AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Colombia, entre los 22 casos ejemplares de manejo forestal de ALC
Fecha de publicación:17/02/2011
País: Colombia
Fuente: LaRepública, Colombia

Según datos aportados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), entre 1990 y 2005 se perdieron casi 64 millones de hectáreas de bosques en América Latina y El Caribe, región que concentra el 22% de la superficie forestal mundial, esto es, aproximadamente, unos 860 millones de hectáreas de sembradíos de árboles.

En Chinchiná, departamento de Caldas, Colombia, esta problemática está lejos de convertirse en una realidad. Gracias a una alianza pública-privada, las cerca de 530.000 personas que viven en esta localidad y sus alrededores han podido beneficiarse del Proyecto Forestal de la Cuenca del Río Chinchiná. Este programa no sólo permitió recuperar la zona boscosa perdida por la actividad cafetera y ganadera, sino que además generó una entrada económica sostenible y la recuperación del recurso hídrico para la población.

Con la premisa "Todo árbol que no sirve, estorba", por muchos años en la zona centro-sur de Caldas se había mantenido la costumbre de reducir los bosques nativos para extender el área de los cafetales, una de las principales actividades económicas de esa región. Aunado a la promoción de las pasturas para la ganadería, las consecuencias de estas actividades se concentraron en el deterioro y erosión de los suelos, la sedimentación de los cauces y una significativa pérdida de la biodiversidad.

Con ayuda del Estado, la empresa privada y la comunidad del sector, se logró poner en funcionamiento un plan de recuperación ambiental y desarrollo productivo que ha dejado diversos beneficios como: el mantenimiento de 29 microcuencas, incremento en 15.000 hectáreas de las plantaciones forestales comerciales, mejoramiento de la calidad del agua, desarrollo de un plan de producción de madera de alto valor, generación de 1.500 empleos rurales permanentes y la consolidación de alternativas económicas, como los bonos negociables por captura de carbono, mediante la ejecución del proyecto Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL).

Esta iniciativa medioambiental hoy es reconocida como uno de los 22 casos ejemplares de manejo forestal sostenible de América Latina y El Caribe que identificó recientemente la FAO.

Estos proyectos, más otros 12 proyectos con aspectos de ejemplaridad en la Región, se han recopilado en un libro que este mes presentó el organismo internacional y que tiene por objetivo dar a conocer las iniciativas mundiales que aprovechan en forma positiva los recursos que ofrecen los bosques.

"El manejo forestal sostenible va mucho más allá de la problemática de la deforestación y reforestación. Tiene que ver con las sociedades y las personas, y la necesidad de que ellas mismas puedan mantener y aumentar los servicios, beneficios económicos y la salud de los bosques para su propio desarrollo y mejor calidad de vida", manifestó el representación Regional Adjunto de la FAO para América Latina y el Caribe, Alan Bojanic.

Otras iniciativas en la Región

Entre la veintena de casos de esos 15 países de la Región que fueron estudiados, existen otras ideas que vale la pena destacar pues concentran todos sus esfuerzos en la recuperación de los bosques y han logrado sacar provecho de eso.

Varios de ellos se ejecutan en Brasil, uno de los 10 países en el mundo que tiene el mayor número de bosques certificados. En el estudio de la FAO, esta nación reúne a seis iniciativas diferentes, de las cuales cinco fueron catalogados como casos ejemplares de manejo forestal sostenible.

Uno de los que más destaca es el caso de Klabin S.A., una empresa privada que lidera la producción, reciclaje y exportación de papel en Brasil y además implementa el uso múltiple del bosque con manejo de plantas medicinales y productos forestales no madereros.

Y como si fuera poco, tiene como meta minimizar los efectos del monocultivo mediante mosaicos con bosques nativos.

La labor de esta compañía, que está catalogada en ese país como una de las pocas que trabaja bajo las más estrictas normas ambientales, le permitió ser la primera empresa de celulosa y papel del continente americano en recibir la certificación internacional FSC (Forest Stewardship Council) en 1998.

El FSC, creado en 1993, es uno de los mayores organismos no gubernamentales que ha consolidado criterios y principios válidos para el desarrollo de un manejo forestal sostenible.

En América Central, una de las regiones con la mayor tasa de deforestación en el mundo (1% anual entre 2000 y 2005), destaca el caso de la Asociación Forestal Integral de San Andrés, en Guatemala, un grupo de 173 asociados que recibieron en concesión (por 25 años prorrogables) un total de 51.940 hectáreas de bosques tropicales de la Reserva de la Biosfera Maya.

Además de haber frenado la expansión de la actividad agrícola y ganadera en esta zona, la operación permitió garantizar ingresos económicos a la comunidad mediante el aprovechamiento de la caoba, el chinche, el cedro y el manchiche, entre otros.

Del programa destaca la participación de sus miembros en la planificación y comercialización de sus productos y servicios.

En México, la FAO también resaltó casos que se convierten en una notable lección de vida. En una de las zonas geográficas más complejas de Durango, el Ejido San Diego de Tezains, la comunidad indígena se organizó en una asamblea y se comprometieron a explotar y cuidar un área boscosa de 26.038 hectáreas.

Difundir las iniciativas para que se multipliquen

En 2006, la Comisión Forestal de América Latina y El Caribe (Coflac) le sugirió a la FAO hacer un estudio que identificara y comunicara los logros en el manejo forestal, petición que empezó a concretarse en febrero de 2007. Para el subdirector general del Departamento Forestal de la FAO, Eduardo Rojas-Briales, el proyecto es de gran utilidad pues da a conocer las buenas prácticas en materia forestal e impulsa a otros a aplicar estrategias que eviten la desaparición de los bosques. "Al presentar los resultados del estudio, Coflac recomendó aumentar la difusión de la investigación, teniendo en consideración que 2011 fue declarado el Año Internacional de los Bosques", dijo.


La opinión
Alan Bojanic
Representante adjunto de la FAO para A.L.

"El manejo forestal sostenible va mucho más allá de la problemática de la deforestación y reforestación. Tiene que ver con las sociedades y las personas".

Sandra Bessudo
Alta consejera presidencial para Gestión Ambiental

"Para que Colombia pueda recuperar las áreas deforestadas necesitamos billones que no tenemos. Vamos a tener que buscar mucha ayuda internacional".

Palabras clave: manejo de bosques, manejo forestal, gestión forestal, Colombia
Author: Vanessa Pérez Díaz
Publicado por: LaRepública.com