Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 15.6.1 - Número de países que han adoptado marcos legislativos, administrativos y normativos para asegurar una distribución justa y equitativa de los beneficios

Este indicador se centra en los progresos realizados en la adopción de marcos para velar por la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos. Se refiere a los esfuerzos desplegados por los países para aplicar dos importantes instrumentos internacionales relativos a la gestión de los recursos genéticos: el Protocolo de Nagoya del Convenio sobre la Diversidad Biológica y el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura.

Organismo responsable: Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Organismo contribuyente: FAO, Tratado Internacional sobre los Recursos

Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura.

Promover la participación justa y equitativa en los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos y promover el acceso adecuado a esos recursos, según lo convenido internacionalmente.

Número de países que han adoptado marcos legislativos, administrativos y normativos para asegurar una distribución justa y equitativa de los beneficios

Impacto

El Sistema multilateral de acceso y distribución del Tratado Internacional facilita el intercambio de más de 2 millones de recursos genéticos de cultivos con fines de investigación agrícola y mejoramiento. El Sistema multilateral es fundamental para lograr la conservación y la utilización sostenible de los recursos fitogenéticos, así como la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su uso, y contribuye a la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria.

Principales resultados

Un número cada vez mayor de países está tomando medidas para asegurar el acceso a los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura y la distribución de beneficios conexa, pero se deben intensificar los esfuerzos. 

A finales de 2021, 68 países disponían de al menos una medida legislativa, administrativa o normativa en vigor con el fin de asegurar la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales asociados, de conformidad con el Protocolo de Nagoya. Además, 79 países comunicaron que disponían de medidas para aplicar el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura. 

El Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de su utilización entró en vigor el 12 de octubre de 2014 como acuerdo complementario del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). Muchos países, tanto los que son parte como los que no lo son en el Protocolo de Nagoya, han realizado progresos considerables para establecer marcos de acceso y distribución de beneficios. 

A 10 de junio de 2022, 137 países y la Unión Europea han ratificado el Protocolo. La secretaría del CDB está colaborando con los países al objeto de facilitar el proceso de publicación de los certificados de cumplimiento reconocidos internacionalmente. 

Facilitación del acceso a los recursos vegetales 

El Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura facilita el acceso al material fitogenético a los agricultores y fitomejoradores para que puedan desarrollar nuevas variedades de cultivos a fin de adaptar la producción agrícola a entornos cambiantes, con el objetivo de mejorar la seguridad alimentaria mundial. El intercambio de material de plantación brinda la oportunidad de compartir los beneficios monetarios y no monetarios derivados de la utilización de dicho material con los agricultores de los países en desarrollo, lo que constituye un importante incentivo para que estos sigan conservando y utilizando de forma sostenible el material fitogenético. 

En febrero de 2021, había 148 partes contratantes en el Tratado. Hasta la fecha, se han suscrito más de 85 000 contratos, conocidos como acuerdos estándar de transferencia de material, utilizados para facilitar el intercambio de material fitogenético. 

Compartir esta página