Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 6.4.2 - Nivel de estrés hídrico: extracción de agua dulce en proporción a los recursos de agua dulce disponibles

Nivel de estrés hídrico: extracción de agua dulce en proporción a los recursos de agua dulce disponibles; es la razón entre el total de agua dulce extraída por los principales sectores económicos y el total de recursos hídricos renovables, teniendo en cuenta las necesidades ambientales de agua. Este indicador también se conoce como intensidad de extracción de agua y medirá los progresos hacia la meta 6.4 de los ODS.

Meta 6.4

De aquí a 2030, aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua.

Nivel de estrés hídrico: extracción de agua dulce en proporción a los recursos de agua dulce disponibles (en inglés)

Impacto

Ampliación del conocimiento sobre la eficiencia y sostenibilidad del uso del agua. Junto con el indicador 6.4.1, es esenciale para asegurar que los recursos hídricos apoyen los ecosistemas y sigan estando disponibles para generaciones futuras.

Principales resultados

A nivel mundial, el estrés hídrico sigue situándose a un nivel seguro del 17 %. Sin embargo, la media mundial esconde enormes variaciones regionales.

  • Asia central y meridional, así como África septentrional, registran un estrés hídrico muy elevado superior al 70 %, y las dos primeras regiones incluso han experimentado un incremento del estrés hídrico entre 2015 y 2017.

  • A estas regiones les siguen Asia occidental y Asia oriental, con un estrés hídrico comprendido entre el 45 % y el 70 %, y ambas regiones han registrado un nivel estable o descendente de estrés hídrico desde 2015.

Por esta razón, la tendencia gradualmente creciente del estrés hídrico mundial a lo largo de los últimos 20 años refleja un estrés cada vez mayor en varias zonas del mundo, con descensos en otras zonas del planeta que no pueden compensar dichos aumentos.

En cambio, el estrés hídrico en algunas regiones como el África subsahariana y América central y del Sur es lo suficientemente bajo como para ofrecer a algunos países margen para incrementar de manera sostenible el uso del agua, siempre que se tomen las precauciones adecuadas. En las regiones afectadas por un elevado estrés hídrico, es necesario tomar medidas urgentes y concretas para ahorrar agua e incrementar la eficiencia del uso de esta.

Compartir esta página