AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

México al borde de la Hambruna
Fecha de publicación:22/08/2011
País: México
Fuente: El Punto Crítico
  • Dependencia alimentaria del 60%
  • Alto costo en importación de granos
  • Del exterior arroz, maíz, trigo y otros
  • Aumento de canasta básica de 68 %


Falta de seguridad alimentaria, pobreza rural, transformaciones demográficas difíciles, migración de población masculina joven, sumada al envejecimiento de pequeños productores, y el impacto del cambio climático en la producción agropecuaria, junto con las políticas equivocadas implementadas desde hace 30 años, tienen hundido al campo mexicano y a la población al borde de la hambruna.

El Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable, la Seguridad y Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados, lanza la voz de alerta, de corregir el enfoque generalizado de décadas anteriores de no dar a las políticas públicas agropecuarias la importancia requerida, lo que puede llevar al país a sufrir hambrunas como las que se han presentado en distintas regiones del mundo y han vuelto a presentarse en buena parte del territorio africano.

Dentro del análisis de la grave crisis por la que atraviesa el campo y producción agropecuaria nacional, expresa que las zonas rurales manifiestan una dualidad preocupante social y económica, en la que convive una minoría de productores exitosos, frente a una gran mayoría de pequeños agricultores que sobreviven con una agricultura de autoconsumo de baja productividad y muy poco rentable.
De acuerdo al órgano de asesoría de San Lázaro, mientras en Estados Unidos, Canadá, los países europeos y asiáticos promueven la producción agrícola, en México se termina por desmantelar los instrumentos de fomento y se ha caído en dependencia de productos que llega a un alarmante 60 por ciento, con alto costo de importación.

“En muchos de los productos básicos para la alimentación de la población, hemos aumentado la dependencia con respecto a otros países, y aún cuando en otros se ha reducido dicha dependencia, aún sigue a nivel preocupante ya que está en alto riesgo la soberanía alimentaria nacional. Se importan millones de toneladas que no podemos producir internamente, y el gobierno federal no parece hacer nada para impulsar un sector agropecuario más productivo”, advierte el Centro de Estudios legislativo.

Altos porcentajes de dependencia
Del año 2000 al 2010, la dependencia en arroz pasó de un 65 por ciento al 74.1 por ciento; la de maíz pasó de un 23.3 por ciento a un 24.6 por ciento; la de trigo logró reducirse de un 48.6 al 42 por ciento, junto con la de sorgo que se disminuyó de un 46.8 a un 25.6 por ciento, pero la de soya pasó de un 2.5 a un 5.5 por ciento.

La importación de granos básicos ha crecido de forma explosiva, del 2000 al 2010. La de arroz pasó de 651.6 a 927 mil toneladas; la de maíz de 5,326.4 a 7 mil 944 toneladas; la de trigo se redujo de 2, 784.2 a mil 801.6 toneladas; al igual que la de sorgo que se redujo de 5,142 a 2 mil 422.4 toneladas; mientras la de soya, de 3,981.4 bajó a 3 mil 357.4 toneladas, cifras de importación que todavía están en el rango de “alarmantes”.

Ello ha provocado que de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), aunque el gasto en desarrollo social aumentó entre 2005 y 2008 en 38.5 por ciento, y que en 2010 se destinará un incremento que llegó al 59.2 por ciento, el número de pobres se haya multiplicado para llegar a más de 54 millones de mexicanos.
De ahí que de acuerdo al documento de Panorama Social de América Latina de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), México ha sido el único país latinoamericano en donde empeoró la situación de pobreza.

A ello se suma el otro alarmante informe Regional Sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2010 de las Naciones Unidas (ONU), en el que se asienta que la violencia que padece México por el combate al crimen organizado, impactará en el aumento de la desigualdad. “La población en pobreza tiene menos elementos para protegerse de la violencia y disminuye su capacidad de acceder a servicios en lugares con altos índices de criminalización”, advierte el organismo internacional.

De acuerdo al Coneval, más de 45 programas de los principales programas federales del área de desarrollo social, presentan fallas y debilidades, entre los que se encuentran todos los relativos a las regiones rurales, como Procampo, Alianza para el Campo, Proárbol, Primer Empleo, Productividad, Enciclomedia, Desayunos Escolares, Fondo de Apoyo a Pymes, Oportunidades, Fonart, Vivienda Rural y Escuelas de Calidad, entre otros.

Incremento grave en Canasta Básica
La falta de productividad agropecuaria, el alto costo de importaciones, las políticas asistencialistas que poco ayudan al desarrollo humano y productivo, han generado otra grave problema, el aumento en el costo alimentario y de la propia canasta básica, considerada por lo menos la indispensable para la sana subsistencia del género humano.


Con base en los datos de Coneval, en los últimos diez años, las canastas básicas urbana y rural, han aumentado su costo en un 68 por ciento. La rural pasó de 600 pesos a mil 100 a 2010, mientras que la rural se elevó de 473 a 769 pesos.

Tan sólo de 2002 a 2010, el precio del aceite aumentó 173.80 por ciento; el kilo de azúcar 200 por ciento, el kilogramo de fríjol 219.04 por ciento, el kilogramo de huevo 132.60 por ciento, el kilogramo de arroz 312.50 por ciento y el kilo de tortilla, 216.60 por ciento, a lo que se suma el precio del Gas LP que se ha incrementado en más de un cien por ciento.


Exterminaron a la “Revolución Verde”
Los analistas de la problemática agropecuaria en San Lázaro, resaltaron como el gran error de los últimos regímenes, el haber exterminado el éxito de la “revolución verde”, en cuya investigación básica expertos mexicanos hicieron importantes aportes en los años sesentas, en la que México no sólo fortaleció su soberanía alimentaria, sino se convirtió en uno de los principales exportadores del mundo.

Se explica que sus resultados en términos de productividad provinieron esencialmente de la combinación eficiente de la utilización de semillas mejoradas, riego y aplicación de agroquímicos en aquellas zonas rurales donde esa mezcla de factores pudo ser viable técnica y económicamente, esfuerzo que en los regímenes neoliberales se echó a la basura.

Señalan que esos progresos científicos mexicanos han sido establecidos en países como la India, en donde debidamente aplicados, han evitado problemas graves de hambre, debido a su gran expansión demográfica que requirió duplicar la producción de granos en muy poco tiempo.

Sin embargo lo resultados de la revolución verde en México, como consecuencia de planteamientos económicos que consideraron al mercado como la panacea de soluciones para el desarrollo, dieron pie a la mentalidad oficial -que desgraciadamente prevalece en el país- de que se había encontrado respuesta alimentaria al rápido y sostenido aumento poblacional, era más mejor conseguir productos en los mercados agropecuarios a precios razonables que producirlos.
Esa absurda mentalidad prevaleció a nivel mundial hasta 2007, cuando los precios de los alimentos se incrementaron debidos a la escasa producción  por cuestiones económicas y meteorológicas, por lo que las equivocadas políticas por criterios que rezagaron al campo a un lugar, generaron la crisis en México y otros países.

Ello se ha incrementado hasta grados alarmantes por problemas financieros y económicos presentados desde finales de 2008, en donde la crisis de producción de alimentos ha tenido un enorme impacto global, reflejado en aumento de la pobreza urbana y del campo, desempleo y el debilitamiento generalizado y crítico de la economía mundial.

Realidad que forzó a las economías del mundo a modificaciones importantes en materia de políticas públicas para el sector agropecuario y rural que, desgraciadamente en México, en México no se toman, por lo que el Centro de Estudios para el Desarrollo Sustentable, la Seguridad y la Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados, advierte que de no transformarse la actitud hacia el campo nacional, el país está amenazado a sufrir una hambruna con graves repercusiones a la estabilidad social.

Palabras clave: hambruna, política agraria, México
Author: Diego Ignacio Álvarez
Publicado por: El Punto Crítico