Día Internacional del Té

Los orígenes del té se remontan a más de 5 000 años, pero sus contribuciones a la salud, la cultura y el desarrollo socioeconómico siguen siendo relevantes hoy en día. Actualmente, el té se cultiva en más de 35 países y sustenta a más de 13 millones de personas, incluyendo pequeños agricultores y sus familias, que dependen del sector del té para su subsistencia.

El Día Internacional del Té es una oportunidad para celebrar el patrimonio cultural, los beneficios para la salud y la importancia económica del té, mientras se trabaja para que su producción sea sostenible "del campo a la taza", asegurando que sus beneficios para las personas, las culturas y el medio ambiente continúen por generaciones.

Celebrando el té

En reconocimiento a la larga historia y la profunda importancia cultural y económica del té en todo el mundo, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de mayo como Día Internacional del Té, y pidió a la FAO que liderase su celebración.

La producción y el procesamiento del té son una fuente principal de sustento para millones de familias, particularmente en los países en desarrollo. La celebración promueve la producción, el consumo y el comercio sostenibles de té, y ofrece una oportunidad para que los actores a nivel mundial, regional y nacional se aseguren de que el sector del té siga desempeñando un papel en la reducción de la pobreza extrema, la lucha contra el hambre y la protección de los recursos naturales. 

El primer Día Internacional del Té se celebró con un evento virtual que reunió a los principales países exportadores e importadores de té del mundo, así como a los principales países productores donde el cultivo de té es una importante fuente de ingresos. Vuelve a ver la grabación del evento.

Mensajes clave

  • La producción y el procesamiento del té son una fuente de sustento para millones de familias, muchas de ellas en los países menos adelantados.
  • Los ingresos por la exportación de té ayudan a financiar las facturas de importación de alimentos, apoyando las economías de los principales países productores de té.
  • Las condiciones agroecológicas específicas donde el té crece se dan en áreas que son altamente vulnerables al cambio climático.
  • Para garantizar beneficios tanto para las personas como para el medio ambiente, la cadena de valor del té debe ser sostenible en todas las etapas, desde el campo hasta la taza.

Datos interesantes sobre el té

Los pequeños agricultores producen el 60% del té del mundo.
El té apoya los medios de vida de 9 millones de pequeños agricultores en los cuatro principales países productores (China, India, Kenia y Sri Lanka).
El valor de la producción mundial de té asciende a más de 16 600 millones de USD.
El té es la bebida más consumida en el mundo después del agua.
La producción y el comercio de té contribuyen a los medios de vida, los beneficios por exportaciones, la seguridad alimentaria y los ingresos en muchas partes del mundo, especialmente en algunas de las zonas rurales más pobres.
El té crece en condiciones agroecológicas muy específicas y en ciertos entornos que, hoy en día, a menudo se ven afectados por el cambio climático.
El Grupo Intergubernamental sobre el Té de la FAO lidera los esfuerzos multilaterales para apoyar la economía mundial del té.

Una combinación de patrimonio y futuro

El programa de Sistemas de Patrimonio Agrícola Globalmente Importantes (SIPAM) de la FAO ha designado hasta la fecha casi 60 sitios como espacios dinámicos donde coexisten la cultura, la biodiversidad y las técnicas agrícolas sostenibles, lo que demuestra ser vital para lograr la seguridad alimentaria y generar medios de vida.

China, Corea y Japón tienen 4 sitios de cultivo de té designados como Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO. Estos sitios representan sistemas en evolución de comunidades humanas en una estrecha relación con su territorio y paisaje cultural y agrícola.

A lo largo de los años, el aroma de sus variedades de té milenario ha llegado a los corazones y las mentes de muchos aficionados al té de todo el mundo, hoja a hoja.

¿Lo sabías?

  • El té es una de las bebidas más antiguas del mundo y es la bebida más consumida en el mundo después del agua.
  • El té existe en muchas variedades, que difieren según la técnica de oxidación y fermentación aplicada.
  • El cultivo del té proporciona empleo e ingresos a millones de pequeños productores, que complementan o incluso reemplazan la producción de grandes plantaciones de té en muchos países.
  • Si bien las tres cuartas partes del té producido se consumen en el país de origen, el té es un producto ampliamente comercializado y exportado.
  • En las últimas décadas, la industria mundial del té ha experimentado un rápido crecimiento, con un número creciente de consumidores a nivel mundial.
  • A pesar del aumento del consumo de té en los principales países productores, el consumo per cápita sigue siendo bajo, lo que sugiere que todavía existe un considerable potencial de crecimiento en estos países.
  • Beber té puede tener muchos beneficios para la salud, desde efectos antiinflamatorios hasta antioxidantes y de pérdida de peso.
  • China, Corea y Japón tienen 4 sitios de cultivo de té designados como Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO.

Compartir esta página