AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

El alto coste de la adaptación climática en Jamaica
Fecha de publicación:13/04/2012
País: Jamaica

El Plan de Desarrollo Nacional, Vision 2030, presenta estrategias para simplificar la adaptación al cambio climático, fusionando sus principios con la política y el desarrollo local. El documento marca el camino a seguir de 2010 a 2030 para alcanzar una "economía fuerte y estable". Los eventos extremos han tenido un impacto significativo en la economía, el ambiente y la población local. Cinco grandes tormentas tropicales, entre 2004 y 2008, causaron daños y pérdidas por 1.200 millones de dólares.

Los sectores más perjudicados fueron la agricultura, que emplea a 180.000 personas, el turismo, que ocupa a unas 106.000, y la pesca, en el que trabajan 100.000. Numerosos economistas coinciden en que además de exponer la falta de recursos del país, la planificación en materia de adaptación no cubre la vulnerabilidad del sector financiero. También subrayan la necesidad de una financiación sustentable para las estrategias a fin de disminuir los riesgos.

Los fondos de Jamaica para ese fin proceden de subvenciones, préstamos y donaciones. "Se necesitan opciones adecuadas para asegurar a las aseguradoras locales y una reevaluación de los desencadenantes y parámetros utilizados" por el Seguro de Riesgo para Catástrofes del Caribe, indicó el economista especializado en ambiente Maurice Mason, del Centro de Reducción de Riesgo de Desastres de la Universidad de las Indias Occidentales

La compañía cubre a los gobiernos del área en caso de daños por eventos naturales. Vision 2030 establece entre los puntos centrales un plan para el sector energético y una iniciativa de adaptación al recalentamiento global, aún no completada.

"Lograr un ambiente natural saludable" es uno de los cuatro objetivos, en una isla muy vulnerable y que depende casi totalmente de los recursos naturales. Los 15 resultados previstos incorporan temas relacionados al cambio climático y a la reducción de riesgos de desastres, al turismo, la industria, la protección ambiental y la planificación sustentable.

Al redactar Vision 2030, el Instituto de Planificación de Jamaica consultó con diferentes ámbitos de la sociedad. "Si el desarrollo de nuestros ecosistemas no permite que la gente se gane la vida, trabajarán para destruirlos", señaló el director general, Gladstone Hutchinson. También señaló la necesidad de hacer un "fuerte hincapié" en mejorar la gestión del ambiente, pero apuntó que "el mal funcionamiento en cualquiera de las esferas tendrá consecuencias sobre Vision 2030", alertó.

Ningún lugar está a salvo

El distrito comercial de Kingston y su infraestructura de servicios están en riesgo, así como la histórica sudoriental ciudad de Port Royal y el aeropuerto internacional Norman Manley. En la misma situación se encuentra la sureña ciudad costera de Portmore, con más de 250.000 habitantes, y localidad de mayor crecimiento de la bahía Old Harbour, al igual que el famoso balneario Negril, en el oeste de Jamaica.

Científicos del Instituto de Geoinformática de la Universidad de las Indias Occidentales pronosticaron una elevación mínima del nivel del mar de entre dos y tres milímetros al año durante la primera mitad de este siglo. Ese aumento puede afectar unos 102 kilómetros cuadrados en una de las áreas costeras más densamente pobladas. Un aumento de entre uno y dos metros sería devastador para las áreas costeras bajas e instalaciones clave, incluidas grandes centrales de generación de energía, una refinería de petróleo, aeropuertos y puertos. También tendría un grave impacto sobre la protección natural del puerto de Kingston, según el estudio de la Universidad.

El alto costo de la ingeniería significa que hay que concentrarse en mejorar rutas de acceso y apuntalar la capacidad de las agencias de respuesta, dijo el economista Mason. "En lo que respecta al cambio climático, todo lo que esté a unos 10 metros del mar es vulnerable. Eso pone en riesgo instalaciones importantes, el puerto de trasbordo de Kingston, los dos grandes aeropuertos y la costa norte, que concentran 70 por ciento de nuestro producto interno bruto", explicó.

Proteger a Jamaica del aumento del nivel del mar requerirá de unos 532 millones de dólares, según un costo estimado en 1992 de 197 dólares por persona. Si se suma el impacto sobre los recursos naturales, las cifras se incrementan. Elevar la ruta Palisadoes tres metros por encima del nivel del mar a lo largo de cuatro kilómetros tiene un costo estimado de 65,7 millones de dólares. Esa carretera comunica el aeropuerto y Port Royal con el resto de la isla. Hace poco quedó bloqueada a raíz de una inundación provocada por una tormenta.

Algunos expertos también sostienen que es necesario hacer trabajos de ingeniería en algunas rutas como la principal entre Kingston y la costa sur. Allí, la vía de escape más importante de Portmore y de otras comunidades vulnerables es intransitable cuando hay mal tiempo, y los caminos alternativos también son propensos a inundaciones y deslizamientos de terreno.

El Fondo de Adaptación de la Organización de las Naciones Unidas financiará la construcción de estructuras de protección para detener la erosión de la famosa playa de Negril, un proyecto de unos 25 millones de dólares. Los expertos estiman que se pierden entre uno y dos metros de playa al año. El popular destino turístico contribuyó en 2010 con una cuarta parte de los 2.000 millones de dólares que genera el turismo en este país.

Desplegando recursos naturales

Mary Gooden, del Instituto de Planificación de Jamaica, mencionó entre las estrategias de adaptación la identificación de empleos alternativos para las comunidades donde la actividad humana destruye bosques y humedales. "Tenemos que enseñarles a proteger su ambiente", señaló, y añadió que hay ayuda disponible para planes y propuestas de desarrollo presentados por la gente, y se facilita el acceso a los fondos necesarios para comenzarlos.

El Departamento de Silvicultura replantó más de 300.000 hectáreas de bosque en las áreas degradadas de las cuencas altas para reducir la erosión y la sedimentación de los cursos de agua. La Agencia Nacional de Ambiente y Planificación restaura las defensas costeras naturales replantando manglares en algunas de las zonas más vulnerables de la isla.

Los manglares absorben la energía de las olas y mitigan el impacto que tienen sobre la tierra. También son una fuente de madera para combustible, de alimento para animales y de palos para fabricar trampas de pesca. Vision 2030 prioriza las fuentes alternativas de energía para mitigar el cambio climático. La mayoría de las centrales de generación eléctrica y los servicios de apoyo están en una zona vulnerable, a 10 metros del mar.

El plan de energía depende de la empresa estatal Wigton Windfarm, en el centro de Jamaica. Su planta eólica permitió reducir la importación petrolera, que alcanzó un máximo de 1.480 millones de dólares entre enero y junio de 2011. La propuesta apunta a reducir el peso de la electricidad generada a partir del petróleo importado del actual 98 por ciento del total a 30 por ciento en 2030. Las fuentes renovables aportarían ya 15 por ciento en 2020. 

Palabras clave: Jamaica, adaptación, cambio climático
Author: Zadie Neufville
Publicado por: IPS Noticias