AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Tema Editorial: detalle

Un modelo de alianzas público-privadas para el desarrollo rural y extensionismo
Fecha de publicación: 30/09/2013

El éxito en el desarrollo agrícola y rural depende de las acciones individuales de millones de familias rurales, cuyas decisiones se formulan por la información, los conocimientos y las tecnologías que les resultan asequibles. La investigación, extensión e innovación apoyan este desarrollo a través de políticas, programas, proyectos, apoyo técnico, estudios y talleres. En muchos países de América Latina y el Caribe la investigación y desarrollo en materia agrícola cobra mayor importancia en la ingente labor que supone alcanzar la seguridad alimentaria para su población. Entre los diversos proyectos de investigación encaminados a mejorar la producción y el rendimiento de cultivos clave se encuentra la iniciativa para la Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro), un modelo innovador que puede ser replicado en otras regiones del mundo.

MasAgro persigue contribuir a la seguridad alimentaria de México a través de la investigación y el desarrollo, la generación de capacidades y la transferencia de tecnologías al campo para que los pequeños y medianos productores de maíz y de trigo obtengan rendimientos altos y estables.

 

La iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SARGAPA de México) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), ensaya, valida y propone prácticas agronómicas innovadoras y amigables con los recursos naturales, encaminadas a mejorar la productividad del campo mexicano de forma que sea menos vulnerable a la dependencia de importaciones de algunos productos básicos (caso del maíz) de la dieta mexicana.

 

Los productores de subsistencia que participan en el programa desarrollan capacidades para estabilizar sus niveles de producción, combatir la desnutrición y la pobreza. Para los productores de pequeña escala, el programa ofrece oportunidades que les permiten aumentar su productividad y reducir costos. Asimismo, los productores de escala comercial que participan en el programa pueden mantener sus rendimientos estables a pesar de los efectos del cambio climático y hacer un uso óptimo de los recursos productivos, lo que les permite incrementar la rentabilidad de sus cultivos.

 

Las tecnologías que se proponen (semillas mejoradas resultantes de cruces, mecanización, fertilidad o poscosecha, por citar algunos ejemplos) varían y se ajustan a las necesidades agroecológicas de cada región del país así como al perfil socioeconómico de quienes las utilizarán en sus campos. La difusión, capacitación y apropiación de una agricultura más sustentable (por ejemplo, la agricultura de conservación) es posible a través de una densa red de colaboradores y una estrategia de extensionismo. Es importante señalar que en el caso de MasAgro no se produce ningún tipo de ayuda financiera directa, lo que demuestra que los miles de participantes activos en el programa lo hacen por convicción y necesidad de implementar cambios oportunos en una era de constantes retos a la productividad y la producción.

 

El programa hace posible que los agricultores obtengan rendimientos más altos y estables, que incrementen su ingreso y que tengan un menor impacto en el medio ambiente. MasAgro consta de cuatro componentes interrelacionados que atienden a corto, mediano y largo plazo prioridades de investigación y desarrollo de capacidades productivas para impulsar la seguridad alimentaria, el desarrollo económico, la adaptación al cambio climático y la sostenibilidad ambiental mediante proyectos de colaboración con los agricultores más desfavorecidos, empresarios emergentes y, en general, con otros países en desarrollo.

 

El componente Descubriendo la diversidad genética de la semilla procura recursos e infraestructuras de alta especialidad a la comunidad científica mexicana, como herramientas de análisis molecular de última generación para estudiar la composición genética de las semillas de maíz y trigo, y acelerar así el proceso que permite identificar las razas y variedades con genes útiles para llevar a cabo un mejoramiento no transgénico. Hasta este momento, ha estudiado la composición genética de 4.500 variedades de maíz. Para el caso del trigo, se ha realizado el análisis genético de 32.000 variedades.

 

La Estrategia internacional para aumentar el rendimiento de maíz, se encarga de mejorar la capacidad de adaptación del maíz a condiciones adversas y de impulsar la productividad de la industria semillera mexicana para incrementar, en forma sostenible, la producción de agricultores de temporal de pequeña y mediana escala. Una de las principales metas de MasAgro es incrementar la producción de maíz en México en las zonas donde el grano se produce en condiciones de temporal. El programa desarrolla nuevas variedades e híbridos de maíz que tienen mayor capacidad de adaptación a condiciones de producción adversas donde el calor y la sequía impiden aumentar o incluso mantener estables los rendimientos de las cosechas.

 

La Estrategia internacional para aumentar el rendimiento de trigo coordina líneas de investigación complementarias en 30 países con el objetivo de elevar 50% el potencial de rendimiento del grano en los próximos 20 años mediante el mejoramiento de variedades de alta productividad adaptadas a las regiones trigueras de México y el mundo. En la iniciativa colaboran expertos de 33 centros de investigación públicos y privados en 21 países. Los científicos involucrados en este componente trabajan para mejorar la estructura de la planta y su capacidad de adaptación a condiciones adversas para que sea posible obtener mayores rendimientos.

 

Desarrollo Sustentable con el Productor es una estrategia de extensionismo rural basada en redes de colaboración que hace posible la adopción de prácticas agronómicas sustentables, la generación y transferencia de tecnología y el aprovechamiento de semillas mejoradas de maíz, trigo y cultivos asociados que, en conjunto, incrementan la productividad y el ingreso del agricultor en forma sostenible. A través del desarrollo de sistemas de comunicación e información, se ayuda a la toma de decisiones de productores que hasta ahora no habían tenido acceso a este tipo de servicios. A finales de 2012, se publicaba el proyecto piloto MasAgro Móvil para enviar vía celular recomendaciones agronómicas e información climática y de precios específicamente dirigida a los técnicos y productores suscritos al servicio.

 

CIMMYT considera a MasAgro un modelo innovador que puede ser replicado en otras regiones del mundo y que fomenta la formación de alianzas público-privadas para el desarrollo rural y extensionismo. En este sentido, el programa ha recibido el respaldo de organismos como el Foro Económico Mundial o la Fundación Bill & Melinda Gates, cuyo presidente Bill Gates calificó como el “programa más original existente hasta el momento orientado a la agricultura más frágil a nivel mundial”.