FAO.org

Inicio > Country_collector > FAO en Argentina > Campaña mujeres rurales
FAO en Argentina

Campaña Mujeres Rurales

"Mujeres Rurales, motores del desarrollo" es una campaña de comunicación liderada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Argentina que tiene como objetivo hacer oír la voz de mujeres rurales argentinas para visibilizar sus principales problemáticas. 

La FAO busca fomentar el compromiso del estado con la creación de políticas públicas centradas en el importante rol de las mujeres en la seguridad alimentaria.

 

Súmate a la campaña

Resumen campaña

Multimedia

Cerrar la brecha entre hombres y mujeres
en la agricultura
Entrevista a Cecilia Jobe, Punto Focal de género. FAO Argentina

Objetivos de la campaña

Visibilizar las problemáticas de las mujeres rurales argentinas a través de las redes sociales y lograr el compromiso de los poderes del estado para el diseño y la efectiva implementación de políticas públicas y legislación que tengan en cuenta el importante rol de las mujeres rurales, que representan un cuarto de la población mundial.

¿Quién puede participar?

Mujeres rurales y organizaciones campesinas para que hagan oír su voz y visibilicen sus principales problemáticas. También se invitará a funcionarios del poder ejecutivo, legisladores de todos los espacios políticos, líderes y formadores de opinión, empresas de alimentos, referentes del ámbito académico, periodistas y sociedad civil.

¿Quiénes son las mujeres rurales?

El Comité de la Convención contra la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer construye el concepto de mujer “rural” teniendo en cuenta el elemento geográfico y de exclusión de oportunidades y servicios que comprende a las mujeres de distintas razas y etnias.

Ahora bien, el concepto de mujer rural es un concepto “vivo” y el Comité no brinda otro elemento definitorio, con lo cual consideramos que el elemento de exclusión de oportunidades y servicios comprende tanto a las mujeres que se dedican a trabajos agrícolas como aquellas que se ven obligadas a migrar a zonas rurales y a dedicar sus vidas a empleos rurales no agrícolas.

Problemáticas principales

El núcleo central de la problemática son las diversas dificultades en el acceso a la tierra, al agua, al crédito, a los servicios de extensión, y capacitación y a la asistencia técnica. Pese a sus aportes en la economía nacional, las continuas limitaciones estructurales les impiden disfrutar plenamente de sus derechos humanos y dificultan sus esfuerzos por mejorar sus vidas.

La imposibilidad de las mujeres de proyectar un futuro autónomo en sus lugares, la falta de oportunidades de educación, trabajo y el acceso a servicios y medios de producción conlleva a migrar a las zonas urbanas como vía de escape ante la escasez de oportunidades y la desigualdad.

La invisibilidad de la vida productiva y reproductiva de las mujeres rurales oculta información. No está claro cuando empiezan las tareas de la casa y la familia y cuando termina el alimentar a los animales, lo que repercute en una intensificación de la carga de trabajo de las mujeres en una doble y triple jornada que implica una inversión de tiempo y energía excesivos.

La división sexual del trabajo, entonces, es un producto histórico y social que se ha cristalizado.