Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 2.1.1 - Prevalencia de la subalimentación

La prevalencia de la subalimentación es una estimación de la proporción de la población cuyo consumo habitual de alimentos es insuficiente para proporcionarle los niveles de energía alimentaria necesarios para llevar una vida normal, activa y sana. Se expresa como porcentaje. Este indicador medirá los progresos hacia la consecución de la meta 2.1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Meta 2.1

De aquí a 2030, poner fin al hambre y asegurar el acceso de todas las personas, en particular los pobres y las personas en situaciones de vulnerabilidad, incluidos los niños menores de 1 año, a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año.

 

 

 

 

 

 

Porcentaje de personas subalimentadas por región en 2000 y 2021 (en inglés)

Impacto

La prevalencia de la subalimentación ofrece a los países una medida para seguir los progresos realizados en la erradicación del hambre en forma coherente con el pasado. Junto con el indicador 2.1.2, es ideal para formular políticas basadas en datos objetivos a fin de lograr que no se deje atrás a nadie ni a ninguna zona y reducir a cero la cifra del hambre mundial.

La subalimentación significa que una persona no puede adquirir alimentos suficientes para satisfacer las necesidades de energía alimentaria mínimas diarias durante un período de al menos un año. La FAO define el hambre como sinónimo de subalimentación crónica.

Key results

The number of undernourished persons has risen sharply over the past two years, with up to 828 million people in the world facing hunger in 2021. 

After remaining virtually unchanged for five years, FAO estimates of the prevalence of undernourishment in the world increased from 8 percent in 2019 to around 9.3 percent in 2020, and then further to 9.8 percent in 2021. Given current estimates of the world population, this implies that up to 828 million people may have faced hunger in 2021 globally. 

Across world regions, hunger numbers continue to depict significant disparities. Compared to 2015, the situation has worsened significantly everywhere; in addition to Africa, increases were also seen in Asia (+ 1.1 percentage points) and, of particular concern, in Latin America and the Caribbean (+ 2.8 percentage points). 

Destacados

Multimedia

Compartir esta página