AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

El acceso a la tierra preocupa al Banco Mundial
Fecha de publicación:11/04/2013
País: Mundial
Fuente: World Bank

Con motivo de la celebración de la Conferencia Anual del Banco Mundial sobre Tierra y Pobreza esta semana en la ciudad de Washington, el Grupo del Banco Mundial ha emitido la siguiente declaración:

Para 2050 habrá en el mundo dos mil millones más de personas que alimentar. Para lograrlo, la producción agrícola mundial tendrá que aumentar un 70%. Ello requiere una nueva inversión sustancial en agricultura —en pequeños agricultores y en grandes explotaciones agrícolas— tanto del sector público como del privado.

Pero solo la inversión no bastará. El desafío es incluso más abrumador ante unos precios elevados y volátiles de alimentos y combustibles, en combinación con los efectos del cambio climático y la escasez de recursos. A menos que se incremente el rendimiento de los cultivos, muchas personas seguirán pasando hambre, desnutridas e incapaces de aprovechar oportunidades para mejorar sus vidas.

La tierra cultivable escasea, y son muchos los especuladores e inversores sin escrúpulos que explotan a pequeños agricultores, pastores y otras personas que carecen de poder para defender sus derechos. Esto es especialmente cierto en países con sistemas débiles de gestión de gobierno de la tierra.

“El Grupo del Banco Mundial comparte estas inquietudes sobre los riesgos asociados a las adquisiciones de tierras en gran escala”, afirmó Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial. “Asegurar el acceso a la tierra es esencial para millones de pobres. Para reducir la pobreza, y fomentar el crecimiento, la producción agrícola, una mejor nutrición y el desarrollo sostenible, son indispensables unas políticas modernas, eficientes y transparentes en materia de derechos sobre la tierra.”

“En los últimos años hemos incrementado nuestras inversiones en agricultura, ayudando a pequeños agricultores a aumentar su productividad, a reducir residuos, a acceder a mercados y a garantizar derechos claros sobre la tierra”, prosiguió Kim. “Estamos trabajando para que las mujeres agricultoras y emprendedoras tengan mayor acceso a las finanzas. No obstante, aún hay que realizar esfuerzos adicionales para generar capacidades y salvaguardias relacionadas con los derechos a la tierra, y para potenciar a la sociedad de forma que pueda exigir responsabilidades a sus Gobiernos.”

El Grupo del Banco Mundial está ampliando sus iniciativas para:

  •  Mejorar la gestión de gobierno de la tierra con mayor transparencia, rendición de cuentas y participación en la toma de decisiones.
  •  Proteger los derechos de los propietarios de las tierras y generar beneficios para los pequeños agricultores.
  •  Promover políticas que reconozcan la tenencia de tierras en todas sus formas y ayuden a las mujeres a conseguir un trato equitativo en la obtención de derechos sobre la tierra.
  •  Fomentar inversiones agrícolas ambiental y socialmente sostenibles.

El Grupo del Banco Mundial ha sido un defensor de la transparencia y de la promoción de una gestión de gobierno de los recursos más abierta. Hacer públicamente accesible información básica sobre transferencias de tierras beneficia a todo el mundo.

El Grupo del Banco Mundial aprueba y apoya las directrices voluntarias sobre la gestión responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional (las “directrices voluntarias”). Estas directrices son un importante instrumento internacional mediante el que fundamentar reformas políticas específicas, además de nuestros propios procedimientos y orientación a los clientes. El Grupo del Banco Mundial ya está trabajando con diversos países en la implementación de las Directrices voluntarias, centrándose especialmente en África.

El Banco Mundial ha emprendido un proceso de consultas con partes interesadas para examinar y actualizar nuestras políticas de salvaguardia ambiental y social, que se fundamentarán en las directrices voluntarias. La adquisición de tierras forma parte de esta conversación.

El Grupo del Banco Mundial se está asociando con otras partes interesadas para respaldar le elaboración y adopción de unos principios para una inversión responsable en la agricultura, mediante la participación del Pacto Mundial de Naciones Unidas y del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

El Grupo del Banco Mundial y sus asociados también han desarrollado el Marco de Evaluación de la Gestión de Gobierno de la Tierra (LGAF, por su sigla en inglés) como herramienta de diagnóstico para la evaluación de los marcos nacionales de gobierno de la tierra. Ya se han realizado evaluaciones mediante el LGAF, o están en marcha, en 18 países, 10 de ellos de África.

La Corporación Financiera Internacional (IFC), organismo que integra el Grupo del Banco Mundial y que se dedica en exclusiva al sector privado, trabaja para promover inversiones agrícolas responsables por parte del sector privado y para ampliar el uso de la transparencia y las mejores prácticas internacionales en la administración de riesgos ambientales y sociales. Las normas de desempaño de la IFC se han fortalecido recientemente y abordan ahora muchos de los aspectos que tratan las directrices voluntarias, como los efectos de la adquisición de tierras, especialmente en lo que se refiere a la transparencia, a la tenencia comunitaria y a los derechos de uso, así como en lo relativo a los procesos para un consentimiento informado e indemnizaciones justas.

La IFC ha reforzado sus procedimientos de diligencia debida y valoración precoz de riesgos para evaluar los efectos locales sobre la seguridad alimentaria de posibles inversiones agrícolas que requieran grandes extensiones de terreno. Asimismo, está poniendo a prueba nuevos requisitos de transparencia en casos de transferencia de tierras de Gobiernos a inversores privados.

Palabras clave: Banco Mundial, acceso, tierra, pobres, conferencia
Publicado por: Banco Mundial