AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Semillas: Ministerio de Agricultura entra al debate sobre convenio y acusa “desinformación”
Fecha de publicación:26/05/2011
País: Chile
Fuente: Diario Financiero

Poniendo especial cuidado en tratar de explicar los reales alcances que tiene la aprobación del Convenio Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales (UPOV 91), el Ministerio de Agricultura, a través del asesor legislativo, Andrés Meneses, manifestó su preocupación por el nivel de “desinformación” con el que se está llevando a cabo del debate.

Señalan que este convenio significa un paso decisivo para la modernización y la competitividad de la agricultura y principalmente, para los pequeños productores. “El convenio lo que viene a hacer es a establecer cuales serían los derechos con que la ley chilena debería asistir al obtentor o inventor de nuevas variedades vegetales, y al mismo tiempo a establecer cuales son las condiciones para que los agricultores puedan acceder a este nuevo material de propagación para pode reutilizarlo en sus propias explotaciones”, explica Meneses.

Dado que este convenio no impide que los pequeños agricultores puedan guardar parte de su cosecha y que esta sea reutilizada en cultivos posteriores, lo que no significaría un pago adicional por dichas semillas, el asesor jurídico señaló que “las aprensiones que tienen algunos parlamentarios, no son tan así, durante la discusión parlamentaria una de las instituciones que dio su opinión sobre la conveniencia de este proyecto fue el Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile (Mucech) (…) a quienes les pareció conveniente la aprobación de este convenio”.

Meneses explica que la Mucech representa a aproximadamente, el 89% de las unidades productivas del país, entendiéndose dentro de dicho porcentaje a pequeños agricultores. “Lo que podemos deducir que los mismos pequeños agricultores están completamente de acuerdo con que por la vía de este convenio UPOV 91, se mejoren los derechos de los obtentores para desarrollar más y mejores variedades vegetales, en especial en lo que dice relación con respaldar el trabajo que está desarrollando el INIA”.

En el documento se explica que todo productor que adquiera semillas modificadas podrá sembrar, cosechar y guardar una cantidad de semillas igual a la adquirida. Este sistema permite asegurar que los agricultores no se aprovechen y comiencen a comercializar las semillas sin pagar los derechos de propiedad intelectual correspondientes. Según explica Meneses, el UPOV 91, contempla un sistema de registro y protección de nuevas variedades, las cuales deben contar con características distintas, homogéneas y ser estables en el tiempo. Este proceso está a cargo del Servicio Agrícola Ganadero (SAG)), que para la evaluación conforma un comité de expertos quienes son los encargados de dirimir respecto a las solicitudes que realicen distintos productores o investigadores que quieran registrar alguna variedad de especie vegetal.

La ratificación de este convenio, a juicio del director de Odepa, Gustavo Rojas, permitirá eventualmente “contar con nuevo clientes”, ya que “cuando los obtentores quieren producir una semilla en algún lugar del mundo, se fijan en los países que han suscrito el UPOV 91 y quienes no, entonces vienen con mayor confianza a países que hayan suscrito en convenio”. Lo que el Congreso aprobó, explica Rojas, es que en Chile respetamos el derecho a su propiedad de la nueva variedad, “creo que la aprobación le da mucho más sustento a la industria semillera chilena, por cuanto los extranjeros pueden venir con mayor seguridad a desarrollar tecnología en el país”.



El otro escenario


Respecto del requerimiento que presentaron parlamentarios de la Concertación ante el Tribunal Constitucional, Meneses explicó que “los requirentes están en todo su derecho de recurrir y entablar acciones que estimen convenientes (…) pensamos que en el fondo el TC debiera entender que la aprobación del convenio UPOV en el Congreso, se ha ajustado a la normativa vigente”. El convenio también se verá en el marco de la discusión del proyectoque viene aparejado a esta ratificación.

“Es necesario que los Estados que adhieran al convenio, ajusten o concuerden la legislación interna (…) de no aprobarse el proyecto de ley sobre derechos obtentores, que está vinculado directamente, el UPOV 91 en la práctica no podría operar”, puntualizó Meneses.

Palabras clave: semillas, Convenio Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales,UPOV 91,OGMs
Author: Gonzalo Cerda