AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Milagro brasileño se revela
Fecha de publicación:21/05/2011
País: Brasil
Fuente: El Capital Financiero

Brasil se convirtió en el 2010 en la sétima economía del mundo, al lograr un crecimiento del 7,5% del PIB, lo que significó una producción de $2,1 billones.
Para el 2025, Brasil –junto con otros cinco países emergentes– aportarán la mitad del crecimiento económico global, según lo reveló un informe publicado el 17 de mayo por el Banco Mundial .
Los países conocidos como BRIC (Brasil, Rusia, India y China), además, de Indonesia y Corea, aportaran ese año más de lo que lo hará Estados Unidos y la zona euro.
Hoy ya la producción brasileña, que crece en el orden del 4%, es superior a la de los anteriores motores de crecimiento mundial, que avanzarán apenas un 2%.
Esos resultados económicos que se han llamado el “milagro brasileño”, sin embargo, no son inexplicables. Una inversión consistente en investigación y desarrollo (I&D), que inició hace más 30 años, lo explica casi todo.
Actualmente, el 1,2% del Producto Interno Bruto (PIB) de esa nación se dirige al rubro de la investigación, un caudal de recursos que impactó de forma directa dos áreas estratégicas: la producción agrícola y la energética.
Lo primero llevó el desarrollo a las zonas rurales, incluyendo a las más pobres y consolidó a esa economía como una de las grandes suplidoras de alimentos.
“Brasil está llamado a ser el gran productor de alimentos y materias primas del mundo”, comentó Rafael Trejos, gerente del centro de análisis estratégico del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).
La inversión en producción eléctrica logró hacer autosuficiente a un territorio de 8,5 millones de kilómetros cuadrados, evitando con ello los shocks externos.
La decisión en los 90 de aplicar políticas enfocadas a la pobreza prometen ahora hacer del dinamismo brasileño algo difícil de frenar.
Entre el 2001 y el 2006 hubo una baja sostenida en la desigualdad y el ingreso per cápita del 10% más pobre está subiendo un 11 % promedio por año, según un estudio del Instituto de Pesquisa Económica Aplicada del Gobierno de Brasil ( IPEA) .
Los retos
Las buenas noticias lidian con la necesidad de solventar los problemas ligados a la apreciación del real brasileño.
En lo que va de este año se ha apreciado un 24% frente al dólar, siendo la moneda más afectada por la crisis financiera internacional, que está trasladando liquidez a los mercados emergentes.
“Dieron resultado las políticas de los años 90 que fomentaron los grandes negocios agrícolas y también la agricultura campesina”. Rafael Trejos, gerente de Análisis Estratégico, IICA
“El éxito brasileño se debe a una política de inversión en I &D y la apuesta por reducir la vulnerabilidad energética”. Leiner Vargas, investigador de CINPE
En las últimas semanas, se superó un tipo de cambio de 1,5 reales por dólar, su mayor nivel en 12 años, una situación difícil de controlar.
El Banco Central brasileño pareciera esquizofrénico. Por un lado, atiende la apreciación más alta de la moneda en más de una década y, por otro, visualiza una inflación creciente.
La inflación anual superó en abril pasado el techo del rango meta oficial (estimado en un máximo de 6,5% para el 2011) por primera vez en casi seis años.
En los 12 meses cumplidos hasta abril, el índice de precios al consumidor (IPCA) de Brasil subió al 6,51%.
“Con la guerra de monedas, Brasil ha visto un posible renacer de la inflación, que es un posible problema de recalentamiento” advirtió el economista del Centro Internacional de Política Económica (CINPE), Leiner Vargas.
El déficit fiscal que representaba un reto en el 2009, cuando llegó a representar un 3,5% del PIB, hoy es cercano al 2,2%, ya que el dinamismo logró aumentar la recaudación.
Avance democrático
El milagro brasileño se califica también de democrático, en el tanto las grandes inversiones en I&D alcanzaron además a la producción agrícola campesina, que en la actualidad produce el 60% de todo lo que consume Brasil.
Esa política de enfoque territorial –ejecutada a partir de los años 90 por un Ministerio de Desarrollo Rural–, explica que el 37% del empleo en zonas rurales esté ligado a la agricultura.
Lo anterior se unió a políticas enfocadas de ataque a la pobreza que provocaron un aumento de la demanda interna, creando un crecimiento endógeno.
La fundación hace 38 años de la Empresa Brasilera de Investigación Agropecuaria (Embrapa), por otra parte, aportó lo necesario para que se diera un aumento de la productividad de negocios agroexportadores.
Este órgano gubernamental –que reúne a 2.000 investigadores– liberó solo el año pasado 22 nuevas tecnologías para cultivos y producciones animales.
Hoy Brasil es el principal productor de jugo de naranja y el principal exportador de azúcar, pollo, vacuno, café y soya.
Se trata de la única economía que se posiciona dentro del grupo de los grandes exportadores de alimento que ofrece productos tropicales. Actualmente, otros países buscan importar las innovaciones brasileñas.
El milagro no se logró de la noche a la mañana, pero la experiencia de Brasil advierte que metas claras, procesos de ensayo e innovación dan resultado.

Palabras clave: inversión, tecnología, producción agrícola, crecimiento