AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Uruguay necesita un cambio estructural en el aparato productivo.
Fecha de publicación:24/02/2011
País: Uruguay
Fuente: LR21

La globalización pegó fuertemente en los productores subsidiados de Europa y EEUU, y los desmotivó a innovar. Uruguay no tiene institución que se encargue del abastecimiento de alimentos a la población.

El precio de todos los productos agropecuarios que produce el país está en niveles máximos. La corrida de valores no ha encontrado su tope aún, en la misma carrera están los precios de los alimentos, la situación ha despertado inquietud y puntos de vista diferentes, decenas de artículos se han publicado en las últimas semanas en la prensa internacional.

En el plano local es de destacar que la carne volvió a aumentar anteayer, la industria aumentó seis por ciento el valor de la media res; desde comienzos de año el aumento de la carne suma 16%.

LA REPUBLICA consultó sobre el tema al senador Ernesto Agazzi, quien fue ministro de la administración anterior, en 2008, cuando también se registraron precios máximos de los productos básicos agropecuarios.

Agazzi consideró que el problema de la producción de alimentos hay que verlo desde un punto de vista estratégico, sin dejar de ver los problemas coyunturales. El agrónomo recordó que la población mundial está en continuo aumento, la demanda crece de modo constante y el área destinada a la producción no se puede aumentar más; además los aumentos en la productividad que se consiguen no son tan elevados como los que se necesitan y destacó que "en nuestra zona, donde había una estructura productiva extensiva, los aumentos productivos se están dando por sustitución de producción. La ganadería como actividad económica es muy lenta, está dejando espacio a la forestación y la agricultura, rubros más dinámicos y productivos".

 

Silvestres

La ganadería silvestre uruguaya viene desde los albores de la colonización española, lo único que hizo fue sustituir los rumiantes pequeños que había por otros más grandes. Luego de cientos de años siguió produciendo en base a los mismos pastos que había y con la misma lógica; ahora está dejando paso a actividades económicas más rápidas, más eficientes desde el punto de vista de la utilización de los recursos, que generan más trabajo, explicó el senador. De ese modo contó que la agricultura se está expandiendo y esto implica mayor inversión, más tecnología y desarrollo capitalista. En el país "está habiendo una revolución productiva, la ganadería que produce 200 kg por ha en tres años deja lugar a la soja, que produce 6.000 kg por ha en el mismo tiempo", indicó.

En ese proceso hay un tipo de ganadería que es muy resistente a los cambios. "Produce menos, pero invierte poco, "si viene una seca el animal aguanta y cuando vienen las lluvias compensa el crecimiento perdido. En la seca los suelos no producen pero se nitrifican y cuando llueve se da una explosión en el crecimiento del pasto", relató.

Pero en contrapartida los empresarios están tomando medidas en relación al riesgo climático. De ese modo contó que se está dando un aumento importante del PBI agropecuario, lo que es "imparable", señaló el senador del MPP.

 

DOS MIRADAS

Cada vez que el precio de los alimentos aumenta ­es el caso de la carne­ se manejan posibles alternativas, restrictivas del libre mercado, cuotas, precios diferenciales internos y de exportación. Agazzi comentó que "dentro de esa especie de enojo que le genera a la población la situación de la carne, existe un vulgar sentimiento de rechazo hacia los productores agropecuarios, y en realidad la gente del campo tiene que reconocer que fueron favorecidos, los privilegios que concentró la oligarquía, es un sentimiento que tiene su base histórica. Ahora, si vos pensás de acá a fin de mes las medidas a tomar son unas, pero si lo mirás desde el punto de vista estratégico la situación es otra". Agazzi explicó que "pretendemos que las cosas que producimos tengan el mejor precio, consecuencia de la calidad que tienen, como el caso del arroz, que es de excelente calidad; el mayor precio favorece al productor, al empleado del productor, a los trabajadores de los molinos, a los molinos y al Estado uruguayo". De ese modo se preguntó por qué vamos a pretender que se venda más barato en el mercado interno.

El senador consideró que en otras cosas los uruguayos pensamos diferente, "el tipo en el supermercado razona como comprador, pero cuando ofrece su trabajo o su producto lo hace como vendedor; unamos los dos hemisferios cerebrales, vamos a pensar en el país", dijo.

El titular del MGAP en la administración Vázquez aseguró que el país debe vender lo que produce al mayor precio posible, "otra cosa es cómo se reparten los beneficios, pero eso no se puede pensar sin aumento de producción, tiene que haber buena producción y buenos precios internacionales", subrayó.

 

Objetivo

Agazzi aseguró que ese objetivo se tiene que lograr sin que se afecte el interior del país "y este gobierno ha hecho cosas en este aspecto. Si vendemos la mejor pulpa a Corea del Sur, ojalé que se dé, acá vamos a consumir lo que no podemos exportar; debemos construir estrategias sin que los precios nos afecten, aunque a la larga nos van a afectar", analizó.

El tema de la alimentación es clave para las sociedades modernas, y es un tema que, contó el senador del Frente Amplio, no es atendido por el Estado uruguayo. En otros países el Ministerio de Agricultura es también de abastecimiento, "acá, la alimentación no es responsabilidad de nadie, lo que se da por ser un capitalismo muy abierto y por un sentimiento de la gente", comentó.

Agazzi recordó que INDA atiende el tema de la alimentación de las clases sociales más bajas y contó que está funcionando una comisión que está estudiando la seguridad alimentaria, que también integran el Ministerio de Salud Pública, el MGAP y el Ministerio de Economía, la que ha generado informes interesantes, "pero institucionalmente no tenemos una estructura de gobierno que garantice el tema. A mi juicio tiene que haber un observatorio que analice y que le haga propuestas al Poder Ejecutivo, de cosas a corregir; el tema de la alimentación no lo puede regular el mercado, si así fuera consumiríamos tabaco, las bebidas que gastan grandes cifras en propaganda", dijo.

 

Alternativas

Agazzi consideró que desde hace tres años el MGAP viene trabajando en pos de mejorar las cadenas productivas en lo que pueden ser las carnes alternativas a la vacuna: la avícola y la suina. En las dos se han conseguido avances que el ex ministro calificó de importantes ya que la cadena suina se dinamizó, lo que generó un incremento en el consumo interno; lo mismo aconteció con la cadena avícola, en la que el Gabinete Productivo hizo una evaluación en la situación y diagnosticó problemas que se están corrigiendo, de ese modo han venido empresas a producir pollos en el país, se aumentó el consumo y se está exportando.

Concluyó que el alto precio de exportación de la carne vacuna dinamiza otras cadenas que son muy importantes en la demanda de empleo.

 

EL PAIS DEBE AGREGAR INTELIGENCIA

El tema del precio elevado de los alimentos responde a una coyuntura concreta, pero en definitiva es algo estructural, podrá haber situaciones que los hagan bajar, pero en definitiva aumentan los consumidores, y las poblaciones de los países emergentes cada vez consumen más.

Agazzi recordó que la globalización está pegando en el proteccionismo agrícola de Europa y Estados Unidos, que con fuertes apoyos a sus productores han desmotivado la eficiencia, lo que sí tienen los productores nuestros. De ese modo calificó que se está delineando un escenario favorable para el país, en el que se puede producir más en un marco de alta competitividad en el concierto mundial.

 

 

En relación al aumento en el valor de los alimentos alertó: "Ojo con mirar esto en el corto plazo, hay que mirar más allá del aumento en el precio de la carne, a las fuentes de trabajo que van a tener los hijos", afirmó. El ex ministro de Ganadería aseguró que nuestro país no puede quedar atado a la producción de alimentos, pues pueden aparecer avances tecnológicos insospechados, o crisis no pronosticadas. Uruguay necesita un cambio estructural en el aparato productivo, ese es el objetivo final del gobierno de la izquierda, pero eso no quiere decir debilitar el agro y favorecer las fábricas en las ciudades, esa es una mirada simplista", aseguró.

Para el legislador, el país debe aumentar la producción utilizando mejor los recursos naturales, pero hay que agregar valor. "Es mentira que eso implica meter chimeneas y cerrar campos; el tema es agregar inteligencia; en el caso de la ganadería desde que el ternero se está desarrollando, trasplante de embriones, mejorar genéticamente, asociarse con la agricultura, el tema de la trazabilidad, identificar bioquímicamente a los animales engordados a pasto, todo esto genera puestos de trabajo", subrayó.

En el caso de la agricultura aseguró que en la actualidad un grano de maíz parece igual al que se producía hace veinte años, sin embargo tiene mucho mayor valor agregado en la inteligencia y tecnología que se aplicó en su producción, lo que implica más fuentes de trabajo.

Author: Juan Scuarcia