FAO.org

Inicio > Country_collector > Guatemala > Programas y Proyectos
Guatemala

Programas y proyectos en Guatemala

El Marco de Programación de País (MPP) 2017-2021 establecido entre la FAO y el Gobierno de Guatemala se inscribe en las prioridades establecidas por la Organización a nivel regional y sub-regional, y se articula de igual manera con Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD) 2015-2019.

Desde su establecimiento en Guatemala, la FAO ha venido apoyando al Gobierno a través de distintas instituciones y esfuerzos conjuntos, incluyendo trabajo de cerca con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN), el Instituto Nacional de Bosques (INAB), el Ministerio de Educación (MINEDUC), el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MINTRAB), el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), la Secretaría de Asuntos Agrarias (SAA) y el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), entre otros ministerios y entidades públicas. El trabajo de la FAO en Guatemala se enfoca en el fortalecimiento de políticas públicas de seguridad alimentaria y nutricional, el apoyo a la agricultura familiar y los sistemas alimentarios inclusivos para el desarrollo rural inclusivo y el uso sostenible de los recursos naturales y adaptación al cambio climático, acompañado de gestión de riesgos ante desastres. La FAO ha tenido una profunda inserción a nivel territorial, coordinando y ejecutando acciones con municipalidades y delegaciones de equipos técnicos de los distintos ministerios, secretarías y otras entidades públicas.

El fortalecimiento de capacidades institucionales a nivel territorial ha estado dirigido a mejorar la coordinación y participación a nivel de las comisiones municipales de seguridad alimentaria y la inclusión de proyectos de seguridad alimentaria y conservación de recursos naturales y cambio climático. En esta óptica, es importante destacar la participación de la FAO en la ejecución de programas conjuntos en la búsqueda de hacer efectiva la iniciativa de promover acciones articuladas y coordinadas con las prioridades de país, de parte del Sistema de Naciones Unidas (SNU), conocida como “Delivery as One”. 

Las tres áreas prioritarias gubernamentales de trabajo en torno al MPP son las siguientes, seguidas por los temas transversales y prioridades articuladoras del trabajo de la FAO en Guatemala.

Área prioritaria A: Seguridad alimentaria y nutricional

Dada la alta prevalencia de inseguridad alimentaria y desnutrición crónica en el país, los esfuerzos bajo el área A abordan el fortalecimiento a la institucionalidad del Gobierno y trabaja para que la Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional se implemente eficazmente en Guatemala como un instrumento esencial en la reducción de la desnutrición crónica, vinculada al Programa de Agricultura Familiar para el Fortalecimiento de la Economía Campesina (PAFFEC). Más aún, tomando en cuenta que el Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria define una estructura que facilita la planificación y coordinación entre las instituciones de Estado, este sistema a su vez garantiza la participación y consulta de representantes de diversas formas de expresión organizativa y de organizaciones de mujeres, pueblos indígenas y organismos internacionales vinculados a la seguridad alimentaria y nutricional (SAN).


El principal énfasis del apoyo de la FAO en esta área consiste en promover la articulación de estos actores para la elaboración de propuestas, auditoría fiscal, fiscalización de recursos y otras acciones de política pública en el marco del derecho a la alimentación y los esfuerzos de desarrollo rural del país. Todos estos esfuerzos buscan por igual promover los principios rectores de la Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional – soberanía alimentaria, sostenibilidad, descentralización y participación ciudadana, entre otros – fortaleciendo los sistemas alimentarios de las economías rurales y agrarias a partir de un desarrollo inclusivo de la agricultura familiar.

Área prioritaria B: Desarrollo rural territorial

El área B se centra en el desarrollo de los territorios rurales a través de varios instrumentos de apoyo e impulsados en el marco de las políticas agropecuarias, agrarias y de agricultura familiar, así como de las iniciativas y políticas de protección social y de la competitividad y emprendimiento rurales. Las acciones priorizadas en función del área B son consideradas aquellas con mayor efecto catalítico para la dinamización de las economías locales y los medios de vida productivos y sostenibles de los hogares rurales. Reconociendo el desarrollo rural integral como un proceso complejo y multidimensional, las acciones de incidencia dentro de esta área prioritaria gubernamental priorizan un enfoque de igual dimensión y con abordajes multi e intersectoriales. Por ende, para ofrecer respuestas integrales a los problemas que limitan el desarrollo rural en Guatemala se debe enfocar toda intervención a nivel territorial de manera sistémica, incluyendo análisis de aspectos de género y garantizando un abordaje intercultural. A través de esta visión se prioriza el diseño e implementación de estrategias integrales que fomentan la armonización entre políticas y mecanismos nacionales en torno al desarrollo sostenible e inclusivo a nivel de territorios. 

Área prioritaria C: Adaptación y mitigación al cambio climático para mejorar la resiliencia, y manejo integral de los recursos naturales renovables

El área prioritaria gubernamental C se enfoca principalmente en el manejo adecuado y sostenible del agua, suelos y bosques, tomando en cuenta que el manejo responsable y consciente de los recursos naturales es el mejor instrumento para fortalecer e instaurar redes de resiliencia comunitaria. De igual manera, las actividades de esta área de trabajo se concentran en la mitigación y adaptación al cambio climático. Tomando en cuenta que Guatemala es considerado el cuarto país más vulnerable del mundo en cuanto a riesgos ante de los desastres ambientales – por sus características topográficas y sus brechas de desigualdad social que suelen dificultar la respuesta o mitigación a impactos adversos de fenómenos naturales – el fortalecimiento de los medios de vida y de la población en condiciones de vulnerabilidad es un componente clave en el esfuerzo hacia un desarrollo inclusivo y sostenible. Todas estas actividades son de particular relevancia e importancia en la ruralidad del país, donde se encuentra la mayor prevalencia de pobreza e inseguridad alimentaria, las cuales de no ser abordadas, contribuyen a las vulnerabilidades socioeconómicas, productivas y físicas ante desastres y efectos del cambio climático. 

Temas transversales

Además de las áreas prioritarias de trabajo, la integración del enfoque de género y pertinencia cultural se realiza de forma transversal en todos los proyectos, programas y acciones que se derivan del Marco de Programación de País (MPP). Desde el diseño y formulación de las propuestas hasta la ejecución y evaluación de las actividades de la FAO, de la mano con sus contrapartes y socios nacionales, el abordaje de la FAO tiene un enfoque participativo y de diálogo. Este abordaje, por ejemplo, se impulsa a través de la Política de Género de la FAO y la Guía para trabajar con pueblos indígenas y tribales, instituidas con el propósito de garantizar la incorporación de estos enfoques como ejes trasversales en la lucha para la eliminación del hambre y la pobreza rural.

El eje transversal del empoderamiento de la mujer y la igualdad de género contribuye a la eliminación de desigualdades de género, de inequidades de condiciones y de instancias de discriminación contra la mujer en el ámbito del desarrollo rural. Por ello, la FAO busca que en todos sus proyectos y programas se asegure una mayor igualdad en la toma de decisiones de las mujeres, y que los esfuerzos para su empoderamiento sea una acción crucial en la lucha contra la pobreza y el hambre en el país.

De igual manera, el eje transversal de pueblos indígenas reconoce la diversidad cultural guatemalteca como componente imprescindible en las acciones que se implementan mediante programas y proyectos en el país. La FAO reconoce la importancia de trabajar en consonancia con la cultura local y dentro de su contexto histórico para promover las formas de vida de los pueblos indígenas como acciones clave en la lucha contra el hambre y la pobreza. Es por ello que para la FAO es importante fortalecer el acompañamiento a la institucionalidad pública para el impulso de mecanismos de gobernanza en territorios indígenas y, por lo tanto, busca especialmente promover la consulta previa, libre e informada para que las medidas adoptadas sobre el uso de los recursos para el desarrollo rural estén conscientemente armonizados con el contexto cultural económico de los territorios. Para lograrlo, se involucran a los diferentes actores sociales, públicos y privados a nivel local y nacional a través de la aplicación de ciertos instrumentos nacionales e internacionales. Por ejemplo, se promueve el uso de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional al igual que el Manual del consentimiento libre, previo e informado, entre otros.

En conjunto con distintos socios y contrapartes, el trabajo de la FAO se permite asesorar de principios, metodologías, actividades y métodos propuestos por la Comunicación para el Desarrollo (CpD), área en la que la FAO es pionera a nivel mundial, al igual de una visión transversal de trabajo hacia el fortalecimiento de mecanismos de protección social, definidos como políticas de prevención y/o protección contra la pobreza, diferentes tipos de vulnerabilidades y la exclusión social.