AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Gasto alimentario es desigual
Fecha de publicación:13/06/2011
País: Guatemala
Fuente: Prensa Libre

El Estado invierte menos recursos en la alimentación de cada persona que pertenece a los grupos más vulnerables como los escolares, en comparación con lo que gasta en meriendas de funcionarios y algunos reos.

El viceministro de Educación, Roberto Monroy, explicó que la refacción que recibe cada niño que asiste a las escuelas del país tiene un costo de Q1.11 en el área urbana, y Q1.58 en la rural.

Datos del Ministerio de Educación indican que en la actualidad se atienden 33 mil escuelas, a las que asisten más de cuatro millones de estudiantes.

Estadísticas de organismos internacionales que operan en Guatemala arrojan que uno de cada dos niños de entre 0 y 5 años de edad sufre desnutrición crónica, y de estos, el 70 por ciento son indígenas.

La inversión en la comida de las personas que asisten a los comedores solidarios también es baja para el Estado, ya que un desayuno sin subsidio cuesta Q3.50, y un almuerzo, Q7.50.

Gracias al subsidio, estos tiempos de comida tienen un precio para el público de Q1 y Q3, respectivamente, según información de Cohesión Social.

De esa cuenta, un día de alimentos en los comedores solidarios, suponiendo que también dieran cena con un precio similar al desayuno, tendría un costo diario de Q14.50, sin subsidio.

Grandes diferencias

El precio por unidad que el Estado invierte en cada guatemalteco que pertenece a los grupos citados dista mucho del que tiene la comida que reciben los funcionarios cuando asisten a reuniones.

Los diputados, por ejemplo, reciben los días en que hay pleno —martes y jueves— un menú de comida rápida que cuesta entre Q30 y Q40, según fuentes administrativas del Congreso de la República.

Este gasto contrasta radicalmente con los Q8 diarios, en promedio, que una persona en extrema pobreza destina para vivir cada día, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo cual equivale a Q3 mil 206 al año.

Estudios de organismos internacionales calculan que en Guatemala existen cerca de dos millones de personas que viven en esa condición económica.

En la cárceles

Las raciones que reciben los 11 mil 922 reos —cantidad registrada hasta el 6 de junio—, tanto en situación de prisión preventiva como de condena, también tienen un costo distinto, de acuerdo con el tipo de cárcel.

Los que reciben la alimentación más cara son los que guardan prisión en El Boquerón, Cuilapa, Santa Rosa, ya que por cada tres tiempos se pagan Q25, y en El Infiernito, en Escuintla, las tres comidas cuestan Q12.96.

La alimentación diaria para cada detenido en el Centro Preventivo de la zona 18 le cuesta al Estado Q14.45 al día, y la que reciben los que están recluidos en la Granja Penal Pavón, Centro de Orientación Femenino y la cárcel de alta seguridad Fraijanes tiene el precio de Q14.95.

Costo variable

En los hospitales los costos varían un poco, ya que se preparan distintos menús, los cuales se deben ajustar a la dieta recomendada para cada paciente.

De acuerdo con datos de la Gerencia Financiera del Hospital San Juan de Dios, los tres tiempos de comida para un paciente cuestan Q23.38.

En este centro asistencial se preparan a diario tres comidas, de 897 raciones, lo cual representa una inversión diaria de Q20 mil 971.86.

Palabras clave: gasto alimentario, Guatemala
Author: LEONEL DíAZ Y FRANCISCO MARTíNEZ
Publicado por: Prensa Libre