AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Panamá necesita un relevo generacional en el campo
Fecha de publicación:17/11/2011
País: Panamá
Fuente: IICA

La falta de extensionistas que apliquen los conocimientos en el campo es una de las fallas más palpables del agro panameño.

La edad promedio de los ingenieros y técnicos que laboran en el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) es de 56 años, lo que evidencia la falta de un relevo generacional.

Para revertir esta situación se hace necesario crear políticas agropecuarias que incentiven a la juventud a regresar al campo, recomienda el director del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en Panamá, Gabriel Rodríguez.

Mediante créditos más blandos se podría facilitar que los jóvenes que estudian ciencias agropecuarias compren sus tierras y pongan en práctica sus conocimientos. Este mecanismo se ha desarrollado exitosamente en países de Suramérica y bien se podría aplicar en Panamá. “Si no se cambia esa mentalidad de profesionales agropecuarios de escritorio el sector continuará en crisis”, advirtió el representante del IICA.

Orientar al productor sobre las técnicas de cultivo y las tendencias de los mercados en cuanto a demanda y comercialización es una de las tantas funciones de los extensionistas, figura que se ha retomado en Panamá.

En la década de 1950 la labor de los extensionistas recaía en los ingenieros agrónomos, veterinarios o técnicos agropecuarios, pero ahora esta se ha globalizado. Estamos en un extensionismo moderno, frente a un mundo globalizado, señaló Rodríguez.

Las autoridades agropecuarias en conjunto con el IICA trabajan en un plan estratégico que involucra a los extensionistas. A través de capacitaciones a los funcionarios del Mida se busca brindarle las herramientas y conocimientos que posteriormente transmitirán a los productores.

En el país hay 425 profesionales de las ciencias agropecuarias que trabajan en el Sistema de Extensión Agropecuaria (Sidea), sin embargo, esto no es suficiente. Para incentivar la vuelta al campo de los profesionales se trabaja en una propuesta entre las universidades privadas, públicas y el IICA. Esta consiste en que los estudiantes de último año realicen su práctica profesional en las secretarías de las Cadenas Agroalimentarias o en las oficinas públicas ligadas al sector agropecuario, explicó Rodríguez.

La Universidad Santa María La Antigua y la Universidad Latinoamericana de Ciencias y Tecnología son las primeras. También firmará con la Universidad de Panamá y la Universidad Tecnológica de Panamá.

Con la presencia del extensionista se busca sumar diversas profesiones para garantizar la seguridad alimentaria del país, tomando en cuenta que Panamá registra un déficit en sus principales cultivos, comenta el representante del IICA.

En los últimos cinco años en el país se han dejado de cultivar 35 mil hectáreas; algunos cultivos como maíz, poroto y café han bajado sus rendimientos en 40% y las importaciones han aumentado más de 25%.

Palabras clave: Panamá, ciencias agropecuarias, relevo generacional, créditos blandos, ingeniero agrónomo