Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 6.4.1 - Cambio en el uso eficiente de los recursos hídricos con el paso del tiempo

La eficiencia en el uso del agua a nivel nacional es la suma de las eficiencias en los principales sectores económicos ponderadas en función de la proporción de agua extraída por cada sector respecto de las extracciones totales. El indicador mide los cambios en la eficiencia en el uso del agua y tiene la finalidad de abordar el componente económico de la meta 6.4 de los ODS.

Meta 6.4

De aquí a 2030, aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua.

Cambio en el uso eficiente de los recursos hídricos con el paso del tiempo (en inglés)

Impacto

Ampliación del conocimiento sobre la eficiencia y sostenibilidad del uso del agua. Junto con el indicador 6.4.2, es esenciale para asegurar que los recursos hídricos apoyen los ecosistemas y sigan estando disponibles para generaciones futuras.

Principales resultados

La eficiencia del uso del agua está mejorando en la mayoría de las regiones, aunque la tasa de progreso varía considerablemente.

La mejora de la eficiencia del uso del agua constituye una medida clave que puede contribuir a reducir el estrés general por falta de agua en un país, siempre que esto conlleve también una reducción paralela de la extracción de agua. Incrementar la eficiencia del uso del agua a lo largo del tiempo significa usar menos agua para obtener la misma producción, desvinculando así de efectivamente el crecimiento económico del uso del agua en los principales sectores que utilizan este recurso.

A nivel mundial, la eficiencia en el uso del agua pasó de 17,28 USD/m3 en 2015 a 19,01 USD/m3 en 2018, lo que supone un aumento del 10 %. Las estimaciones de la eficiencia del uso del agua van de valores tan bajos como 0,2 USD/m3, en países cuyas economías dependen ampliamente de la agricultura, a 1 096 USD/m3 en economías basadas en los servicios y altamente industrializadas que dependen menos de los recursos naturales. La mayoría de los países (dos tercios) registran una eficiencia del uso del agua comprendida entre 5 USD/m3 y 100 USD/m3.

A escala regional, la eficiencia del uso del agua en 2018 varió de 2,5 USD/m3 en Asia central a 62,34 USD/m3 en Oceanía, lo cual destaca de nuevo las enormes diferencias existentes en el mundo. Las cifras también muestran que varias regiones han incrementado con más rapidez la eficiencia del uso del agua a lo largo del tiempo. Los incrementos proporcionales más elevados se han registrado en Asia central y Asia meridional, mientras que Oceanía y África septentrional han mostrado menos mejoras, y en América Latina y el Caribe se registró, de hecho, un descenso de la eficiencia del uso del agua.

La agricultura suele tener una eficiencia del uso del agua mucho menor que otros sectores productivos, lo cual quiere decir que, normalmente, la estructura económica de un país afecta en gran medida a su eficiencia general del uso del agua. Por tanto, el incremento de la productividad del agua en la agricultura constituye una intervención fundamental para mejorar la eficiencia del uso de los recursos hídricos, especialmente en los países dependientes de la agricultura. El sector agrícola ha experimentado un aumento del 8 % en su eficiencia en el uso del agua desde 2015. Otras medidas importantes incluyen la reducción de las pérdidas de agua abordando las fugas en las redes de distribución municipales y la optimización de los procesos de refrigeración mediante energía e industriales.

Alrededor del 56 % de los países presentaron una eficiencia en el uso del agua equivalente a 20 USD/m3 o menos en 2018, frente al 58 % en 2015.

Destacados

Multimedia

Compartir esta página