AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Buscarán otras medidas si no se frena la concentración de tierras
Fecha de publicación:08/10/2011
País: Uruguay
Fuente: Campo Líder

Nuevo impuesto afectará solo a la acumulación y no a todo el agro.

Si el proyectado impuesto adicional a la tierra que el Poder Ejecutivo envió para su consideración al Parlamento no logra frenar la concentración de la tierra, el gobierno buscará otras alternativas para lograr ese objetivo, según el presidente del Instituto Nacional de Colonización (INC), Andrés Berterreche.

El fenómeno de la concentración de la tierra es el principal desafío, no la extranjerización que es consecuencia de lo primero, destacó el funcionario a los periodistas luego de participar de un panel en el ciclo de conferencias organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la consultora Seragro y diario El País, que tuvo lugar ayer en el Edificio Mercosur.

Berterreche explicó que los problemas de la concentración de la tierra son los que afectan el riesgo de soberanía, de seguridad alimentaria nacional, del desplazamiento de productores familiares y es el factor de cuestionamiento de un desarrollo rural que quiere ir por tres vías. "Además afectando la excesiva concentración, estamos también afectando la extranjerización de este bien en nuestro país".

El argumento de que afectaría a toda la producción y no solo a los directamente alcanzados por el proyectado impuesto según su escala, es una posición más bien política que técnica, afirmó Berterreche.

Según el economista Javier de Haedo- quién también participó del panel- este tema del impuesto visto con los propios ojos de la reforma tributaria del Frente Amplio de 2007, es un tributo que no calza con aquella reforma. Tiene por lo menos cinco contradiciones que son frontales. En primer lugar pone el foco en el patrimonio en lugar de hacerlo en la renta. En segundo lugar crea un nuevo y pequeño impuesto como muchos de los que por ese motivo se derogaron para simplificar, en tercer lugar establece una nueva renta afectada, es decir un impuesto con un fin específico contrariando el espíritu de la reforma de 2007. En cuarto lugar no se mantiene el criterio de las tasas progresionales como el IRPF y en el viejo impuesto al patrimonio, sino que lo que grava es el 100% de la extensión a la última hectárea y por último se cambia todo el marco tributario del sector.

El consultor Joaquín Secco dijo, por su parte, que es peligroso este tipo de cambios tributarios porque así "como vimos que en un proceso de aumento del precio de la tierra el resultado era el crecer hacia adentro del establecimiento y no hacia afuera, cuando se empieza a afectar el precio de la tierra puede llegar a ser más beneficioso comprar una hectárea que intensificar la producción".

El secretario general de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), Fernando López, enfatizó a su turno sobre el valor social de la tierra. Sostuvo que está claro que es necesario legislar sobre el tema de la concentración. "Es cierto que el aumento de los precios provocó la necesidad de crecer hacia adentro de los establecimientos con mayor productividad. Pero también es cierto que ello provocó la expulsión de muchos productores de sus campos, principalmente por el efecto que tuvo sobre el valor de los arrendamientos".
   
          Hay una visión equivocada
           
La visión del Poder Ejecutivo en su intención de bajar el precio de la tierra mediante el proyectado impuesto a la concentración es absolutamente equivocada, porque cuanto más valor tenga ese bien, es evidente que más se va a invertir, habrá más actividad económica, se genera más empleo y más riqueza. Este concepto fue destacado a la prensa por el panelista y ex presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Fernando Mattos.

Palabras clave: Uruguay, concentración de tierras, políticas
Publicado por: Campo Líder