Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 12.3.1 - Pérdidas y desperdicio mundiales de alimentos

La meta del ODD 12.3 tiene dos componentes, las pérdidas y el desperdicio, que están medidos por dos indicadores distintos.

Sub-indicador 12.3.1.a - Índice de pérdidas de alimentos

El índice de pérdida de alimentos se centra en las pérdidas de alimentos que se producen desde la producción hasta el nivel minorista (sin incluir este). Mide los cambios en las pérdidas porcentuales de una cesta de 10 productos básicos por país en comparación con un período de referencia. El índice contribuirá a medir los progresos hacia la consecución de la meta 12.3 de los ODS.

Sub-indicador 12.3.1.b - Índice de desperdicio de alimentos

Se está elaborando una propuesta para medir el desperdicio de alimentos, que comprende los niveles minorista y de consumo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha asumido el liderazgo en relación con este subindicador.

Meta 12.3

De aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha.

Porcentaje de pérdida de alimentos por región, 2016 (en inglés)

Impacto

Este subindicador mide los cambios en las pérdidas de alimentos a lo largo de la cadena de suministro, desde el punto de madurez en el sitio de producción hasta el nivel minorista. El objetivo consiste en mostrar las repercusiones de las políticas e inversiones en la eficiencia de la cadena de suministro. La FAO recomienda recopilar datos sobre las diversas etapas (cosecha, posproducción, almacenamiento, transporte, elaboración primaria y venta al por mayor) con objeto de ayudar a los países a formular programas específicos para mejorar la eficiencia y el funcionamiento de su sistema de suministro de alimentos. Asimismo, la FAO recomienda un enfoque de sistemas alimentarios que aborde las pérdidas y el desperdicio de alimentos en el contexto de otras prioridades de las políticas.

Principales resultados

El índice nacional de pérdida de alimentos es un índice ponderado de base fija utilizado ampliamente en las estadísticas oficiales.

El índice está integrado por los 10 productos principales en función de las prioridades de las políticas de cada país, su importancia relativa en cuanto al valor de la producción, los porcentajes de pérdida nacionalmente representativos o la proporción de la producción que no llega a la etapa minorista, y los porcentajes de pérdidas en el año de referencia. Los 10 productos abarcan cinco importantes grupos de alimentos que representan todo el régimen alimenticio. El índice de pérdida de alimentos se ha reclasificado recientemente en el nivel II debido a la total ausencia de estimaciones nacionales coherentes de las pérdidas de alimentos. El desafío principal no radica en el cálculo del índice en sí, sino en obtener los factores de pérdida de las distintas fases de la cadena de suministro y agregarlos en un porcentaje nacional de pérdida de alimentos de un producto. Para hacerlo, los países necesitan directrices sobre cómo recoger, estimar y agregar, de forma eficaz en función del costo, las pérdidas en las etapas de la explotación agrícola, el transporte, el almacenamiento, la elaboración y la venta al por mayor; cómo combinar las fuentes de datos, y cómo priorizar los esfuerzos.

La FAO ha elaborado un doble enfoque para abordar la escasez de datos proporcionando: i) un paquete completo de asistencia metodológica y técnica con un conjunto de directrices y material de capacitación con respecto a la recolección de datos y la estimación de las pérdidas; ii) un modelo de imputación de pérdidas para calcular las pérdidas en ausencia de datos medidos. El modelo de imputación se desarrolló en primer lugar para estimar las pérdidas en el plano internacional utilizando las pocas estimaciones de pérdidas incluidas en los balances alimentarios notificados por los países y los factores mencionados en la bibliografía especializada. Los países pueden adaptar el modelo a nivel nacional.

La FAO ha realizado también un metaanálisis de estudios existentes que miden la pérdida y el desperdicio de alimentos en países de todo el mundo y lo ha publicado en la Base de datos sobre pérdida y desperdicio de alimentos. En él se muestra cómo varían las pérdidas y el desperdicio de alimentos en diferentes etapas de la cadena de suministro alimentario, así como entre regiones y grupos de productos.

Los resultados de este análisis indican que:

  • en relación con todos los grupos de productos, la tasa más alta de pérdidas de alimentos ―el 20,7 % de la producción agrícola total― se registra en Asia central y Asia meridional, mientras que las tasas más bajas de pérdidas de alimentos ―el 9,8 % y el 5,8 %, respectivamente― se registran en la región de Oceanía, que incluye las Islas del Pacífico, y en Australia y Nueva Zelandia;

  • en relación con los cereales y las legumbres, el grupo de productos sobre el que se dispone de datos relativamente más abundantes y fiables, se observan niveles considerables de pérdidas en el África subsahariana y en Asia oriental y Asia sudoriental, mientras que en Asia central y meridional son limitadas;

  • por lo general, el porcentaje de pérdidas es más elevado en las frutas y hortalizas que en los cereales y legumbres.

Recursos de capacitación

Training Course on Post-Harvest Losses in Grains and Pulses (EN | FR)

Directrices sobre la medición de pérdidas de cosecha y poscosecha (en inglés)

Grains and pulses | Field test reports (Ghana Malawi | Zimbabwe)

Fruits and vegetables | Field test report in Mexico 

Animal products | Field test report in Zambia 

Fish and fish products | Field test report in Guyana

Compartir esta página