AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Precios altos de alimentos generan oportunidades para Ecuador, pero “se necesitan políticas agrarias claras”
Fecha de publicación:29/06/2011
País: Ecuador
Fuente: RTU

El incremento de precios de productos como el maíz, trigo, azúcar y soya genera oportunidades para países de Sudamérica para aumentar las ganancias de sus pequeños productores, según expertos.

En Ecuador, esa coyuntura no es aprovechable por falta de inversión, políticas claras y trámites más ágiles, dicen agricultores. Además, hace falta un sistema transparente de precios, que a decir del Ministerio de Agricultura ya se está elaborando.

Los países de América del Sur deben aprovechar la coyuntura de los altos precios agrícolas, para convertirse en un actor clave en el abastecimiento de alimentos a nivel mundial. Así opinaron expertos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que se reunieron en Chile a inicios de junio.

La cita, fue parte de un programa de seminarios que la FAO impulsa en distintos lugares del mundo para analizar el incremento y la volatilidad de los precios de los alimentos que han ocasionado un fuerte impacto en América Central, Europa Oriental, Asia, Oriente Medio y África.

La preocupación, radica en los altos precios que han registrado desde mediados del 2010, productos como las carnes, el azúcar, el maíz, la soya, los aceites, el arroz y el trigo. Esto ha llevado a que distintas organizaciones internacionales como la FAO, el Programa Mundial de Alimentos, y ministros de Agriculturas de las 20 economías más importantes del mundo (G-20) a tomar medidas para afrontar un inminente crecimiento de la pobreza y de la desnutrición.

De acuerdo a un informe de febrero pasado, del Banco Mundial, el índice de precios aumentó en 15% entre octubre de 2010 y enero de 2011. En el último trimestre además, se registró aumentos significativos en el precio del azúcar (20%), las grasas y aceites (22%), el trigo (20%) y el maíz (12%); mientras que los cereales están en un 16%, por una relativa estabilidad del arroz.

“El precio de la canasta básica de alimentos ha crecido tanto en algunos países que ha llegado a sobrepasar los salarios mínimos. Por ello, los países han implementado medidas de corto y largo plazo para proteger a los más vulnerables y expandir la productividad agrícola de manera sustentable”, según Víctor Villalobos, Director General del IICA.

Y en este contexto, por sus recursos naturales y conocimiento, “América del Sur tiene una condición privilegiada para satisfacer la demanda interna por alimentos al mismo tiempo que consolida su posición como granero del mundo”, explica Alan Bojanic, oficial a cargo de la Oficina Regional de la FAO.

Pero en Ecuador, aprovechar esta coyuntura de precios es muy difícil para los pequeños y grandes agricultores, por falta de políticas agrícolas claras, un control adecuado de la comercialización y de los precios en la cadena productiva, así como exceso de burocracia en el trámite de permisos de exportación, según algunos de sus protagonistas.

Lo que más incide en este momento, es un déficit en la producción de ciertos alimentos, según Willman García, presidente de la Corporación Nacional de Soyeros (Corsoya). “El Ecuador es un deficitario en la producción de maíz, importamos alrededor de 500 mil toneladas porque el consumo nacional del sector balanceador (camaroneros, avicultores, ganaderos, porcicultores que compran maíz para hacer balanceado) está en alrededor de un millón de toneladas, y en el país apenas se produce entre 500 y 600 mil”, explica. En el caso de la soya la situación es peor, dice, pues la producción nacional alcanza solo para un mes de consumo, que está estimado en 450 a 500 mil toneladas anuales. Entonces, cuando no se cubre ni siquiera el mercado local es complicado hablar de exportación, asegura.

El precio oficial del maíz en el país, desde inicios de junio es de $16.50, que aunque resultó bueno para el agricultor, no resultó favorable para el sector balanceador que es el que más consume. Ese grupo lo que hace entonces es importar maíz de segunda, desde Argentina o Estados Unidos, a precios de entre 12 y 13 dólares, dice José Orellana Jara, productor de arroz y de maíz de ciclo corto.

Sin embargo, hay que tener en consideración otro factor que sí permitiría exportar a los pequeños productores, señala Orellana, pero que las autoridades no han estudiado a fondo: El maíz amarillo que se cosecha en el Ecuador, es de primera calidad y para consumo humano, y el precio de este en el mercado centroamericano oscila entre los 28 y 30 dólares, el quintal.

Palabras clave: precios, alimentos, oportunidades