AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Aumenta el número de países próximos a alcanzar las metas de los ODM, pero los países más pobres necesitan ayuda con urgencia
Fecha de publicación:15/04/2011
País: Mundial
Fuente: Banco Mundial
Comunicado de prensa Nº:2011/432/DEC

 

 

En el Informe sobre seguimiento mundial 2011: Mejorar las posibilidades de alcanzar los ODM, se examina detenidamente el desempeño de los países y se descubre un panorama variado y a menudo esperanzador. Por ejemplo, la mitad de los países en desarrollo que se encuentran rezagados para alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) están cerca de retomar el rumbo. Si adoptan políticas más adecuadas y aceleran el crecimiento, estos países todavía pueden lograr las metas para 2015 o poco tiempo después.

 

“Alcanzar los ODM es significativo para los países en desarrollo. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para reducir la pobreza y mejorar los resultados sanitarios incluso en los países que han obtenido buenos resultados —dijo Hans Timmer, director del Grupo de análisis de las perspectivas de desarrollo, del Banco Mundial—. Los donantes deberían aprovechar estos logros para ayudar a los países a dar el próximo paso con inversiones en la prestación de servicios de una manera eficaz”.

 

En términos generales, la lucha contra la pobreza avanza satisfactoriamente. Según las proyecciones económicas actuales, los países van por buen camino para reducir a la mitad el número de personas que viven en la extrema pobreza. Las proyecciones indican que el número de personas que subsistan con menos de US$1,25 al día será de 883 millones en 2015, en comparación con 1400 millones en 2005 y 1800 millones en 1990. Gran parte de estos avances son atribuibles al rápido crecimiento de China y la India, mientras que muchos países africanos están rezagados: hay 17 países que están lejos de reducir a la mitad la extrema pobreza, a pesar de que a nivel mundial esa meta se logrará.

 

Los países en desarrollo probablemente también conseguirán los ODM relativos a la paridad de género en la educación primaria y secundaria, y al acceso a agua potable, y estarán muy cerca de alcanzar los relacionados con el alivio del hambre y la terminación de la educación primaria. Sin embargo, el avance es lento en otros ODM y es posible que no se alcancen las metas. El 45% de los países en desarrollo están lejos de lograr la meta relativa al acceso a servicios de saneamiento, y el 39% y el 38% distan mucho de conseguir las metas relativas a la mortalidad materna y la mortalidad infantil, respectivamente.

 

“Las políticas macroeconómicas acertadas siguen siendo fundamentales para hacer progresos con respecto a los ODM —dijo Hugh Bredenkamp, subdirector del Departamento de Estrategia, Políticas y Evaluación del FMI—. En los países de ingreso bajo, el desafío es mantener y acelerar el crecimiento con políticas más adecuadas que permitan generar empleo y mayores oportunidades para el sector privado. Las economías avanzadas tienen que cumplir su parte a fin de asegurar la recuperación mundial y, para ello, deben reparar y reformar sus sistemas financieros y corregir sus desequilibrios fiscales”.

 

En algunos países, será importante concentrar los esfuerzos en apoyar en todo el mundo a los grupos socialmente excluidos, como los pueblos indígenas y las minorías étnicas y lingüísticas. La mayoría de los indicadores de los ODM para esos grupos son mucho peores que los de la población general, especialmente en lo que respecta a la pobreza por ingresos.

 

Para entender mejor los resultados concretos, en el informe se presentan las conclusiones y lecciones de las evaluaciones de impacto en el ámbito de la salud y la educación. Esas evaluaciones a menudo revelan que el volumen de asistencia para el desarrollo en salud y educación ha aumentado a niveles sin precedentes, pero que la ayuda no ha generado las mejoras previstas de los resultados.

 

Delfin Go, economista principal del Banco Mundial y principal autor del informe, expresó lo siguiente: “Algunos resultados en salud y educación son desalentadores debido, en parte, a que el gasto se ha centrado en gran medida en aumentar la cantidad de servicios, sin prestar suficiente atención a la calidad. Una lección fundamental es que el fortalecimiento de las instituciones y la mejora de los incentivos —por ejemplo, dando más relevancia al desempeño a la hora de establecer la remuneración de los trabajadores de la salud— son fundamentales para obtener resultados más satisfactorios”.

 

Brad McDonald, subjefe de división y coordinador del informe en el FMI, recalcó que el crecimiento económico sigue siendo un factor muy importante para alcanzar los ODM. “La crisis reciente frenó los progresos, pero muchos países de ingreso bajo que habían adoptado políticas macroeconómicas sólidas lograron atenuar su impacto con políticas activas en materia tributaria y de gasto”.

 

Para retomar el impulso que permita alcanzar los ODM, se requerirá la cooperación internacional en tres frentes. En primer lugar, los países de ingreso bajo en particular necesitarán un entorno económico mundial sólido y estable para seguir creciendo. En segundo lugar, se deben tomar medidas para que los países de ingreso bajo logren y mantengan un ritmo de crecimiento económico más acelerado y puedan restablecer los mecanismos de amortiguación. En tercer lugar, los Estados frágiles son los más rezagados para alcanzar los ODM y requieren apoyo adicional para ayudarlos a establecer las instituciones necesarias y a ingresar en un círculo virtuoso de desarrollo, paz y seguridad.

 

El incremento de la asistencia suministrada por nuevos donantes, muchos de ellos del mundo en desarrollo, es un hecho favorable, pero no compensará totalmente la considerable disminución de la ayuda proporcionada por los donantes tradicionales, especialmente si los nuevos donantes establecen y adoptan diferentes prioridades y prácticas en materia de desarrollo. La evolución del panorama de la ayuda también podría tener repercusiones para la transparencia de los flujos oficiales de asistencia y para las políticas y los programas que se financian con esos recursos.

 

Tras la reciente crisis financiera mundial, el comercio ha comenzado a recuperarse, pero para que se mantenga habrá que tomar medidas orientadas a reforzar el sistema internacional, evitar tendencias proteccionistas y propiciar la conclusión de la Ronda de Doha de negociaciones comerciales internacionales. Además, en el informe se propugnan medidas para respaldar el acceso al financiamiento para el comercio y la facilitación del comercio a fin de conectar los países de ingreso bajo vulnerables, las economías sin salida al mar y las regiones que se encuentran rezagadas a los mercados regionales e internacionales.

 

El informe completo, los gráficos sobre los progresos realizados y la información sobre los países están disponibles en www.worldbank.org/gmr2011.

 

Palabras clave: extrema pobreza, aliviar el hambre, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI).
Publicado por: Banco Mundial