AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Argentina y Uruguay, en tregua comercial
Fecha de publicación:17/03/2011
País: Uruguay
Fuente: Ámbito

Los ministros de Industria de la Argentina y el Uruguay buscaron limar ayer asperezas surgidas en las últimas semanas por disposiciones que afectan el comercio bilateral entre ambos países. Débora Giorgi le planteó a su par uruguayo, Roberto Kreimerman, los inconvenientes que tienen algunos productos argentinos, como termos, pollos y vinos para ingresar a Uruguay. En tanto, el funcionario uruguayo hizo preguntas sobre la ampliación de las licencias no automáticas por parte de la Argentina, que afectan a productos del país vecino.

Ambos funcionarios se reunieron ayer en Buenos Aires y ratificaron el funcionamiento del mecanismo de consultas permanentes que instauraron ambos países para monitorear el comercio bilateral. La Argentina y Uruguay avanzan en la integración productiva de sus pymes en una docena de sectores y trabajan mecanismos de financiamiento en común. Según un comunicado difundido ayer por la cartera a cargo de Giorgi, el ministro uruguayo «mostró conformidad por el tratamiento que están recibiendo los importadores de su país a partir de la vigencia de la Resolución 45, que amplió la cantidad de productos alcanzados por las licencias no automáticas (LNA)».

«Hemos logrado fortalecer un ámbito de trabajo conjunto en un contexto del crecimiento del comercio bilateral e intra- Mercosur», dijo Giorgi, y puntualizó que durante el encuentro con Kreimerman «dejamos sentado algunos inconvenientes que tienen productos argentinos en el acceso a Uruguay, como los termos de vidrio, el sector aviar y el vitivinícola». La Argentina también garantizó el ingreso -según los cupos acordados en el marco del Mercosur- para las armadoras de vehículos del sector automotor.

Giorgi y Kreimerman coincidieron en que actualmente el trámite de licencias funciona sin inconvenientes y acordaron profundizar el trabajo sobre áreas determinadas del comercio bilateral, incluso con la participación del sector privado, siempre según la versión difundida por la cartera argentina. Ambos funcionarios participaron en el Palacio San Martín de la segunda reunión bilateral de ministros de la Argentina y Uruguay, creada por los presidentes Cristina de Kirchner y José Pepe Mujica.

«La aplicación de licencias sirve para monitorear el comercio y también para formalizar algunas operaciones, de modo de evitar, por ejemplo, maniobras de subfacturación», dijo Giorgi y detalló que las importaciones uruguayas en la Argentina de productos sujetos a LNA representaron sólo el 7% de las importaciones totales desde ese país, en 2010. Giorgi explicó que el comercio entre ambas naciones aumentó en 2010 el 6%, mientras la balanza comercial sumó u$s 2.058 millones, registrando un incremento del 9% respecto del 2009. En 2010, el saldo comercial fue favorable a la Argentina en u$s 950 millones, aunque un 25% menos que en 2009.

Los ministerios de Industria de ambos países avanzaron con el programa de integración productiva bilateral y, en ese marco, Uruguay propuso organizar encuentros empresariales en cinco sectores estratégicos: naval, electrónico, metalmecánico, químico, biotecnológico, nanotecnología, automotor y autopartistas, agroalimentario y confecciones-textil. Para profundizar la integración regional, ambos países propusieron apuntalar a estos sectores y para la primera reunión que se celebre las autoridades de Industria de ambos países informarán sobre las herramientas de financiamiento disponibles para proyectos de integración productiva, reunión que se celebraría en la segunda quincena de mayo.

Por su parte, el canciller uruguayo, Luis Almagro, explicó que «la declaración conjunta establece agilizar trámites comerciales y darle mayor fluidez al comercio con un compromiso común de potenciarlo. Son acuerdos muy importantes», dijo tras reunirse con su par argentino, Héctor Timerman. Empresarios uruguayos habían expresado su preocupación en los últimos meses por la decisión argentina de ampliar de 400 a 600 las licencias automáticas. Aplicar a rajatabla las barreras contra Uruguay puede significarle pérdidas por u$s 135 millones.