AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Tema Editorial: detalle

Una mirada hacia los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo El caso del Caribe
Fecha de publicación: 30/06/2013

No existe una definición exacta internacionalmente aceptada para el concepto de pequeño Estado insular en desarrollo (PEID). Sin embargo, se les otorgó a los pequeños Estados insulares una identidad política internacional con el establecimiento en 1991 de la Alianza de los Pequeños Estados Insulares (AOSIS, por sus siglas en inglés) actualmente compuesta por 39 miembros (incluyendo los cuatro Estados costeros de baja altitud: Guinea-Bissau, Belice, Guyana y Surinam) y cuatro territorios dependientes como observadores. Estas pequeñas islas y países costeros, de baja altitud y con una variada geografía, clima, cultura y nivel de desarrollo económico, comparten entre sí características comunes que ponen de relieve su vulnerabilidad ante los desafíos emergentes, como el cambio climático, y que minan sus esfuerzos para lograr un desarrollo sostenible.

 

Tercera Conferencia Internacional

 

La Tercera Conferencia Internacional sobre PEID, que cuenta con el apoyo del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (UNDESA, pos sus siglas en inglés) se celebrará en Apia, Samoa, en 2014. La Conferencia,  busca evaluar el progreso e identificar los vacíos que aún deben resolverse, así como los desafíos emergentes y las oportunidades para lograr un desarrollo sostenible en los PEID. Finalmente, se busca identificar las prioridades en el marco de la agenda de desarrollo post-2015. El objetivo final es “un documento político conciso, centrado, con visión de futuro y orientado a la acción” que ayude a renovar el compromiso político. Los preparativos nacionales que se han llevado a cabo hasta ahora convergerán en tres reuniones regionales.


La primera de las reuniones regionales será para los PEID del Caribe, que se celebrará del 2 al 4 de julio en Kingston, Jamaica. Durante la misma, se llevará a cabo un evento especial: "Desafíos principales para mejorar los medios de vida y el desarrollo sostenible en los PEID del Caribe”. El propósito concreto de esta reunión es proporcionar la oportunidad para que los PEID en el Caribe discutan las prioridades regionales y los desafíos relacionados con la mejora de los medios de subsistencia y de la seguridad alimentaria, así como para el logro de un desarrollo sostenible. Unos desafíos y unas conclusiones que pondrán en común durante la Tercer Conferencia Internacional con el objetivo de aunar esfuerzos y buscar soluciones a los problemas comunes.

 

Recientemente se ha lanzado un nuevo sitio web dedicado a la Tercera Conferencia Internacional y una consulta en línea titulada “Desafíos emergentes para la seguridad alimentaria y medios de vida resilientes en los PEID”. La consulta tiene el objetivo de fomentar el diálogo y la búsqueda de insumos que contribuyan al proceso preparatorio destinado a abordar los desafíos y oportunidades principales de los PEID. Los participantes hicieron referencia a los fenómenos relacionados con el clima, la falta de infraestructuras a nivel local y regional necesarias para recopilar y difundir información (como estaciones meteorológicas, software para procesar datos, redes de comunicación) y los cambios en la dieta, donde los  productos locales son cada vez más sustituidos por aquellos importados. Ante la pregunta sobre las posibles prioridades a considerar en la agenda post-2015, numerosos participantes consideran como prioritarios abordar los problemas sociales como la pobreza, el acceso a los recursos naturales (que es clave para su subsistencia), así como el empleo y la educación.

 

Los PEID del Caribe deben progresar en el logro de un desarrollo sostenible e inclusivo de la agricultura. La Reunión Regional Preparatoria del Caribe, así como la Tercera Conferencia Internacional sobre PEID el próximo año ofrecerán oportunidades para que estos países identifiquen los desafíos y oportunidades en sus contextos locales únicos y hacia un camino sostenible dentro de la agenda de desarrollo post-2015.

 

El desafío de la seguridad alimentaria en los PEID del Caribe

 

Bajo el escenario de crisis económica mundial, los temas relacionados con la seguridad alimentaria y nutricional tienen mucho que ver con el acceso a los alimentos  y la utilización biológica de los mismos para lograr un estado de bienestar nutricional. Entre las preocupaciones principales se encuentran tanto el alto nivel de importación de alimentos (con tasas de hasta 80 por ciento en  casi todos los países de la sub-región) como los malos hábitos alimenticios y sus consecuencias sobre la  obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes, entre otras. La sustitución de fruta y verdura por alimentos elaborados y semielaborados importados es un serio problema que se agrava más en los hogares más pobres y vulnerables.

 

A pesar de todos estos desafíos, según el Estado de la Agricultura y la Alimentación 2012, América Latina y el Caribe ha realizado más progresos que otras regiones en la reducción de la desnutrición. La región mostró una disminución en la población que padece hambre de 14,6 por ciento (65 millones de personas) en 1990-92 a 8,3 por ciento (49 millones de personas) en 2010-2012. De hecho, esta fue la primera región en comprometerse con la erradicación total del hambre a través de la iniciativa “América Latina y el Caribe sin Hambre 2025”.

 

Cuba estableció el derecho a la alimentación como una prioridad del Gobierno y pone en práctica políticas eficaces para apoyarlo. De hecho, la seguridad alimentaria en la isla es hoy similar a la de los países desarrollados, con una desnutrición que afecta a menos del 5 por ciento de la población. El mayor compromiso con la seguridad alimentaria es más visible en las políticas, programas y leyes a nivel nacional, como lo demuestra la reciente incorporación de Antigua y Barbuda al Desafío Hambre Cero, inspirado en el modelo brasileño.

 

En Haití (el único país menos desarrollado de la región), la FAO comprometió aproximadamente 10 millones de dólares sólo en el 2012 en diversas actividades como por ejemplo: la asistencia para reanudar la producción agrícola y ganadera mediante el suministro de insumos; la capacitación en técnicas mejoradas de producción y la preparación para desastres; el apoyo a las asociaciones de agricultores y proyectos de agricultura urbana; la asistencia en la elaboración de la Política de Desarrollo Agrícola (2010-2025); y el Plan Nacional de Inversión Agrícola (2010-2015) y el Plan Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (2010-2015). En este contexto, las inversiones en el sector agrícola son la clave para rehabilitar y aumentar la capacidad de recuperación del sector agropecuario, que representa el 25 por ciento del PIB de Haití (254 millones de dólares americanos) y emplea a dos tercios de su población.

 

Otro ejemplo de apoyo de la FAO a los PEID en el Caribe es la asistencia a las organizaciones de agricultores para diversificar la producción y el mercado a través del fortalecimiento de las cadenas de valor y con vínculos sólidos con el mercado. En coordinación con la Red de Agricultores del Caribe (CaFAN)y con el Instituto de Investigación y Desarrollo Agrícolas del Caribe (CARDI), los agricultores de la región recibieron capacitación en agronegocios, mejora de técnicas de producción y comercialización entre otros.