AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Cuba abre su agricultura a la inversión extranjera
Fecha de publicación:11/11/2012
País: Cuba
Fuente: BBC Mundo

En la próxima zafra azucarera cubana la empresa brasileña Odebrecht administrará un central de la provincia de Cienfuegos. Serán los primeros extranjeros en participar en esa agroindustria desde que en 1959 se nacionalizaron los ingenios controlados por Estados Unidos. Las inversiones brasileñas crecen rápidamente gracias a un crédito nacional, de "alrededor de US$1000 millones, con el puerto y con los créditos para adquisiciones, tal vez un poco más", según explicó a BBC Mundo José Felicio, embajador de Brasil en Cuba.

La industria azucarera fue, desde la colonia, el motor de la economía cubana. Sin embargo, a partir de la crisis económica de los '90 cayó en picado, de unas 7 millones de toneladas que producía en los 80 pasó a 1,38 toneladas en la cosecha del pasado año.

Intentando revitalizar el sector, el gobierno ubicó al frente del ministerio a uno de los generales más reconocidos y después disolvió el ministerio, convirtiéndolo en grupo empresarial. Pero nada ha logrado que la industria azucarera alcance ni siquiera sus modestísimas metas anuales.

Y vienen más

Haber autorizado a Odebrecht a invertir y administrar un central es una muestra de la prioridad que les concede el gobierno cubano a las relaciones con Brasil, que en este momento construye además la mayor obra del país, el puerto de Mariel, de unos U$S800 millones.

Según el embajador Felicio la estrategia regional brasileña es aprovechar la bonanza económica para impulsar a toda la región, dado que Brasil no podría crecer al margen de sus vecinos pobres "porque lo que va a suceder es que esa pobreza se va a trasladar".

Agrega que en Cuba piensan producir electricidad con el bagazo de la caña, "nosotros tenemos experiencias, nuestras plantas son eficientes y tal vez se consiga algún crédito brasilero para importar calderas y máquinas de turbina para producir electricidad".

El contrato para la administración del central azucarero "5 de Septiembre" será de 13 años y otras tres empresas extranjeras estarían negociando acuerdos similares a pesar de que la ley de Estados Unidos sanciona a quienes inviertan en propiedades que hayan sido nacionalizadas.

De locomotora a vagón de cola

Muchas veces se especuló con la posibilidad de inversiones en la agricultura pero nunca, hasta ahora, se atrevieron a dar el paso. El hecho de que esté totalmente en manos cubanas era percibido por algunos como un símbolo de soberanía nacional.

Otro de los problemas que enfrentaba la dirección política del país era que muchos inversores extranjeros quieren producir azúcar para generar biocombustibles, algo a lo cual se había opuesto de forma pública y radical el expresidente Fidel Castro.

Finalmente optaron por dejar de lado la agroindustria reduciéndola a la mitad, se paralizaron 70 centrales y se reubicaron de miles de trabajadores. Fue un tsunami social que convirtió en pueblos fantasmas a los bateyes que rodeaban los ingenios de azúcar.

Entonces se dijo que en los campos que habían estado ocupados por la caña se crearían granjas para producir alimentos pero lo cierto es que lo que más se "cosechó" fue marabú, una hierba mala espinosa que invadió la mitad del total de tierras cultivables del país.

Política y azúcar

Durante la primera mitad del siglo XX, EE.UU. compraba una cuota azucarera a Cuba con precios preferenciales, lo cual permitía mantener un nivel de ventas estable y rentable. Sin embargo, eso se acabó con el triunfo de la revolución.

La reforma agraria nacionalizó centrales azucareros y tierras propiedad de empresas de lo EEUU. Washington respondió eliminando "la cuota" y dejando de comprar azúcar a Cuba, un golpe que podría haber sido fulminante para la economía cubana.

En ese momento fue determinante la entrada de la Unión Soviética en el juego, que compró toda la producción de azúcar de Cuba a precios aún más preferenciales que los ofrecidos por EEUU. Así sobrevivió la agroindustria y también la joven revolución. La desaparición de la URSS trajo la crisis al sector azucarero que se enfrentaba a un mercado que por aquellos días pagaba precios inferiores a los costos de producción de Cuba. El gobierno de Fidel Castro decide entonces cerrar la mitad de los 150 centrales que existían en el país.

Palabras clave: Cuba, agricultura, inversión extranjera, apertura, zafra, azúcar, Brasil
Publicado por: Terra Noticias