AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

La clave para el acceso de África al agua y al saneamiento reside en realizar la transición
Fecha de publicación:22/08/2011
País: Mundial
Fuente: Banco Mundial

Los países africanos que realicen la transición para asumir un papel de liderazgo en la prestación de servicios de saneamiento y agua potable a los millones de personas sin acceso tienen una oportunidad inédita de reducir drásticamente estas cifras en 2015, según un nuevo informe emitido hoy por el Programa para el Agua y el Saneamiento (WSP) del Banco Mundial.

 

En el informe “Pathways to Progress: Transitioning to Country-Led Service Delivery Pathways to Meet Africa’s Water Supply and Sanitation Targets” (Medios para el progreso: transición a medios de prestación nacional de los servicios para alcanzar los objetivos de abastecimiento de agua y saneamiento de África) se sostiene que el crecimiento económico, el alivio de la carga de la deuda y la creciente estabilidad política han creado nuevas oportunidades para que los países frágiles de ingresos bajos y ricos en recursos se hagan cargo de sus sectores de abastecimiento de agua y saneamiento y desarrollen medios sostenibles para la prestación de los servicios.

 

“La estabilidad política ha contribuido considerablemente a aumentar el acceso al agua y al saneamiento”, afirmó el autor del informe y especialista superior en finanzas Dominick de Waal. “Los países estables de ingresos bajos han superado a los países frágiles de bajos ingresos y ricos en recursos al ampliar en mayor medida la cobertura del abastecimiento de agua y reducir más ostensiblemente la defecación al aire libre en zonas rurales. Los países estables de bajos ingresos también han tenido mayor éxito a la hora de mantener los niveles de cobertura a tono con el crecimiento de la población en el abastecimiento de agua en zonas urbanas, y de lograr un acceso más equitativo a los servicios de saneamiento y abastecimiento de agua”.

 

En el informe se consigna que los líderes del grupo de países estables de bajos ingresos cuentan con sólidos “medios de prestación de servicios” que emplean sistemas e instituciones nacionales para traducir el financiamiento (nacional y de donantes) en el acceso de una cantidad realmente mayor de personas a los servicios.

 

En el informe, una recopilación de informes generales sobre la situación de 32 países y un informe de síntesis regional, se revela que el acceso al agua había aumentado 13 puntos porcentuales desde 1990 (58% de la población) en los 32 países evaluados, y el saneamiento, 11 puntos porcentuales (36% de la población). 

 

Para cumplir con los objetivos nacionales, será necesario que 42 millones de personas por año obtengan acceso a agua potable y que 61 millones accedan a servicios de saneamiento.

 

En el texto se agrega que para acelerar el progreso se requieren mayores niveles de financiamiento actual a razón de US$6000 millones por año, que podrían conseguirse aumentando el flujo de fondos tanto nacionales como de donantes al sector. La brecha es la diferencia entre la demanda total para cumplir con los objetivos de esos países, que asciende a US$15 000 millones, y los recursos financieros anticipados por los gobiernos, los donantes, las organizaciones de la sociedad civil y las familias, de alrededor de US$9500 millones anuales.

 

“Dado que es improbable que los fondos de ayuda para el desarrollo cubran la brecha, los países necesitarán recurrir a sus Ministerios de Hacienda”, aseguró la jefa principal del equipo regional para África Wambui Gichuri. “En los análisis realizados se sugiere que un 5% de los ingresos nacionales es un parámetro de referencia adecuado y un objetivo de apoyo apropiado para el gasto nacional en materia de abastecimiento de agua y saneamiento”.

 

Según el informe, la oportunidad de acelerar el progreso reside en realizar la transición a una prestación nacional de los servicios que:

·         haga uso de toda la capacidad disponible (sociedad civil, sectores público y privado y consumidores) para implementar y sostener los servicios;

·         armonice y alinee los flujos de ayuda con los recursos financieros nacionales y de los usuarios, a través de sistemas e instituciones nacionales.

 

“Los países africanos se encuentran en distintas etapas en cuanto a su capacidad para avanzar en dirección a los objetivos de mejorar el abastecimiento de agua y saneamiento para 2015”, manifestó el director del Banco Mundial para las áreas de Transporte, Agua y Tecnologías de la Información y de la Comunicación, José Luis Irigoyen. “Dentro de cada país, los subsectores (abastecimiento de agua en zonas rurales, abastecimiento de agua en zonas urbanas, saneamiento rural y saneamiento urbano) se encuentran en distintas etapas de evolución, lo que dificulta la designación de una forma adecuada de asistencia al desarrollo para el lugar indicado. En este informe, se presenta una perspectiva innovadora de la congestión que experimentan los medios de prestación de servicios de los subsectores de cada país, y se postulan recomendaciones para solucionar ese tema”.

 

En el informe se ofrecen medidas de acción para reducir la brecha. Los ministerios sectoriales pueden implementar y fortalecer una prestación nacional de los servicios en todo el país e intervenir en acciones de apoyo basadas en pruebas para salvar las brechas.

 

Los aliados en la promoción del desarrollo pueden responder a las necesidades y recompensar las iniciativas diseñando modalidades de asistencia y ayuda técnica acordes a las diversas etapas de desarrollo descritas en el informe.

 

Los Ministerios de Hacienda pueden incrementar gradualmente la proporción del presupuesto nacional asignada al sector a un 5% de la recaudación interna y ayudar a los Ministerios de Agua y Saneamiento a conectar los procesos del sector con sistemas gubernamentales clave, como presupuesto y gestión de gastos.

 

Por último, el Consejo de Ministros Africano sobre el Agua puede tratar de obtener mayor apoyo externo para el abastecimiento de agua y saneamiento, y promover el aprendizaje entre otros países de la región.

 

El Programa para el Agua y el Saneamiento (WSP) es una asociación de múltiples donantes creada en 1978 y administrada por el Banco Mundial para ayudar a las personas pobres a obtener acceso asequible, seguro y sostenible a los servicios de saneamiento y agua. Entre los donantes del WSP, se incluyen Australia, Austria, el Banco Mundial, Canadá, Dinamarca, los Estados Unidos, Finlandia, Francia, la Fundación Bill y Melinda Gates, Irlanda, Luxemburgo, Noruega, los Países Bajos, el Reino Unido, Suecia y Suiza.. 

 

El informe, encomendado por el Consejo de Ministros Africano sobre el Agua, se dio a conocer durante la Semana Mundial del Agua en Estocolmo, reunión anual que convoca a expertos internacionales en agua y saneamiento. El desarrollo estuvo a cargo del WSP en colaboración con el Banco Africano de Desarrollo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS). El informe se elaboró en consulta con los gobiernos de los países estudiados y otros interesados.

 

El Grupo del Banco Mundial es el mayor proveedor de financiamiento externo (US$7500 millones en el ejercicio de 2011) para abastecimiento de agua y saneamiento, sistemas de riego y drenaje, gestión de los recursos hídricos y otros sectores relacionados con el agua, y proporciona un sólido apoyo analítico y de servicios de asesoría a los países clientes.

 

Para obtener una copia electrónica del informe completo o concertar una entrevista con el autor en Estocolmo durante la Semana Mundial del Agua, comuníquese con Christopher Walsh en +1 (202) 473-4594, cwalsh@worldbank.org o +1 (202) 494-2456 (teléfono celular). Durante la Semana Mundial del Agua, comuníquese con Sara Sultan en +1 (703) 474-2355 o ssultan1@worldbank.org.

 

Publicado por: Banco Mundial