AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Crece debate sobre agricultura con transgénicos
Fecha de publicación:26/05/2011
País: Perú
Fuente: Global Voices

Mientras algunos expertos han expresado su opinión favorable a las semillas transgénicas, bajo el argumento de que por su resistencia y cualidades generarán menos gastos en el agro, otras voces no sólo plantean dudas respecto de la supuesta inocuidad de los alimentos elaborados a base de cultivos transgénicos, sino que alertan de la muy posible polinización de cultivos silvestres y nativos con polen proveniente de sembríos de transgénicos, lo que redundaría en la alteración irreversible de plantas y frutos tradicionales que constituyen parte de la riqueza natural y de la cultura de poblaciones locales.

El popular cocinero peruano Acurio es uno de los que aseguran que los transgénicos amenazan la biodiversidad peruana, y ha alertado contra los aparentes intereses económicos de los lobbys que impulsaron la aprobación del Decreto 003, demandando que “se prioricen los intereses del Perú y no los de unos particulares”.

El tema al parecer precipitó la renuncia del anterior ministro de Agricultura, Rafael Quevedo, tras conocerse que sería un alto ejecutivo de una empresa que usa transgénicos, según señala la periodista local Jackie Fowks en su blog Notas desde Lenovo.

Aunque Quevedo ha negado esta versión, él no sólo había hecho cerrada defensa del cultivo de transgénicos en el Perú, sino que uno de sus asesores, Alexander Grobman, era además propietario de empresas comercializadoras de semillas transgénicas. Este personaje también acaba de ser cesado por el ministro entrante, Jorge Villasante.


Cocinero Gastón Acurio posa con familia Hancco, campesinos que cultivan 200 variedades de papa en su parcela de 5,000 m2 (Foto: Gastón Acurio Facebook Fan Page)

Entretanto, el propio Ministro de Ambiente, Antonio Brack Egg, ha recordado al país que un 65 % de la agricultura peruana depende de su diversidad biológica: la exportación de productos nativos y la captación de divisas provenientes del turismo generan más de 8 mil millones de dólares al año.

En Perú está permitida la importación de maíz y soya transgénicas, pero destinadas a  la alimentación animal y a la elaboración de alimentos como aceites y leche de soya. Se calcula que cada peruano consume 63kg de maíz transgénico cada año, y una polémica adicional en estos días es que las leyes peruanas aún no exigen que el etiquetado de los alimentos informe si éstos contienen o no transgénicos.

Numerosas organizaciones locales solicitan una moratoria del Decreto 003, que según el Ministro de Agricultura debería ser de cinco años, para generar un mayor debate público que informe a los peruanos de todas las implicancias del cultivo de semillas transgénicas y se llegue a un consenso sobre el tema.

Mientras que La Convención Nacional del Agro Peruano, así como especialistas, gastrónomos y organizaciones civiles exigen ya no su moratoria, sino la inmediata derogatoria. Incluso, varios gobiernos regionales (Cajamarca, Huánuco, Cusco, Ayacucho, San Martín, Lambayeque y Lima Metropolitana) han emitido ordenanzas declarándose “libres de transgénicos”, con el fin de proteger las diferentes variedades nativas de papa y otros cultivos nativos.


En el Perú se cultivan unas 3000 variedades de Papa. Papas Nativas. (Photo: FoodCultura/Flickr, licencia CC BY-NC-ND 2.0)

Al respecto, la Presidencia del Consejo de Ministros ha establecido que la Comisión Multisectorial a cargo de aportar sugerencias al reglamento de Bioseguridad se debe instalar a más tardar este 1 de Junio, debiendo emitir un informe en un plazo no mayor a 30 días.

El debate adquirió mayor trascendencia en la opinión pública cuando el conocido Chef, Gastón Acurio, se ocupó de este asunto, y lo ha seguido muy atentamente desde su muro de Facebook:

No estamos en contra de los transgénicos. Estamos en contra de que las semillas transgénicas puedan contaminar nuestra agricultura y que sean los vendedores de estas semillas los que nos quieran imponer este camino a traves de normas que ellos mismos redactan. La agricultura peruana es y sera una potencia mundial.

Los cibernautas peruanos se han estado ocupando extensamente de este asunto, desde diversas perspectivas. Toustodo's Blog señala algunos riesgos que implicaría establecer una agricultura con transgénicos en el Perú:

Sabemos lo que está detrás de todo esto, como también sabemos las consecuencias ambientales que acarrearía; no solo son los inmensos intereses financieros y económicos que se solapan tras un manto de progreso, más aún sabiendo que de implementarse esta tecnología el Perú sería arrastrado a la inopia más brutal cuando solo cuenta con el 3.81 % de suelos aptos para cultivos en limpio y 37 % de suelo forestal.

Toustodo continúa:

Por lo tanto, existen dos alternativas. La primera talar bosques y convertir el área en suelos cultivables, aún a costa de que sabe que son forestales; las consecuencias ecológicas, ambientales y económicas serán desastrosas. Segundo, comprar las tierras de los pobres, generando con esto caos social, desempleo, penurias…

Francisco Estrada recalca que de aprobarse, el uso de semillas transgénicas perjudicará a los pequeños productores:

…pasemos al punto más maligno del asunto (…) Las semillas transgénicas tienen una patente. Es decir que los campesinos están obligados a pagar por esa semilla cada vez que quieran cultivar.


Se considera que la cultura quechua es responsable de la domesticación de unas 150 variedades de maíz. (Foto: whl.travel/Flickr, Licencia CC BY-NC-SA 2.0)

En su blog Kiwichita, Ana María Quispe señala que la expansión de los cultivos transgénicos, al amenazar la agricultura y la alimentación tradicional de los pueblos, ha generado empobrecimiento, desnutrición y una mayor necesidad de asistencialismo gubernamental.

Alberto y Kathy, de Cada Plato Es Una Fiesta, incluso acusan directamente a Monsanto, empresa percibida como la más grande productora de semillas genéticamente modificadas, y señalan otros peligros ambientales, sanitarios y económicos, presumiblemente asociados con los cultivos a base de estas semillas.

Entre estos presuntos peligros, Antonio Velarde destaca en su blog personal los aún no estudiados riesgos para la salud pública:

En lo personal no consumiría estos productos sobre todo por precaución debido a que no estoy informado referente a los posibles efectos en la salud de las personas que consumen estos productos (…) es una vergüenza que viviendo en un territorio rico en recursos naturales y marinos nuestros gobernantes y los peruanos que están ligados a la agricultura, agropecuaria, pesca no sepan administrar estos recursos y lleguemos al extremo de importar productos de laboratorio que no estamos seguros de su peligrosidad.

Las redes sociales no son ajenas a este tema, y se han abierto páginas en Facebook dedicadas a este asunto, en directa oposición a los transgénicos.

 

Palabras clave: OGMs, transgénicos, semillas, ley