AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Los países en desarrollo están impulsando el crecimiento mundial, aunque aún quedan riesgos
Fecha de publicación:12/01/2011
País: Mundial
Fuente: Banco Mundial

La economía mundial se está desplazando desde una fase de repunte posterior a una crisis hacia un crecimiento más lento peo aún sólido en este año y el próximo. El producto interno bruto (PIB) mundial, que aumentó en 3,9% en 2010, se espera que desacelere su ritmo de crecimiento a 3,3% en 2011, de acuerdo al informe del Banco Mundial titulado Perspectivas económicas mundiales para 2011.

La mayoría del mundo en desarrollo ha resistido bien la crisis, y, para fines de 2010, muchas economías de mercados emergentes se habían recuperado o estaban cerca de reanudar el potencial de crecimiento que habían obtenido antes de ella.

“Una nota positiva es que el fuerte crecimiento de la demanda interna en los países en desarrollo está liderando la economía mundial”, afirmó Justin Yifu Lin, primer economista y primer vicepresidente del Banco Mundial, Economía del Desarrollo. “Sin embargo, los problemas persistentes en el sector financiero en algunos países de ingresos altos siguen siendo una amenaza para el crecimiento y requieren que se apliquen urgentes medidas en materia de políticas”.

Se proyecta un crecimiento de los países en desarrollo de 7% en 2010 y de 6% en 2011, lo que es más del doble que la tasa proyectada para los países de ingresos altos (véase el cuadro).

La mayoría de los países de ingreso bajo obtuvo ganancias comerciales en 2010 y, en términos generales, el PIB de estos aumentó un 5,3% en 2010. Dicho incremento estuvo respaldado por un repunte en los precios de los productos básicos y, en menor medida, en las remesas y el turismo. Se proyecta que se fortalezcan aun más las perspectivas de dichos países, con un crecimiento de 6,5% tanto en 2011 como en 2012.

Reestructuración necesaria para países de ingresos altos de Europa y Asia central

En muchas economías de ingreso alto y en desarrollo de Europa y Asia central, el crecimiento ha sido modesto, dado el tamaño de la fase descendente del ciclo económico iniciada en 2008. Como resultado, a pesar de dos años de agresivo estímulo fiscal y política monetaria, el desempleo continúa alto y el crecimiento agregado está siendo frenado por la necesaria reestructuración posterior a la crisis. Los cálculos de producción posible sugieren que la mayoría de la capacidad sobrante que queda en la economía mundial está concentrada entre los países de ingreso alto y en desarrollo de Europa y Asia central.

Cuadro: Perspectivas mundiales en resumen (cambio porcentual respecto al año anterior) Crecimiento real del PIB

  2010 2011 2012
Crecimiento mundial 3,9 3,3 3,6
Países de ingreso alto 2,8 2,4 2,7
Países en desarrollo 7,0 6,0 6,1
En desarrollo (salvo China e India) 5,2 4,3 4,5
Asia oriental y el Pacífico 9,3 8,0 7,8
Europa y Asia central 4,7 4,0 4,2
América Latina y el Caribe 5,7 4,0 4,0
Oriente Medio y Norte de África 3,3 4,3 4,4
Asia meridional 8,7 7,7 8,1
África al sur del Sahara 4,7 5,3 5,5

Riesgos a corto plazo para países en desarrollo

Los países en desarrollo enfrentan tres principales riesgos a corto plazo: tensiones en los mercados financieros europeos, grandes y volátiles flujos de capital y un aumento en los precios ya altos de los alimentos.

Aunque se considera esta poco probable, una crisis financiera a gran escala podría poner en peligro la recuperación tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. Con tanto en juego, los reguladores y los encargados de formular políticas internacionales están decididos a evitar ese resultado.

Los flujos de capital a países en desarrollo (especialmente a nueve países de ingreso mediano*) se recuperaron en 2010, en parte debido a las persistentes bajas tasas de interés en ciertos países de ingreso alto. Esto llevó a los inversionistas a buscar mejores resultados en los primeros. Los flujos netos internacionales de capital y bonos a países en desarrollo aumentaron bruscamente en 2010, creciendo en 42% y 30%, respectivamente; nueve naciones recibieron la mayoría del aumento de estas afluencias. La inversión extranjera directa a los países en desarrollo se incrementó en un más modesto 16% en 2010, llegando a US$410.000 millones, después de caer 40% en 2009. Una parte importante del repunte se debe a las mayores inversiones sur-sur, especialmente las provenientes de Asia.

En general, la tendencia de los flujos de capital es un hecho positivo, pero, a menos que dichos flujos estén bien gestionados, ellos pueden desestabilizar los movimientos de los tipos de cambio, los precios de los productos básicos y de los activos. Varios de los nueve países que recibieron la mayor parte de los flujos de capital han visto su tipo de cambio efectivo real aumentar en un 20% o más desde enero de 2009. Muchos han introducido diversas medidas financieras y regulatorias para limitar los flujos y la presión al alza sobre las monedas, pero estas no siempre han funcionado como se desea.

La volatilidad de los precios de los productos básicos, en especial en términos de alimentos, podría constituir el tercer riesgo para el crecimiento de los países en desarrollo. Más noticias decepcionantes de los cultivos agrícolas, o una escalada en los precios de la energía, podrían hacer que aumenten sustancialmente los precios reales de los alimentos en los países en desarrollo, lo que potencialmente afectará a los presupuestos exiguos de las familias pobres de los países de ingreso bajo. Sin embargo, mientras los precios internacionales de los alimentos han aumentado recientemente, el documento Perspectivas económicas mundiales afirma que, en términos reales, el aumento es mucho menor que en términos nominales. Los precios reales en este momento siguen siendo algo más bajos que el máximo que se consiguió en 2008. Así, aunque la situación actual no es tan grave como durante la anterior crisis alimentaria y de los combustibles, son necesarios un seguimiento y una vigilancia cuidadosa, ya que no se puede descartar la probabilidad de un problema más grave.

Más allá de 2012: Centrarse en desafíos estructurales

Para el largo plazo, los países necesitan cambiar el foco desde el manejo de una crisis de corto plazo hacia medidas que enfrenten los desafíos estructurales (que son difíciles de resolver). Entre estos, se incluyen:

  • Poner en vigor planes creíbles para restaurar la sostenibilidad fiscal.

  • Desplazar el énfasis de estímulos basados en la amplia demanda exterior a medidas fiscales que faciliten la recontratación de los trabajadores desplazados.

  • Completar una nueva regulación del sector financiero.

  • Crear políticas que permitan que las tasas de intercambio se ajusten gradualmente en consonancia con los principios básicos.

  • Reducir la volatilidad de las principales monedas de reserva con el fin de mantener la confianza.

*Brasil, China, India, Indonesia, Malasia, México, Sudáfrica, Tailandia y Turquía.

Palabras clave: crecimiento mundial, economía mundial
Publicado por: Banco Mundial