ha con infraestructura de riego (25 000 ha se adjudican al sector público y el resto al sector privado). La figura 2 muestra la evolución del riego en Nicaragua.

La figura 3 muestra la distribución de la superficie de riego y regada en 1998 por Departamentos. Estudios recientes definen 11 unidades de planificación, con 91 945 ha que pueden ser regables a mediano plazo y una cantidad factible a considerar para su futura planificación de 273 175 ha, con una demanda máxima de agua de riego de 5 601 millones de m3/año.

Superficie potencial de riego a mediano y largo plazo, superficie bajo riego y superficie regada en 1998, por Departamentos

Unidad de Planificación Departamento Superficie
regable a
largo plazo (ha)
Superficie
regable a
mediano plazo (ha)
Superficie
regable a
total o parcial
del agua(ha)
Superficie
regada
(ha)
Chinandega-N Chinandega-N 1 175 1 175 1 175 1 175
Chinandega-S Chinandega-S 90 000 24 609 24 609 20 591
Nagarote León 20 000 3 120 3 120 2 567
Rivas Rivas 3 000 50 20 20
Managua-Rivas Managua-Rivas 20 000 20 200 6 200 5 106
San Francisco Managua 15 000 2 350 350 350
Nagarote-San Francisco León-Managua 7 000 2 150 2 150 1 688
Sébaco Matagalpa 15 000 12 000 8 700 6 090
Panaloya-Juigalpa Chontales 80 000 23 000 11 750 10 250
San Miguelito Río San Juan 20 000 2 097 2 097 2 097
Jalapa Estelí 2 000 1 194 1 194 1 194
Total   273 175 91 945 61 365 51 128

En Nicaragua, los sistemas de riego se pueden agrupar en cuatro tipos en función del tipo de productores:

  • (i) El pequeño agricultor de la región Central que utiliza bombeo de fuentes superficiales, aplica riego por gravedad y en menor proporción por aspersión, y cultiva granos básicos y hortalizas;
  • (ii) El mediano productor de la región Central y del Pacífico que utiliza bombeo de fuentes superficiales o pozos tubulares para bombear agua subterránea, aplica riego superficial por surcos, y cultiva mayoritariamente arroz y hortalizas;
  • (iii) Las agrupaciones corporativas o cooperativas que han recibido los sistemas de riego por aspersión de las fincas estatales y que son los mayoritarios en extensión; riegan por aspersión y cultivan caña de azúcar, arroz y hortalizas;
  • (iv) Las grandes empresas privadas que riegan por aspersión y goteo cultivos como banano, caña de azúcar y frutales. Los productores, en general, se asocian en función del cultivo que producen y no como asociaciones de regantes.

No existen Distritos de riego en el país. El estudio realizado en 1985 para el desarrollo del riego en la Región Pacífico propuso la organización de 14 distritos, pero no se llevó a cabo. El Estado está ahora encargado de la planificación del riego y atiende solicitudes del sector privado para su estudio, seleccionando los proyectos de los pequeños y medianos productores para su financiamiento ante el Instituto de Desarrollo Rural, siendo los fondos gestionados por los mismos interesados.

En 1997 se cultivaron 23 265 ha de arroz bajo riego, que correspondían al 34 por ciento de la superficie total cultivada de arroz. Los costos medios de la puesta en riego de parcela se estimaron en 1990 en 3 570 $EE.UU. por hectárea para sistemas de riego por aspersión públicos y en 2 840 $EE.UU. por hectárea para dichos sistemas privados. No existen datos oficiales de los costos de operación y mantenimiento.

En la zona norte de la región Pacífico se presentan en zonas puntuales problemas leves de salinidad que no representan grandes riesgos para la agricultura bajo riego. No existen datos estadísticos sobre trabajos realizados en materia de drenaje, sin embargo, se sabe de la recuperación de tierras en el valle de Sébaco, en la región Central, utilizando drenes superficiales y limpieza de drenes naturales. Los estudios al respecto ubican en la región Atlántico las áreas con mayores problemas de anegamiento que requieren de drenaje superficial y subterráneo. La región Central presenta problemas estacionales de drenaje durante epocas de lluvias máximas. Se estima que 350 000 ha presentan necesidades de drenaje en todo el país.


Entorno institucional

Las actividades para el desarrollo y aprovechamiento de recursos hídricos se distribuyen entre varios ministerios y entidades, entre las que destacan:

  • (i) Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA), responsable de las políticas, estrategias, normas y regulaciones para la protección y conservación de los recursos naturales. Participa en diversas Comisiones a cargo de la coordinación y planificación de actividades relacionadas con recursos hídricos.
  • (ii) Ministerio Agropecuario y Forestal (MAG-FOR). El MAG-FOR se orienta hacia el establecimieto de políticas agropecuarias, al uso sostenible del suelo y agua, y al desarrollo y promoción del riego. Las funciones del riego han sido asignadas a la Unidad de Riego de la Dirección General de Planificación Sectorial Agropecuaria del MAG-FOR, en proceso de organización.
  • (iii) El Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA), es el ente nacional regulador por ley del suministro de agua potable y alcantarillados, a excepción de los sistemas municipales de Matagalpa y Jinotega. Por reorganización del INAA en 1997 se creó la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL), que realiza la gestión a través de la formación de Comités de Agua Potable.
  • (iv) El Ministerio de Salud (MINSA), responsable de las políticas en el área de salud social, a cargo del control de la calidad del agua abastecida por el INAA y de los vertidos de aguas residuales.
  • (v) El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), a cargo del inventario y evaluación de los recursos físicos del territorio nacional, para lo cual trabaja de forma conjunta con el Servicio Meteorológico Nacional, el Instituto Sismológico y el Instituto Geográfico Nacional.
  • (vi) El Instituto Nicaragüense de Energía (INE), a cargo de la planificación y explotación energética incluyendo recursos hidroeléctricos. En 1994 se abrió la participación del sector privado al mercado de energía.
  • (vii) La Comisión Nacional de Recursos Hídricos (CNRH), integrada por los titulares del MARENA, INAA, INE, MAG-FOR , MINSA e INETER cuya función fundamental es la coordinación de los planes y programas nacionales, así como la gestión integrada en materia de recursos hídricos.
  • (viii) En aspectos de contaminación se creó la Comisión Nacional del Ambiente y la Comisión Interinstitucional para el Saneamiento Ambiental.

El marco legal vigente es antiguo y sus deficiencias técnicas no favorecen el desarrollo de recursos hídricos, razón por la cual se encuentra sujeto a revisión y actualización. La Constitución Política establece el dominio del Estado sobre los recursos naturales y su obligación de normar su manejo, otorgándole el poder de celebrar contratos de explotación cuando lo requiera el interés nacional. El Código Civil reconoce los recursos hídricos como un bien público sujeto a la normativa que regula la propiedad privada de la tierra. El consumo de agua con fines de riego no está regulado y la extracción del agua subterránea es libre, sin pago por el uso del recurso. El último proyecto de ley de Agua fue presentado ante la Asamblea Nacional o Congreso de la República para su discusión y aprobación en la agenda de trabajo de 1999. La nueva propuesta introduce los conceptos de Gestión Integrada del Agua y la creación de la Autoridad del Agua (ADAGUA).

Entre los factores que han afectado el desarrollo del riego en Nicaragua están la falta de apoyo técnico y financiero a la producción agrícola, la falta de acceso de los pequeños productores al mercado y suministro de insumos, la falta de titularidad en la tenencia de la tierra, y la debilidad de los instrumentos legales que rigen el uso del agua, en general, y para el riego en particular.


Tendencias en la gestión de los recusos hídricos

La concentración de la población del país sobre las regiones Pacífico y Central origina ciertas presiones sobre los recursos hídricos, dados los niveles de contaminación en algunas áreas. Por ejemplo, se han creado conflictos de intereses entre extracciones de agua para abastecimiento y riego en Estelí y entre extracciones de agua para generación hidroeléctrica y riego en el Valle de Sébaco. En atención a dichos problemas se encaminan acciones para actualizar el marco jurídico y establecer las instancias administrativas para la administración de recursos hídricos bajo criterios de aprovechamiento y gestión integrada del agua.

En octubre de 1998, antes del huracán Mitch, el MAG-FOR preparó el Programa Nacional de Riego para Pequeños y Medianos Productores, destinado a desarrollar en un período de 10 años pequeños sistemas de riego, incluyendo las obras de captación y almacenamiento necesarias. Se perseguía elevar el nivel tecnológico y las capacidades de los pequeños y medianos agricultores en el manejo de los sistemas de riego, disminuir los riesgos de producción incrementando la productividad y rentabilidad de los cultivos, aumentar las fuentes de trabajo en el campo y reducir la migración del campo a la ciudad. Se pretendía incorporar bajo riego 17 350 ha en las regiones Central y Pacífico, a través del financiamiento a tasas de interés y condiciones favorables de proyectos de fácil ejecución. El monto estimado de inversión del proyecto era de 19 millones de $EE.UU., con un costo directo de 15,8 millones de $EE.UU. para ejecución de los sistemas, en beneficio de 11 000 familias.

El huracán Mitch afectó Nicaragua causando intensidades de precipitación sin precedentes históricos y afectando la región Pacífico con más fuerza en la zona norte (Chinandega y León) y la región Central norte (Estelí, Nueva Segovia, Jinotega y Matagalpa). Estimaciones preliminares del gobierno indicaban que alrededor de 154 000 familias se vieron afectadas y 34 000 viviendas fueron destruidas. Las unidades productivas experimentaron pérdidas de cultivos y de suelos. Los principales daños se experimentaron en los cultivos de consumo interno con pérdidas hasta del 71 por ciento de la producción y valor estimado en 46,4 millones de $EE.UU. Los cultivos de exportación sufrieron pérdidas entre el 6 por ciento y 33 por ciento por valor de 37,1 millones de $EE.UU. En términos generales, se perdieron suelos de cultivos anuales en un 15 por ciento y de cultivos permanentes en 6 por ciento. El país se encuentra ahora en su fase de reconstrucción, rehabilitación de caminos rurales y programas de emergencia prioritarios para la recuperación de su producción agrícola.


Principales Fuentes de Información

CNRH. 1997. Evaluación rápida de los recursos hídricos. Plan de acción para la gestión de los recursos hídricos. Comisión Nacional de los Recursos Hídricos (CNRH) y la Agencia Danesa de Cooperación (DANIDA). Managua.

CNRH. 1998. Anteproyecto de Ley General de Aguas. Plan de acción para la gestión de los recursos hídricos. Comisión Nacional de los Recursos Hídricos (CNRH) y la Agencia Danesa de Cooperación (DANIDA). Managua.

FAO. 1992. América Central. Estudio Subsectorial del Riego Privado. Anexo 4. Nicaragua.

MAG-FOR. 1998. Programa Nacional de Riego para Pequeños y Medianos Productores. Ministerio Agropecuario y Forestal (MAG-FOR). Managua.

MAG-FOR. 1998. Indicadores Agropecuarios. Ministerio Agropecuario y Forestal (MAG-FOR). Managua.

MAG-FOR. 1998. Huracán Mitch, Sector Agropecuario y Forestal: Rehabilitación y Transformación. Ministerio Agropecuario y Forestal (MAG-FOR). Managua.

MIDINRA. 1985. Una estrategia de riego de la planicie del Pacífico de Nicaragua. Ministerio de Desarrollo Agropecuario y Reforma Agraria (MIDINRA). Managua.

     
   
   
       
arrow Formato para imprimir
     
Citar como: FAO. 2014. Sitio web AQUASTAT, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Sitio web accedido el [AAAA/MM/DD]
       © FAO, 2014           Preguntas o comentarios?    aquastat@fao.org             Top