AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

América Latina ante el agravamiento de la crisis de la UE
Fecha de publicación:30/05/2012
País: América Latina y el Caribe

Los gobiernos de América latina afrontan la crisis europea con la conciencia de que, tarde o temprano, se empezarán a notar sus efectos en la región. De todas formas, existe un consenso generalizado sobre que Latinoamérica tiene la suficiente fuerza y está lo suficientemente preparada para sortear la crisis, incluso mejor, que en 2009América Latina apuesta así por impulsar medidas contracíclicas en caso de empeoramiento de una crisis europea que empieza a notarse al otro lado del Atlántico.

De hecho, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, ha reconocido que la crisis de la Eurozona está teniendo un impacto negativo en Latinoamérica, aunque “en la medida en que la recesión en Europa sea una suave, el impacto sobre América Latina va a ser manejable … lo que pasa en la zona euro empieza a tener impacto sobre América Latina”.

Para el FMI el crecimiento económico en América Latina y el Caribe se moderará en 2012, pero se mantendrá sólido,  según el informe del FMI titulado “Perspectivas económicas: Las Américas”, publicado el 25 de abril de 2012, donde se proyecta que el crecimiento en América Latina será de 3¾% en 2012, para luego volver a aproximadamente 4% en 2013.

La mayoría de los países latinoamericanos encara con más fortaleza que debilidades la crisis europea. Es el caso de México, que afronta bien la crisis de la UE, como apunta el Banco de México, dirigido por Agustín Carstens quien señala que “hay algunos escenarios donde sí podríamos tener un impacto, pero yo todavía los veo lejanos, pero no hay que quitarle el ojo a ese escenario de probabilidad baja que sí podría tener consecuencias graves”.

l impacto europeo en México y Brasil

México está lejos de resultar afectado por la crisis pues ”está en otra dimensión, con crecimiento al 4%, diría que casi otro planeta”, en palabras del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, José Ángel Gurría.

En realidad, México está más pendiente de la economía de EEUU, adonde manda el 80% de sus exportaciones, debido a que el paro en su vecino del norte sigue alto, en el 8,1% y el consumo, dos terceras partes de la economía norteamericana, es todavía un 30% inferior al de 2007. La clave del buen momento está para México, y para el resto de la región, en que “ha hecho lo deberes” en estos años.

Felipe Calderón subrayaba recientemente que ha sido la “corrección fiscal” la que ha posibilitado aumentar los ingresos y libró al país de crisis como las que viven naciones europeas: “puedo asegurar que salvó a México de estar ahora en la línea de fuego de los países con problemas de credibilidad en los mercados, sin solvencia”. Más impacto recibirá, de hecho lo está recibiendo, con toda seguridad Brasil. El ministro de Hacienda, Guido Mantega, admitió  que la crisis financiera global impactará a la economía brasileña.

No obstante, pese al negro panorama europeo, Brasil crecerá en 2012 (“podemos ver que es uno de los peores momentos de la economía mundial, pero felizmente Brasil figura entre los países que tienen posibilidad de alcanzar un crecimiento mayor en 2012 (que el año anterior)” y tiene recursos con los que afrontar un deterioro de la situación internacional (“tenemos recursos financieros, recursos fiscales. Brasil está totalmente preparado para enfrentar hasta lo peor. Y vamos a crecer de cualquier modo”).

Argentina, el otro integrante junto a Brasil y México del G-20, vive la situación más delicada: inflación por encima del 20%, caída del superávit y pérdida de mercados exteriores por la desaceleración de Brasil y la crisis europea. Perú y Colombia ante el golpe europeo

Pero esa fortaleza de los países latinoamericanos no impide que exista una creciente preocupación. El presidente del Banco Central de Reserva (BCR) de Perú, Julio Velarde, afirmaba que tienen todas las herramientas para atenuar la crisis aunque, a la vez, admitía que “si me pregunta hace tres semanas era más optimista, con esto de Europa de la semana pasada particularmente estaría tal vez ligeramente más pesimista … Eso puede afectar, no para derrumbarse la economía, pero puede o hace difícil un pronóstico hasta que uno analice más qué pasa”.

 

Colombia asegura estar preparada para los inevitables efectos de la crisis europea. De todas formas, Perú, como México y Brasil, confía en sus propias fuerzas para superar los embates de un agravamiento de la crisis. El ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, ya ha subrayado que “tenemos un espacio importante para poder mitigar los impactos adversos en una crisis mayor”.

Incluso añade que “Perú se ubica en el grupo de países con mayor capacidad de reacción tanto en el frente monetario como en el fiscal para poder mitigar un shock externo, bien sea una salida de capitales [...] este hipo cambiario que ha habido en los últimos días, así como un menor crecimiento en los términos de intercambio”.

El más grave problema que afronta la región es con respecto a la inseguridad generalizada a escala mundial que provoca la crisis en Grecia y las incertidumbres en España.

Julio César Alonso, director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas, Cienfi, de la Universidad Icesi, abunda en que América latina no es una isla dentro del actual contexto internacional: “lo que suceda en Grecia afecta el mercado financiero a nivel internacional. Si Grecia no cumple con sus obligaciones, si llegara el caso de que decida no pagar su deuda, esa determinación afecta las expectativas que tienen los agentes sobre lo que va a pasar con países como España o Portugal y puede empezar a darse un efecto dominó en Europa que tarde o temprano nos va a afectar en el resto del mundo y claro … Esa incertidumbre hace que la inversión extranjera se frene, además”.

Y algunas autoridades de la región, como el ministro de Hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry, consideran que la vía principal del contagio para América latina puede venir a través del sistema crediticio: “los problemas van a venir y hay que estar preparados. He instado al sector producto y padres de familia a que ahorren y tengan liquidez, de manera que lo que venga de fuera lo puedan amortiguar (el canal más importante de impacto) sería un restricción crediticia mundial”.

La apuesta por las medidas contracíclicas

Lógicamente, las economías más abiertas, como Chile, serán las más afectadas por el menor crecimiento, el aumento a la aversión al riesgo, los  menores flujos de capital, las caídas en los precios de las materias primas, el debilitamiento de las monedas y un traspaso a los precios domésticos, especialmente en economías que tienen algunas presiones inflacionarias.

En caso de agravamiento de la situación económico, el camino sería el mismo que en 2009, apostar a las medidas contracíclicas. El ministro chileno de Finanzas, Felipe Larraín, asegura que su gobierno tiene preparado un plan de contingencia pues en su país la economía ya está sufriendo una “desaceleración”: “no nos podemos seguir escondiendo. Latinoamérica es una región cada vez más abierta y tendríamos que estar preparados para enfrentarnos a una contracción de la economía mundial”.

Precisamente, en Chile, este lunes se reunió el Comité Anticrisis encabezado por el propio Sebastián Piñera y compuesto por nueve ministros para diseñar un plan en caso de profundización recesiva.

El ministro  brasileño Guido Mantega a su vez prevé incluso que se pueda modificar la tradicional política de austeridad fiscal, que establece un superávit del orden 3% anual, si el escenario mundial empeora: ”si hubiera una hecatombe, por ejemplo si Grecia sale del Euro de una forma desorganizada, eso causará problemas en países de la periferia que tienen finanzas frágiles, y allí claro que usaremos todos los instrumentos para no dejar que la economía brasileña derrape”.

Por lo tanto, se avecina un tiempo muy duro para la UE y de gran incertidumbre para América latina. “Los próximos 18 meses serán probablemente muy complicados. Tenemos que llevar la economía a un remanso de paz”, es el vaticinio del ministro colombiano Juan Carlos Echeverry para este próximo futuro.

 

Palabras clave: América Latina, crisis financiera, economía, Unión Europea
Author: Rogelio Núñez
Publicado por: Infolatam.com