AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Techos Verdes, alimentos que crecen en el techo de las casas de Lima
Fecha de publicación:24/03/2014
País: Perú

Los habitantes del municipio de Lince, en Lima, han optado por sembrar hortalizas en el techo de sus viviendas ante la escasez de tierra y agua. La iniciativa ha tenido tal éxito que se ha extendido por la capital peruana y han surgido ideas de microempresas para abastecer de verduras a los restaurantes.

 

La idea surgió cuando el Ayuntamiento de Lince inauguró una campaña de forestación con la dificultad de que Lima es una de las zonas más áridas del planeta.

Los limeños representan el 30% de los 30 millones de habitantes del país y solo reciben el 2% del agua potable de la nación, por lo que en la última década la capital peruana ha optado por la agricultura urbana como alternativa de sustento.

"Al vernos con esa limitación, pensamos en las azoteas", ha explicado Roberto Galicia, el jefe de Desarrollo Social de Lince, en alusión a la iniciativa 'Techos Verdes', que ya han imitado ciudades como San Borja y San Isidro.

La Universidad Agraria del Perú no quiso quedarse al margen de la iniciativa y apoyó a los vecinos con capacitación en hidroponía, que consiste en cultivar empleando soluciones de nutrientes minerales en lugar de tierra.

Se trata de plantar semillas en una bandeja con arena que luego se debe regar durante 15 días permanentemente. Cuando las plantas crecen se trasladan a otro recipiente de mayor dimensión con agua y nutrientes y, en unas semanas, se pasan a tubos hidratados.

Para Enrique Llamozas, uno de los habitantes de la zona que se capacitó en la técnica, la cosecha es buena. "Hemos tenido apio, acelga. Toda la variedad que hay en el mercado se puede hacer en hidroponía", ha dicho.

Asimismo, ha explicado que ha recibido varias ofertas de personas que quieren comprar su producción. "Hay unos 20 restaurantes de la municipalidad interesados en comprar mis lechugas", ha aseverado.

 

Palabras clave: Perú, Lima, agricultura urbana, seguridad alimentaria
Publicado por: El Economista América