FAO.org

Inicio > Country_collector > FAO en Venezuela > FAO en Venezuela > Venezuela en una mirada
FAO en Venezuela

Venezuela en una mirada

La agricultura, el medio rural y la seguridad alimentaria

La República Bolivariana de Venezuela está localizada el norte de América del Sur. Limita al norte con el mar Caribe, al este con el océano Atlántico y Guyana, al sur con Brasil y al suroeste y oeste con Colombia. El país tiene una superficie continental e insular de 916 455 Km² y cuenta con una amplia línea de costa que alcanza los 2 183 Km.

Venezuela cuenta con una gran diversidad geográfica y agroecológica, debido a su condición de país caribe, andino, llanero y amazónico. Desde el punto de vista geográfico se pueden distinguir un conjunto de regiones naturales claramente diferenciadas, lo que hace que sea uno de los diez países más diversos del mundo, lo que le añade un considerable potencial turístico.

Su ubicación geográfica le otorga al país buenas potencialidades para la agricultura tropical, pudiendo obtener altos rendimientos en cultivos de carácter permanente tales como café, cacao, palma aceitera y frutales, o semi permanentes como caña de azúcar, banano, plátano y yuca. En cambio, tiene menor potencial para los cultivos mecanizados extensivos de ciclo corto, con excepción del arroz, en los cuales los países con climas templados tienden a tener notables ventajas.

La disponibilidad de tierras con limitaciones para la producción vegetal, la abundancia de energía radiante y amplias áreas de pastos determina una importante potencialidad para la ganadería de carne y de doble propósito (carne y leche). Además, la horticultura puede obtener un significativo desarrollo en los valles del arco montañoso costero. La amplitud de las costas y el mar territorial venezolano, así como el bajo costo del combustible, confieren a la pesca marítima amplias posibilidades de desarrollo.

La producción agrícola venezolana es compleja

Dada la diversidad geográfica y agroecológica del país, la producción agrícola venezolana es compleja y está constituida por distintos sistemas de producción con características muy disímiles y de diversa importancia en la generación de producto y empleos. Sin embargo, la producción agrícola representa una fracción reducida del Producto Interno Bruto en comparación con otros países andinos y de América Latina.

Desde la expansión petrolera, Venezuela ha sido importador neto de los productos agroalimentarios, y en los últimos 20 años, las calorías importadas se encuentran por el orden del 50 por ciento de la disponibilidad total de energía para la población. Las exportaciones agropecuarias representan una porción muy pequeña de las totales del país.

La agricultura y la seguridad alimentaria tienen rango constitucional

Con la Constitución de 1999, la agricultura, la seguridad alimentaria y el desarrollo rural adquirieron rango constitucional. Los Artículos 305 al 308 definen la orientación de las políticas públicas en materia de agricultura, desarrollo rural y redistribución de la tierra. Esta normativa central es instrumentada por un conjunto de leyes entre las que destacan la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, la Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Alimentaria, la Ley de Salud Agrícola Integral, la Ley de Pesca y Acuicultura, la Ley del Fondo de Desarrollo Agropecuario, Pesquero, Forestal y Afines, entre otras.