AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

El Salvador recibe un préstamo del BID para reducir la vulnerabilidad ante desastres naturales
Fecha de publicación:21/11/2011
País: El Salvador
Fuente: Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de US$50 millones a El Salvador para un proyecto para reducir la vulnerabilidad ante inundaciones y deslizamientos y mejorar las condiciones de vida en barrios marginales del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS).

Según el mapa de la pobreza urbana de la región capitalina, hay 514 asentamientos con precariedad en su acceso a servicios sanitarios adecuados, agua potable o energía eléctrica. De estos, 93 son altamente vulnerables a inundaciones o deslizamientos debido a que, frecuentemente, estas familias se asientan en riberas de ríos o laderas de montañas.

El programa apoyado por el BID, que será ejecutado por el Ministerio de Obras Públicas, Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano, invertirá en obras para mitigar dichos riesgos y para mejorar el acceso a servicios básicos.

“El programa incluye el mejoramiento de los servicios sociales para brindar más acceso a la salud y el desarrollo infantil temprano y, cuando sea necesario, facilitar la reubicación de familias a zonas menos vulnerables”, dijo Luis Tejerina, jefe de equipo de proyecto del BID.

Se financiarán, entre otras obras, la amortiguación de crecidas fluviales (lagunas de laminación) y canalización (bóvedas). Dentro de las comunidades se harán inversiones para proveer agua potable, alcantarillado, electricidad y drenaje.

Por otra parte se financiarán estudios de diagnóstico y modelación hídrica para crear un plan maestro de drenaje, en coordinación con la Oficina de Planificación del AMSS, creado por el consejo de alcaldes de los 14 municipios de la región capitalina.

El préstamo se otorgó a 25 años, con un período de gracia de cinco años y una tasa de interés variable basada en LIBOR.

Palabras clave: BID, ayuda, préstamo, desastres naturales, vulnerabilidad, El Salvador