Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 15.2.1 - Avances hacia la gestión forestal sostenible

Este indicador mide los progresos hacia la gestión forestal sostenible por medio de cinco subindicadores. Como ayuda a la interpretación, se utiliza un tablero de colores, en el que el verde, el amarillo y el rojo indican la dirección y el ritmo de los cambios en cada uno de los cinco subindicadores. El indicador contribuirá a seguir los progresos hacia la consecución de la meta 15.2 de los ODS.

De aquí a 2020, promover la puesta en práctica de la gestión sostenible de todos los tipos de bosques, detener la deforestación, recuperar los bosques degradados y aumentar considerablemente la forestación y la reforestación a nivel mundial.

 

15.2.1 Tablero para los subindicadores de los ODS

Impacto

Junto con el indicador 15.1.1, garantiza na gestión eficaz de los bosques y montañas, y un mejor equilibrio entre la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales.

Resultados clave

A pesar de los avances mundiales hacia la gestión forestal sostenible, la pérdida de bosques sigue siendo elevada. 

En el último decenio se han producido avances mundiales hacia la gestión forestal sostenible. La superficie forestal total sometida a un sistema de certificación ha aumentado un 35 % (o 120 millones de hectáreas) desde 2010. Entre 2020 y 2021, la superficie forestal certificada aumentó en 27 millones de hectáreas. Esta tendencia positiva se aprecia principalmente en Europa y América septentrional, donde se certificaron 22 millones de hectáreas el año pasado, y 87 millones de hectáreas desde 2010. 

A nivel mundial, la proporción de superficie de bosque dentro de zonas protegidas aumentó del 17 % al 18 % entre 2010 y 2020. La subregión con la mayor proporción de bosques en zonas protegidas fue Asia central (59 %), que también registró el mayor aumento durante ese período (12 %). Europa y América septentrional tuvieron la menor proporción de bosques dentro de zonas protegidas en 2020 (6 %). 

La superficie forestal sometida a un plan de gestión aumentó un 7 % entre 2010 y 2020. La mayoría de los bosques de Europa y Asia son objeto de un plan de gestión, y se registran grandes aumentos en Asia central y Asia oriental. Por el contrario, en América Latina y el Caribe, Oceanía y el África subsahariana la proporción de bosques objeto de planes de gestión sigue siendo inferior a un tercio (aunque aumenta lentamente). La cantidad global de biomasa por encima del suelo en los bosques ha aumentado ligeramente debido a un notable incremento en Asia oriental, Europa y Asia occidental. 

La tasa anual de variación de la superficie forestal se mantiene relativamente estable a nivel mundial en torno al - 0,1 %, lo que indica que la pérdida de bosques continúa, aunque a un ritmo ligeramente inferior al del decenio anterior. La superficie forestal se expandió en Asia, Europa y América septentrional en el período comprendido entre 2010 y 2020, mientras que se registraron importantes pérdidas de bosques en África, Asia sudoriental y América Latina y el Caribe. Estas pérdidas obedecen principalmente a la expansión de la producción agrícola y ganadera. La deforestación y la degradación de los bosques siguen constituyendo un gran desafío, especialmente en los trópicos, los PMA, los PDSL y los PEID, lo que pone de manifiesto la necesidad de adoptar más medidas para reducir la deforestación y aplicar prácticas sostenibles de gestión forestal y de la tierra. 

Destacados

Multimedia

Compartir esta página